Desarrollo

Guam, la innovación por bandera

Guam Shipyard forward Ashton Surber (courtesy of Guam FA)
© Others

“Cuando en 1996 fuimos reconocidos como asociación miembro de la FIFA, el fútbol no era gran cosa aquí. Solamente éramos el quinto deporte en cuanto a gente que lo practicaba en la isla, muy por detrás del béisbol, el baloncesto, el fútbol americano y el voleibol. Pero por más que en aquel entonces fuésemos la más débil de todas las selecciones de fútbol del mundo, estábamos convencidos de que el fútbol gozaba de potencial en Guam”. El tiempo ha dado la razón a Richard Lai, presidente de la Asociación Guameña de Fútbol (GFA)…

Y es que hoy, menos de veinte años después, el fútbol es el deporte número uno en esta pequeña isla del Pacífico, y su asociación nacional es la mejor organizada y la más sólida de las organizaciones deportivas del país. Un simple vistazo al centro técnico nacional así lo confirma: las instalaciones deportivas parecen como nuevas, y sus oficinas rezuman actividad.

Sobre todo, lo que maravilla es la sucesión de carteles de patrocinadores por todas partes. Marcas de coches, de telecomunicaciones, e incluso una gran línea aérea internacional reivindican con orgullo su colaboración con la asociación nacional. Algo común en el fútbol, pero que se espera más ver en los clubes profesionales (y no en una asociación cuya selección nacional todavía no sabe lo que es superar las rondas iniciales de clasificación para un Mundial).

Ingresos para el fútbol
“No queremos fijarnos límites. Y no porque nuestros resultados en el terreno de juego no pudieran traducirse en ingresos íbamos a quedarnos de brazos cruzados”, explicó Cheri Stewart, directora ejecutiva de la asociación. “Aunque la calidad de nuestro fútbol no estuviese todavía a ese nivel –y trabajamos sin descanso para conseguirlo– teníamos otras bazas que hacer valer: el lugar que nos hemos ganado ante las comunidades de la isla, los valores del fútbol, pero también nuestra propia organización, nuestra credibilidad; todo eso puesto junto da una imagen que nuestros socios valoran y a la que quieren asociarse”.

La creación de diversas fuentes de ingresos es una prioridad constante para la GFA. “Nuestra única fuente de ingresos al principio era la asistencia financiera de la FIFA”, explicó Richard Lai. “Así que mi preocupación primordial cuando me convertí en presidente fue encontrar otras. Me pregunté cómo podíamos utilizar nuestras bazas para generar ingresos: por ejemplo, nuestro centro técnico. Tenemos las mejores infraestructuras de la isla. Por tanto, las alquilamos. La FIFA siempre ha dicho que el respaldo financiero que aporta debe permitir a las asociaciones hacerse autónomas. Nosotros nos lo hemos tomado al pie de la letra; los proyectos Goal nos han dado unos cimientos; pero aprovechamos esos cimientos nosotros mismos para generar nuestros propios fondos”.

De modo que, cuando la FIFA puso en marcha el programa Win-Win de creación de ingresos, Guam era el candidato ideal para un proyecto semejante. “En Guam, nadie juega de día”, continuó Lai. “Hace demasiado calor y los jugadores trabajan, así que se juega de noche... Por tanto, hace falta un alumbrado potente. La electricidad es cara, porque no tenemos producción nuclear ni hidroeléctrica en el país. En cambio, ¡tenemos el sol! Así pues, pedimos a la FIFA que financiara la instalación de paneles solares. Antes, dedicábamos más de 5.000 dólares estadounidenses al mes a nuestros gastos de electricidad. Ahora sólo nos cuesta el mantenimiento de la instalación, por lo que podemos utilizar esos 5.000 dólares en otras partidas: pagar a un entrenador, comprar equipación, organizar torneos… en suma, en desarrollar el fútbol”. 

Para elevar el nivel del fútbol guameño, también se contrató a Gary White. “Queremos aspirar más alto, y no tenemos miedo de hacerlo. Aunque seamos pequeños, tenemos una gran confianza en nosotros, y pensamos que podemos llegar a estar entre los 5 mejores en nuestra región y entre los 100 primeros del mundo”, aseguró el técnico inglés, que compagina su función de seleccionador nacional con la de director técnico. “Ya hemos conseguido mucho, lo que nadie creía posible, pero todavía podemos conseguir más y mejor”.

“Mejor” equivale a seguir escalando por la clasificación mundial de la FIFA, más allá del 165º puesto que Guam ocupa actualmente. “Más” se refiere a atraer a aún más jugadores de fútbol… y jugadoras. “Es ahí donde hemos marcado más la diferencia: con las mujeres”, explicó Valentino San Gil, secretario general de la GFA. “Hoy, de entre toda la población de futbolistas de Guam, un 40% son mujeres, mientras que hace 20 años casi no había”. 

Soccer moms
Y ahí también salta a la vista el espíritu innovador de la asociación guameña. Por supuesto, la GFA ha desarrollado su liga nacional femenina, y se ocupa decididamente del fútbol femenino de categorías menores, especialmente en las escuelas, para nutrir a las futuras selecciones nacionales. Pero el organismo federativo no se queda ahí y, según las propias palabras de sus representantes, trata de “remover Roma con Santiago para encontrar más jugadoras nuevas”, como nos ilustra San Gil.

Así fue como se creó una nueva liga para una categoría de jugadoras muy especial: “Teníamos la sensación de que existía un vacío entre las competiciones de jóvenes y nuestra liga competitiva. Queríamos poder brindar oportunidades de juego recreativo a esas mujeres que tratan de mantenerse activas a través de una actividad deportiva divertida”, explicó Cheri Stewart. “En la cultura estadounidense, las soccer moms son esas madres de familia que llevan a sus hijos a jugar al fútbol; los acompañan, asisten a los partidos y preparan los refrescos antes de llevarlos de vuelta a casa. Son una especie de institución. Y se nos ocurrió esta idea: ¿y si hiciésemos participar a esas mamás futboleras?* *Estas mujeres quieren estar activas, y conocen el fútbol a fuerza de ver a sus hijos. Así que empezamos a atraerlas al terreno de juego, y ha resultado un enorme éxito, mucho mayor de lo que esperábamos”.

Actualmente, más de 300 soccer moms participan en la liga de fútbol recreativa destinada para ellas. Otra demostración más del poder innovador de la Asociación Guameña de Fútbol, que, a buen seguro, no se detendrá ahí.  

Explora este tema

Notas recomendadas