Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Nueva Zelanda 2015

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Nueva Zelanda 2015

30 mayo - 20 junio

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2015

Qatar y Myanmar despiden a los grandes

Qatar won the 2004 AFC U19 Championship
© Others

Akram Afif, suplente de inicio, marcó a los 50 minutos el gol que resolvió la final del Campeonato Asiático Sub-19 2014, disputada el jueves 23 de octubre en el Estadio del Centro de Entrenamiento de la Juventud de Thuwunna, en Yangón (Myanmar). Así, Qatar se proclamaba por primera vez campeón de la cita, al vencer por 1-0 a la RDP de Corea, tres veces ganadora del certamen.

“Estoy muy contento por este increíble logro”, declaró emocionado su seleccionador, Félix Sánchez. “Sobre todo por los jugadores, que han mostrado una actitud fantástica en todo momento. Hemos conseguido algo asombroso. Los jugadores lo dieron todo para ganar este campeonato, por ellos y por su país, Qatar”.

“Jugamos seis partidos difíciles, y en cada uno nos encontramos con un escenario distinto, complicado, pero el equipo se esforzó y los solventó siempre", añadió.

Como explicó el técnico español, los qataríes encadenaron una serie impresionante de resultados, y se mantuvieron invictos hasta la final. En su estreno en la liguilla, empezaron perdiendo ante la RDP de Corea, pero acabaron remontando el partido (3-1). Luego consiguieron empatar frente a Irak, en otro duelo en el que volvieron a verse en desventaja (1-1), y a continuación se deshicieron de Omán (2-0), lo que les abrió las puertas de un choque de cuartos de final ante la RP China, campeona de 1985.

Estaba en juego un puesto en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA de Nueva Zelanda, y Qatar, subcampeón de Australia 1981, certificó su regreso al torneo mundialista imponiéndose por 4-2 en una contienda vibrante. El posterior encuentro de semifinales ante el anfitrión y revelación de la prueba, Myanmar, fue muy reñido, aunque un tanto de Serigne Abdou en el tiempo añadido inclinaría la balanza (3-2).

Presentan credenciales
Los jóvenes talentos qataríes realizaron una exhibición de habilidad y goles. Ahmed al Sadi fue máximo anotador del torneo, con cinco dianas, entre ellas las dos de la victoria sobre Omán y la que abrió el marcador ante China. El ariete, que compite en la liga belga, destacó especialmente por su velocidad, precisión y olfato ante la meta contraria.

Akram Afif, por su parte, se erigió en suplente de lujo del torneo, ya que firmó sus cuatro tantos tras salir desde el banquillo. Y los hinchas qataríes son conscientes de que no habrían llegado tan lejos sin el capitán Ahmad Moein, que impulsó al equipo desde el mediocampo, ejerciendo un liderazgo que le valió ser elegido mejor futbolista del torneo.

Compartieron la primera plaza de la tabla de artilleros, con al Sadi, Jo Kwang-myong y Zabikhillo Urinboev. El primero materializó una tripleta en el 5-0 endosado por la RDP de Corea a Uzbekistán en semifinales, mientras que el segundo vio puerta dos veces en el 2-1 de los uzbekos en cuartos ante Tailandia, un resultado que situó a los suyos en la que será su segunda Copa Mundial Sub-20 de la FIFA consecutiva, a expensas del conjunto del sudeste de Asia.

Nyein Chan Aung se convirtió en el ídolo del público local, y contribuyó con tres goles a dar a Myanmar su primera clasificación para una Copa Mundial Sub-20 de la FIFA. Su compañero de ataque Than Paing también fue aclamado por los aficionados, como autor del único tanto contra los Emiratos Árabes Unidos en la crucial eliminatoria de cuartos, que selló su pasaporte para Nueva Zelanda 2015. Y el equipo también debe mucho al guardameta Myo Min Latt, quien rindió a un gran nivel entre los tres palos.

En otro orden de cosas, el japonés Takumi Minamino y el chino Wei Shihao causaron sensación por momentos en el torneo continental, a pesar del fracaso de sus respectivas selecciones. Los dos jugadores llegaban a la competición asiática como promesas, y Minamino —que ya se ha labrado un nombre en la J.League con el Cerezo Osaka— respondió a las expectativas con cuatro goles. Wei, que juega en Portugal, marcó otros dos, en acciones a balón parado, ayudando así a que su equipo superase la liguilla.

Cambio en la jerarquía históricaEl torneo asiático ha dado un vuelco a su jerarquía, y varios pesos pesados tradicionales no estuvieron a la altura. La República de Corea, defensora del título y campeona en doce ocasiones, dijo adiós en la fase de grupos, tras registrar un empate a ceros ante China y perder por 3-1 a manos de Japón, pese a haber empezado con un contundente 6-0 sobre Vietnam.

Japón, seis veces finalista, hizo un buen papel, pero sucumbió en los penales de los cuartos de final ante la RDP de Corea, mientras que Irak e Irán, con cinco y cuatro títulos en su palmarés respectivamente, se despidieron asimismo a las primeras de cambio. Australia, eterna candidata, también fue incapaz de salir airosa de una liguilla que se adjudicaron Uzbekistán y EAU por diferencia de goles.

Y, a la inversa, los anfitriones protagonizaron una sorpresa tras otra, con una actuación que impresionó a Asia. Curiosamente, Myanmar afrontaba esta campaña como segundo equipo más laureado del torneo, que ganó siete veces entre 1961 y 1970. Después de una larga travesía por el desierto, el país organizador, a las órdenes del alemán Gerd Zeise, resurgió de sus cenizas, y en un alarde de valentía alcanzó las semifinales por primera vez en cuatro décadas.

Explora este tema