🇦🇪 EAU

Areej y su récord mundial

Areej Al-Hammadi Emirati Guinness world record holder
  • ¿Cuántos bote de balón haces en 1 minuto?
  • Areej Al Hammadi rompió el récord
  • "Creo que el fútbol me ayudó a ser yo misma"

En una sociedad todavía reticente a la idea de que las niñas jueguen al fútbol, Areej Al Hammadi tuvo que superar numerosos obstáculos antes de llegar a formar parte de la selección femenina de Emiratos Árabes Unidos. Por eso, cuando este año llegó el momento de afrontar su reto más reciente, no lo dudó ni un segundo. Y mientras algunas personas se quejaban de la monotonía del confinamiento, Al Hammadi se marcó un objetivo muy concreto: batir un récord Guinness. ¡Y lo consiguió!

“Cuanto mayor es el reto, más valioso es el éxito”, señala la futbolista emiratí. Areej Al Hammadi batió el récord mundial de botar el balón con los pies, y lo hizo con nada menos que 86 botes en un minuto, superando ampliamente la anterior marca de 56, establecida en marzo en el Reino Unido.

FIFA.com preguntó a esta ambiciosa mujer emiratí cuáles eran los retos a los que se había enfrentado a lo largo de su carrera y cómo se le ocurrió la idea de batir un récord mundial.

Primer reto: volcarte en tu pasión

La sociedad en la que vive Al Hammadi no siempre tiene en buena consideración a aquellas niñas que juegan al fútbol, y ese fue precisamente el primer obstáculo que tuvo que salvar.

“Las niñas no tenían muchas oportunidades de jugar al fútbol, por eso yo aprovechaba cualquier oportunidad, ya fuera jugando con mis hermanos y otros miembros de mi familia o apuntándome a cualquier torneo en el que se permitiera participar a las chicas”, cuenta. “Después, cuando me matriculé en la Universidad Americana de Dubái para estudiar arquitectura, arte y diseño, me apunté al equipo de fútbol universitario”.

Al Hammadi asegura que se enamoró del fútbol durante la Copa Mundial de la FIFA 1994™. Empezó a jugar en campos reducidos con sus hermanos y sus primos, e imitaba algunos de los goles que se habían marcado en aquel certamen. Opina que el deporte genera un entorno seguro en el que la gente puede actuar de manera natural y ser creativa sin sufrir ningún tipo de prejuicio.

“Yo era una niña muy tímida”, explica. “Creo que el fútbol me ayudó a ser yo misma, por eso le debo tanto. Leía muchos libros, veía las mejores jugadas de la liga, empecé a descubrir más y más cosas sobre las futbolistas y sus orígenes y los comparaba con los míos. Todo eso me inspiró a seguir adelante con mi aventura en el fútbol, y empecé a entrenar para mejorar mi rendimiento. Hacía simplemente lo que me gustaba”.

Al Hammadi recibió la llamada de la selección nacional de Emiratos Árabes Unidos en 2015, y en estos momentos juega en el Abu Dhabi Ladies Club. Sin embargo, insiste en que, en general, el fútbol no es una profesión a la que las mujeres puedan dedicarse en su país. “Yo tengo dos trabajos: de día soy directora creativa, y de noche, futbolista. A mí y a muchas de mis compañeras no nos queda otra que buscar el equilibrio entre nuestras carreras profesionales y nuestra vida deportiva".

Areej Al-Hammadi Emirati Women's Team player

Segundo reto: inscribir su nombre en la historia

Al Hammadi ha sentido fascinación por la idea de batir récords desde que era pequeña. Creció leyendo sobre ellos, y se quedaba boquiabierta ante la televisión cuando veía a los demás batir récords.

“La idea de ser la mejor del mundo en algo es maravillosa”, subraya. “Me vino la inspiración durante la cuarentena, cuando se promovieron un montón de retos a través de las redes sociales. Me metí en la base de datos de los récords Guinness en busca de un récord que pudiera batir, y tuve la suerte de encontrar uno relacionado directamente con mi deporte favorito. Era mi oportunidad de hacer historia y dar notoriedad al fútbol femenino emiratí”.

Al Hammadi no conocía los pormenores del ejercicio de botar el balón con los pies, pero investigó un poco y estudió la técnica por su cuenta antes de ponerse a practicarlo con empeño durante el confinamiento.

“En Dubái había toque de queda, así que hacía lo que podía en el salón de mi casa. Practicaba a diario, contaba los botes que daba y grababa mis sesiones en vídeo para después analizar mi rendimiento. No tardé en comprender que la clave era mantener un ritmo constante y conseguir hacerlo sin fatigarme. Seguí entrenando hasta que vi que podía batir cómodamente el récord anterior".

¿Y cómo se sintió al lograrlo? “Fue una sensación increíble”, reconoce con orgullo. “Sentí que todo el esfuerzo por fin había merecido la pena, y el estrés y la ansiedad desaparecieron. Puede que al principio no me diera cuenta del todo de lo que había conseguido, pero en cuanto empezaron a verse las consecuencias de aquel hito y pasé a ser el tema principal de conversación, entendí que había hecho historia. Así es como lo veo ahora".

Areej Al-Hammadi with her Guinness World Record certificate

Sueños de futuro

El penal que anotó la legendaria futbolista Mia Hamm en la Copa Mundial Femenina de la FIFA 1999™ sigue siendo un momento emblemático para Al Hammadi, que el año pasado viajó a Francia para asistir a su primera Copa Mundial Femenina.

"Fue un sueño hecho realidad”, dice sobre el viaje, que fue también “una oportunidad para ver los progresos que ha experimentado el fútbol femenino a nivel técnico”. Le gustaría conocer en persona a Carli Lloyd, pero, antes de nada, su objetivo principal es "clasificar con la selección emiratí para la Copa Mundial Femenina. Sería mi máximo sueño. Haremos todo lo que esté en nuestra mano con tal de conseguirlo algún día".

Al Hammadi confía en convertirse en una figura ilustre del fútbol femenino de Emiratos Árabes Unidos y participar directamente en su futuro desarrollo. Además, quiere cambiar la manera en la que se percibe la participación femenina en el deporte en la sociedad árabe.

“En el deporte femenino solemos encontrarnos con barreras culturales y roles de género predeterminados. Quiero ser partícipe del cambio de esa percepción y educar a la sociedad sobre los beneficios mentales y para la salud que aportan los deportes de equipo a las mujeres. En mi opinión, deberíamos tener la oportunidad de desarrollar las carreras deportivas que nos gustan sin sensibilidades culturales y con el pleno respaldo de la sociedad. Este es mi sueño para todas las niñas y mujeres de Emiratos Árabes Unidos".

Explora este tema