Ícono indiscutible de la historia del fútbol, Edson Arantes do Nascimento enamoró al mundo desde muy joven. Con 17 años levantó su primera Copa Mundial de la FIFA y se retiró de la selección brasileña en 1970 ganando su tercer trofeo mundial. Este es el homenaje a uno de los más grandes Jugadores Clásicos de la FIFA.