OBJETIVO Nº 8: ACELERAR EL CRECIMIENTO DEL FÚTBOL FEMENINO

FIFA_banner_8

En todo el mundo, muchas niñas y mujeres juegan al fútbol con gran pasión. El apoyo al fútbol femenino, así como la participación de las mujeres en todos los niveles de la gobernanza del balompié, reviste la máxima prioridad para el fútbol en el planeta. La FIFA continuará respaldando este proceso a través del fortalecimiento de las estructuras de participación de las mujeres en el fútbol y su administración.

A. REFORMAR LAS COMPETICIONES

Si se cuenta con suficientes competiciones y estas se disputan con la periodicidad adecuada, el fútbol femenino puede crecer de manera exponencial. Tras un exhaustivo análisis de la situación actual, la FIFA se propone reformar el sistema de competiciones introduciendo más torneos, incluidas competiciones femeninas mundiales y torneos juveniles disputados con regularidad.

B. POTENCIAR EL VALOR COMERCIAL DEL FÚTBOL

A fin de mantener el ritmo de crecimiento de la popularidad y el desarrollo del fútbol, la FIFA debería ampliar su programa comercial tomando en consideración las necesidades específicas del fútbol femenino, y crear su propia identidad de marca característica, junto con una innovadora estrategia digital. Estas iniciativas serán prioritarias para impulsar el valor comercial del fútbol femenino.

C. MODERNIZAR LOS PROGRAMAS DE DESARROLLO DEL FÚTBOL FEMENINO

El fútbol femenino necesita programas de desarrollo que den cabida a muchas de sus particularidades. La FIFA revisará y mejorará los programas existentes e implantará nuevos modelos, diseñados para satisfacer las necesidades y las especificidades tanto del fútbol femenino como de las federaciones miembro.

D. FOMENTAR LA PROFESIONALIZACIÓN DEL FÚTBOL FEMENINO DENTRO Y FUERA DEL CAMPO

La profesionalización es un proceso que tiene lugar tanto dentro como fuera del campo. Aprovechando los logros conseguidos en los últimos años, la FIFA implantará programas destinados a acelerar la profesionalización del fútbol femenino. A su vez, deben implantarse a escala global políticas que promuevan la inclusión de la mujer en puestos directivos.