OBJETIVO Nº 2: ACRECENTAR LOS INGRESOS DE MANERA SOSTENIBLE PARA SEGUIR REINVIRTIENDO EN FÚTBOL

FIFA_banner_2

Invertir en el fútbol es la máxima prioridad de la FIFA; es el objetivo último de una serie de programas dedicados a apoyar a las federaciones miembro y a otros grupos de interés. Sobre la base sólida de la Copa Mundial de la FIFA™, deben hallarse nuevas fuentes de ingresos sostenibles para velar por el continuo flujo de dichas inversiones.

A. ASEGURAR UNA COMERCIALIZACIÓN EXCELENTE DE NUESTRA NUEVA COMPETICIÓN

Los torneos de la FIFA son inconfundibles, divertidos y únicos, tanto dentro como fuera del terreno de juego. Estas características suponen una oportunidad perfecta para la excelente comercialización de la innovadora competición de clubes que la FIFA estrenará en 2021.

B. CONSOLIDAR NUESTRA MARCA EN EL ÁMBITO GLOBAL

En un mundo globalizado e interconectado, la marca de la FIFA posee el potencial de seguir expandiéndose y alcanzar los corazones de la afición, pero también del mundo empresarial. Con el fin de seguir creciendo, se pondrán en práctica una serie de iniciativas a tal efecto para incrementar la interacción y el vínculo y, además, reforzar el papel de la FIFA como punto de referencia en el ecosistema futbolístico.

C. EXPLORAR OTRAS ÁREAS DE CRECIMIENTO

Reconocer las tendencias más destacadas en el fútbol y capitalizar el abanico de oportunidades que ofrecen son dos pasos necesarios para desarrollar nuevas fuentes de ingresos. En este contexto, deben explorarse nuevas áreas de crecimiento —incluidas nuevas plataformas de distribución y oportunidades para conectar directamente con la afición— que, en última instancia, beneficien al movimiento del fútbol a escala mundial.

D. EXPLOTAR LAS OPORTUNIDADES DIGITALES

Para poder seguir el ritmo de la constante evolución del mundo digital, se deberá prestar especial atención y esfuerzos a aspectos como el de la personalización de la experiencia, la mejora de las plataformas de comercio digitales y la modernización de los modelos de relación con el cliente. Como consecuencia de todo ello, la FIFA entenderá mejor a la afición, lo cual conllevará una comunicación más efectiva y una relación más fuerte con ella.