Copa Mundial Sub-20 de la FIFA Egipto 2009

24 septiembre - 16 octubre

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2009

El 13 de la suerte

© Getty Images

Triscaidecafobia es el nombre que recibe el miedo patológico al número 13. La superstición no es nueva. La creencia, por irracional que parezca, de que el 13 trae mala suerte está tan arraigada que a menudo se elimina el número de las indicaciones en los hoteles, de los edificios altos y, por supuesto, de las listas de algunos seleccionadores de fútbol. Douglas Costa, sin embargo, lo lleva a la espalda con orgullo.

"En mi caso, este dorsal me trae buena suerte", asegura Costa. "Todos los brasileños saben que el 13 era el número de la suerte de [Mario] Zagallo. Si a él le funcionaba, tiene que funcionarme a mí".

La obsesión de Zagallo con este número es legendaria y, como insistía el propio jugador, queda plenamente justificada por la carrera espectacular del astro de la Seleção. Pero como, en el fútbol, la suerte de unos implica la desgracia de otros, Uruguay tiene muchas razones para temer a este número 13 en particular. Douglas, no hay que olvidarlo, vio puerta en los dos partidos que Brasil disputó contra la* Celeste *en el Campeonato Juvenil Sudamericano de este año, y lógicamente piensa que le ha tomado la medida al rival.

"Conozco bien a sus jugadores y sé que algunos de sus defensas son bastante lentos", revela a FIFA.com. "Por esa razón me fue tan bien contra ellos en los clasificatorios y, con suerte, me irá bien ahora. Siento un enorme respeto por Uruguay, pero creo que nosotros jugamos en una esfera superior. Brasil es un equipo de cinco estrellas".

Los uruguayos, que también anotaron diez goles como la Seleção durante la competición preliminar continental, sin duda pondrán en tela de juicio tal superioridad. Sin embargo, la seguridad de Douglas es comprensible. No en vano, Brasil dio descanso al primer equipo prácticamente al completo en su último partido del Grupo E, y aun así conquistó una victoria por 3-1 contra Australia y el primer puesto de la tabla.

Siento un enorme respeto por Uruguay, pero creo que nosotros jugamos en una esfera superior. Brasil es un equipo de cinco estrellas.

Casualmente, sólo por la rotación que efectuó Rogerio Lourenço pudo Douglas (la estrella en ciernes con más relieve de esta Seleção) formar parte la alineación inicial por primera vez en esta competición, y marcar su primer gol. No obstante, el prodigio del Gremio opina sobre su labor en la selección hasta el momento con una generosidad muy poco habitual.

"La verdad es que no me importa ser suplemente, siempre y cuando en el equipo haya jugadores como Giuliano o Alex Texeira, que están haciéndolo tan bien", aclara. "Todos los futbolistas queremos jugar, y yo siempre estoy dispuesto, como demostré contra Australia. Pero en un Mundial se trata de tu país, y lo único que me interesa es que Brasil se lleve el trofeo".

Puede que, por el momento, Douglas se conforme con quedarse en segundo plano, pero su seleccionador admite que el rendimiento del joven contra los australianos ha supuesto para él "un agradable problema". Lourenço sabe que el muchacho no se quedará mucho tiempo en la sombra. El despliegue publicitario que ha acompañado la irrupción en el fútbol del mediocampista ofensivo ha sido tal que la etiqueta "el nuevo Ronaldinho" aparece con frecuencia junto a su nombre.

Lo que más me gusta de Douglas es su gran personalidad. Además de un jugador excelente, es muy humilde y muy sensato.

"Así es Brasil", explica Rogerio Lourenço a FIFA.com. "Siempre que surge un futbolista prometedor, tiene que ser 'el nuevo Kaká' o 'el nuevo Ronaldo' o 'el nuevo Romario'. En el caso de Douglas se da la circunstancia de que juega en el Gremio, lo que convierte la comparación con Ronaldinho en prácticamente inevitable. Es peligroso, porque no todo el mundo reacciona igual a este tipo de presiones. Lo que más me gusta de Douglas es su gran personalidad. Además de un jugador excelente, es muy humilde y muy sensato".

El propio jugador resta importancia a las comparaciones con el futbolista que se ha proclamado en dos ocasiones Jugador Mundial de la FIFA, y revela que ha comentado el asunto con el propio Ronaldinho. "He hablado con él varias veces de este tema", asegura. "Opina lo que yo: lo que importa es ser uno mismo. Tengo que seguir mi propio camino y no quiero ser el 'nuevo nadie'. Quiero ser Douglas Costa".

Es de admirar este empeño por forjarse un nombre por sí mismo. Igual de encomiable resulta la sinceridad con la que afirma que jugar en el extranjero sigue siendo "un sueño", porque todavía ha hecho pocos méritos para granjearse el interés de los grandes europeos, como el Manchester United o el Real Madrid. Según sus propias palabras: "Sé que el Gremio ha recibido muchas ofertas por mí de clubes como el Manchester United y las ha rechazado todas. Yo creo que no haría bien ni siquiera con plantearme un traspaso a Europa mientras siga en el banquillo del Gremio y a veces en el de Brasil. Cuando me vaya, lo haré como estrella de mi club y de la selección nacional".

Con un poco de empeño y, por supuesto, una pizca de buena suerte, no tardará en conseguirlo.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2009

Brazil U-20 star Douglas Costa

05 oct. 2009