Mujeres en el fútbol

Boudaoud, una jugadora polifacética

Sarah Boudaoud during her 1st cap with Algeria
© Others
  • Sarah Boudaoud juega en la Division 1francesa, con el GPSO 92 Issy
  • Además es asistente parlamentaria
  • Desde enero de 2020 también es internacional con Argelia

"La carrera de futbolista solo dura hasta los 30-35 años y después se acabó. Pienso que aún me quedan siete u ocho años en el fútbol". Muchos jugadores esperan a colgar las botas para empezar a pensar en su reconversión. No es el caso de Sarah Boudaoud, de 24 años. Ella ha decidido anticiparse. Además de militar en la primera división del campeonato de Francia, estudia Ciencias Políticas y es asistente parlamentaria a tiempo parcial.

Nacida en Lyon en 1996, Sarah comprendió enseguida que estaba hecha para el fútbol. A la edad de 6 años se incorporó al Olympique de Lyon, el club con el mejor palmarés de Europa, antes de verse obligada a abandonarlo para proseguir sus estudios en la región de París. Allí fichó por el GPSO 92 Issy, con el que lleva seis temporadas.

"¿Mis estudios? Me faltaban competencias en finanzas y estrategia empresarial para poder, con el tiempo, montar mi propia asesoría. Para tener legitimidad, tenía que tener este máster". Además de las horas dedicadas a obtener un título, Boudaoud pasa mucho tiempo entre la Asamblea Nacional y las reuniones de trabajo con el diputado para el que trabaja como asistente parlamentaria.

"Me incorporé al equipo de mi diputado en diciembre de 2018 y me recibieron muy bien, a pesar de que no tenía necesariamente experiencia en ese ámbito. Pero me adapté rápido. Hay un trabajo legislativo importante, de comprensión de los textos votados, de síntesis de esos artículos, de las enmiendas".

Por si no había quedado lo suficientemente claro, Sarah Boudaoud es una mujer ocupada. Cada día adopta un papel diferente en función de la hora o de la necesidad. "Lo tengo todo bien estructurado: fútbol por la tarde, las clases durante la jornada en franjas de dos horas repartidas durante la semana. El resto de mi tiempo lo dedico a mi trabajo de asistente parlamentaria y a estudiar".

¿Cuándo descansa?. "Me voy a dormir....muy tarde. Lo que está muy bien de la D1 es que los partidos son el sábado. ¡Así tengo el domingo libre para recuperar!".

Sarah Bouadoud working at l'Assemblée Nationale
© Others
4

Sarah ha añadido una cuarta actividad a su ya apretadísima agenda. "Creé mi asociación hace unos meses: Wogether [contracción de Woman Together] que acompaña a las deportistas de alto nivel en su inserción laboral y en su desarrollo personal".

Un entorno comprensivo

Lo que Sarah más valora, y lo que al fin le permite vivir sus cuatro vidas en una de manera viable y estable, son las personas de su entorno. "Tengo la suerte de tener un diputado muy tolerante con mis actividades. Él conoce mis obligaciones. Lo lleva bien".

En cambio, a veces se pierde algún entrenamiento, aunque su entrenador también se muestra comprensivo. "Él sabe que hago todo lo que puedo y que intento estar presente lo más posible. Cuando verdaderamente no puedo sacar tiempo, él lo entiende. Y además, soy una persona seria. Si tengo una cena en el ámbito parlamentario, voy a hacer mi footing o mi sesión de fortalecimiento muscular a la vuelta para compensar mi ausencia de la sesión de entrenamiento de la tarde".

La CAN y la Copa Mundial en el punto de mira

Vale, Boudaoud hace muchas cosas a la vez, pero las hace bien. Pese a la crisis de la COVID-19, el año 2020 ha sido especialmente bueno en términos futbolísticos. Su club, el GPSO 92 Issy, logró ascender a la Division 1. "Sentimos mucha alegría, aunque no pudimos celebrar el ascenso como es debido a causa del confinamiento". Este 2020 ha sido también el año en el que Sarah Boudaoud ha recibido su primera convocatoria con la selección de Argelia. Si bien jugó con la selección francesa sub-17, al final se decantó por su país de origen. Y como en todos los ámbitos, apunta alto.

"Disputar una Copa Mundial sería magnífico. Argelia tiene el potencial para rivalizar con los equipos africanos más grandes. Poseemos calidad técnica. Es más en el aspecto físico donde tenemos margen de progresión. Los combinados como Nigeria o Camerún son muy físicos y ahí es donde habrá que aplicarse. No obstante, en términos de calidad del juego, no estamos lejos. Y ganar la próxima Copa Africana de Naciones es un objetivo realista".

Un futuro cambiante

Pero por más que se codee con la élite, Sarah también es consciente de que las victorias en el fútbol no lo son todo. "Cuando tenemos una reunión importante con mi diputado y vemos que va a conducir a un texto legislativo que puede hacer avanzar toda un área del sector de la salud (N. de la R.: su diputado está en la comisión de asuntos sociales y en el grupo de estudios de salud y digitalización), es realmente gratificante. He puesto mi granito de arena y es igual de genial que una victoria en el fútbol. Me siento útil y, si cabe, más completa".

A sus 24 años, a Sarah Boudaoud aún le quedan años de vida en el fútbol. "Siempre he dicho que me gustaría vivir del fútbol. Pero no diez o quince años, quizás uno o dos: me dedicaría a ello plenamente porque ya hace más de 15 que juego y sería un verdadero placer pasarme el día sin otra cosa que hacer que levantarme y entrenar", nos reveló antes de concluir: "¡Pero también es cierto que necesito otras actividades para sentirme verdaderamente realizada!".

Sarah Boudaoud on her right wing
© Others

Explora este tema

Notas recomendadas