Comunicado de Prensa

Fédération Internationale de Football Association

FIFA-Strasse 20 - P.O. Box - 8044 Zurich - Switzerland

Tel: +41-(0)43-222 7777

FIFA Congress

Se aprueba el Grupo de trabajo "Por el bien del juego"

FIFA President Joseph S. Blatter with Francisco Kalbuadi Lay, President of the new Member Association of Timor-Leste in 2005
© FIFA.com

En un discurso dirigido a cerca de 1,000 delegados de las asociaciones, invitados y representantes de los medios el lunes 12 de septiembre de 2005, el segundo día del 55° Congreso ordinario de la FIFA en Marrakech, Maruecos, el Presidente de la FIFA presentó en líneas generales una imagen sumamente positiva del fútbol actual, al tiempo que señaló enérgicamente los diversos desafíos que la FIFA debe enfrentar y resolver con acierto. Blatter afirmó: "Gracias al fútbol, podemos vivir en un mundo maravilloso. No obstante, en el mundo de hoy no todo el fútbol es tan maravilloso como debiera, y por eso debemos detenernos en la situación actual, analizar los problemas y hallar las soluciones más adecuadas."

Con 198 votos a favor y uno en contra, los delegados aprobaron su propuesta de crear el Grupo de trabajo de la FIFA "Por el bien de juego", el cual estará compuesto por personalidades y expertos provenientes de cada una de las áreas que conforman la familia internacional del fútbol y que deberá rendir informe directamente al Comité Ejecutivo de la FIFA.

El Presidente de la FIFA exaltó la necesidad de fomentar aún más la solidaridad: "el abismo que separa a los ricos y a los pobres es cada vez más grande, como lo es también el desequilibrio entre las asociaciones y las ligas. Debemos tomar cartas en el asunto. La estructura del fútbol como una pirámide debe mantenerse por el bien del juego, con los jugadores y los clubes en la base, las asociaciones y las confederaciones en el medio y la FIFA a la cabeza", señaló.

Los desafíos de los que habla Blatter son el desacato de las decisiones de órganos futbolísticos, la apelación a tribunales civiles y la injerencia de entidades políticas. También la amenaza que representan las tentativas separatistas de algunas ligas, la propiedad múltiple de los clubes o la pérdida de la identidad nacional en las filas de algunos equipos. Así mismo, el dopaje, la discriminación, la corrupción y las apuestas representan una amenaza para el balompié. 

Blatter aprovechó también la ocasión para hacer un llamado de conciencia a los delegados de las asociaciones: "La dirección de las asociaciones debe realizarse de manera más profesional, el trabajo honorario por sí solo no satisface las exigencias actuales. Una asociación debe dirigirse como una empresa", puntualizó el Presidente de la Federación Internacional. 

Con respecto a los programas de desarrollo de la FIFA, Blatter pudo presentar un balance muy positivo. El 70% de los gastos anuales de la Federación Internacional se invierten en los programas de desarrollo y la realización de los campeonatos de diversas categorías. "La casa del fútbol que concebí en mi primer congreso de 1999 en Los Ángeles es hoy en día una realidad llena de vida en la mayoría de los países. Con la ayuda del Programa Goal, todas las asociaciones miembro dispondrán de una sede y un centro técnico a finales de 2006".   

Estos esfuerzos se ven complementados con acciones en el campo humanitario. La FIFA se ha comprometido con varios proyectos llevados a cabo con diversas entidades, como por ejemplo, con las Naciones Unidas y sus órganos asociados, la organización de beneficencia  Aldeas Infantiles SOS Internacional y diversas ONG. Además, la FIFA y el COI confirmaron su primera participación en el Foro Económico Mundial de Davos de 2006, en el cual se hablará de la importancia social y económica del deporte en general y del fútbol en particular. Durante el primer Congreso de la FIFA realizado en suelo africano, la FIFA informó, además,  sobre una campaña de prevención de lesiones en el fútbol a escala mundial, así como de otros esfuerzos en el campo de la medicina.