La transformación de la FIFA

FIFA President Gianni Infantino during the 69th FIFA Congress at the Paris Expo Porte de Versailles
© Getty Images

En los últimos cuatro años, la FIFA ha recorrido un largo camino para restablecer la transparencia y la confianza, y ha experimentado una profunda transformación en materia de gobernanza y rendimiento económico y corporativo. Tras el cambio de directiva, las reformas estatutarias y la adopción de mejores prácticas económicas, comerciales y de buena gobernanza, la FIFA ya no es una marca tóxica con unas finanzas precarias, sino una organización moderna y estable.

El objetivo de ingresos se supera con creces

Pese a haber sufrido la mayor crisis de su historia en 2016, con una caída masiva de la actividad comercial, la FIFA registró un récord de resultados en todas las áreas a cierre del ciclo 2015-2018.

6.421 millones de USD en ingresos en el ciclo 2015-2018/+28% con respecto al presupuesto inicial de 5000 millones que el Congreso de la FIFA aprobó en 2014.

Las reservas alcanzan su máximo histórico

Al término del ciclo 2015-2018, las reservas de la FIFA llegaron a sus cotas más altas, 2.745 millones de USD o, lo que es lo mismo, un 80% más que en el ciclo 2011-2014. De esa cifra, 1.250 millones de USD se reinvertirán en desarrollo del fútbol, y una parte sustancial se destinará a desarrollar el fútbol femenino.

Control más estricto de los flujos monetarios

La gobernanza financiera se reforzó en todos los ámbitos, en beneficio de un mayor grado de transparencia en las entradas y salidas de flujos de efectivo. En 2016, se adoptó la norma contable NIIF 15, y se reformularon las cifras de 2015 para ajustar las cuentas de todo el ciclo a los mismos estándares y facilitar los análisis comparativos. También se incorporó un planteamiento presupuestario en línea con los principios contables de las NIIF, lo que permitió cotejar de forma íntegra y directa el presupuesto con las cifras reales. Por último, se optimizaron los procesos y el control en los ámbitos de adquisición y compras, contabilidad de cobros y pagos y tramitación de nóminas.

Los fondos de desarrollo del fútbol se cuadruplicaron

La FIFA invirtió 1.079 millones de USD en el nuevo Programa Forward. Esta cifra supuso multiplicar por cuatro las ayudas al desarrollo. Todo ello dio comienzo en 2016. La FIFA no solo ha llevado su inversión en desarrollo del fútbol a nuevas cotas, sino que también ha implementado un mecanismo de supervisión integral que incluye la auditoría íntegra de los fondos Forward. Así, se garantiza que los recursos se usen de manera transparente, cabal y efectiva.