Mujeres en el fútbol

Deena Rahman y los retos extraordinarios

Deena Rahman
  • Deena Rahman proclama a los cuatro vientos su pasión por el fútbol
  • Tiene un nuevo récord mundial entre ceja y ceja
  • El desarrollo del fútbol femenino en Bahréin es su prioridad

Los penales no son para cualquiera. Hay futbolistas que agarran el balón con confianza, se dirigen al punto de cal y lo transforman como si nada. Hay otras, sin embargo, que preferirían hacerse invisibles cuando toca asumir la responsabilidad de lanzar una pena máxima. ¿Y qué hay de ofrecerse voluntaria para tirar un penal tras otro durante 24 horas? Parece impensable, ¿verdad? ¡No para Deena Rahman!

"No les voy a mentir: estoy un poco loca", cuenta entre risas en su entrevista con FIFA.com. Deena Rahman, nacida en Gran Bretaña, se ha propuesto batir el récord del mundo de mayor número de lanzamientos ejecutados en 24 horas desde los once metros. Y si piensan que este va a ser su primer récord, se equivocan. Desde hace unos años, Rahman respalda el proyecto EPF (Equal Playing Field), que trabaja por la igualdad de género en el deporte y aboga por la presencia igualitaria y el respeto tanto dentro como fuera de las canchas.

"Mi momento favorito fue subir el Kilimanjaro. Batir aquel récord requirió mucho esfuerzo y compromiso. Siempre estoy asumiendo nuevos retos en la vida. Hemos jugado en el mar Muerto, el punto más bajo del planeta. El año pasado, en Francia, disputamos el partido más largo y con más futbolistas hasta la fecha. Mi equipo, compuesto por cinco personas, jugó en el turno más largo, el que iba desde la medianoche hasta las siete de la mañana. Les costó encontrar gente para cubrir el turno de noche, pero a nosotras nos hacía mucha ilusión. Como ven, esa es mi mentalidad", añade con una sonrisa.

¿Y por qué precisamente lanzamientos de penal?

"Consulté todos los récords que había relacionados con el fútbol y me inscribí en uno que consistía en que un equipo chutara tantos penales como pudiera en una hora. Seguí buscando, vi el de tirar penales durante 24 horas y pensé que aquello podría interesarme. Así que me apunté a ese también. Cuando Laura, de Equal Playing Field, me dijo que le gustaría hacer algo con motivo del Día de los récords Guinness (18 de noviembre) y me preguntó si estaba interesada, me emocioné muchísimo. Tuvimos una primera reunión y, sinceramente, nuestra intención era intentar batir el récord colectivo".

Sin embargo, la pandemia del coronavirus hizo que finalmente se decantara por el desafío en solitario. Era muy complicado conseguir que un equipo lanzara tantos penales como pudiera manteniendo, al mismo tiempo, la distancia de seguridad.

"La verdad es que yo no quería que la atención recayera solamente sobre mí, pero, a la vez, me encantan este tipo de retos. Me ilusiona la idea de tener que aguantar 24 horas lanzando penales. Yo soy así".

Pero ¿de dónde le viene esa pasión por este deporte que le hace ponerse el listón cada vez más alto? Rahman empezó a jugar al fútbol cuando tenía siete años. A los 15 fue convocada por la selección inglesa sub-18, con la que jugó 18 partidos. En 1999, al fichar por el Fulham, se convirtió en una de las primeras futbolistas de Europa en firmar un contrato profesional.

"Desafortunadamente, el Fulham disolvió su equipo profesional y volvimos a ser amateurs", cuenta la centrocampista. "Yo soy medio egipcia, así que mi padre me dijo que, si no jugaba con Inglaterra, que jugara con Egipto. Allí estuve un año en el Wadi Degla Arsenal Soccer School, que pertenecía a la escuela de fútbol del Arsenal, y también entrené con la selección nacional sub-17".

No obstante, una rotura del ligamento cruzado obligó a Rahman a regresar a Inglaterra y a tomarse un descanso. Pese a todo, nunca pensó en dejar el fútbol.

Durante su etapa en Egipto conoció a Paul, su futuro marido, que fundó una escuela del Arsenal en Bahréin. "Yo ni siquiera sabía dónde estaba Bahréin, pero lo busqué", reconoce.

"Además, me ofrecieron un puesto. Les gustó lo que habían visto de mí en los entrenamientos. En enero de 2010 acepté la oferta, seguí entrenando aquí y trabajé cinco años para el Arsenal. En ese tiempo empecé a entrenar con la selección de Bahréin para recuperarme de mi lesión, y luego me dijeron que quería que jugara con ellas. Después de hacer todos los trámites, pasé a jugar con la selección de Bahréin, con la que disputé algún que otro torneo".

No es de extrañar, por tanto, que el desarrollo del fútbol femenino de Bahréin se haya convertido en su prioridad. Rahman vive desde hace diez años en un reino situado al este de Arabia Saudí y al oeste de Catar.

"Fundamos nuestra propia academia, que se llama Tekkers (Tekkers Academy Bahrain). Llevamos trabajando cinco años y, por suerte, nos está yendo muy bien. Tenemos diez trabajadores y estamos presentes en siete sedes distintas. Cuando llegué, creo que entrenaba a dos niñas, y ahora hay más de 200 en nuestro programa. El resto son chicos".

Deena Rahman

Eso sí, el camino hasta llegar aquí no siempre fue fácil. Rahman tuvo que romper barreras, fomentar la confianza y convencer a mucha gente.

"Cuando comprendieron que a las niñas les gustaba mucho el fútbol fue cuando de verdad empezaron a romperse esas barreras. Y, a partir de ahí, construimos todo lo demás. Bahréin es un país pequeño, lo cual es positivo. Y el boca a boca funcionó muy bien. Conseguimos crear un magnífico programa para las niñas". Pero aún no era suficiente.

"Fundé la primera liga femenina de aquí. Tenemos entre cuatro y doce equipos, y hubo una temporada en la que incluso participó un club de Arabia Saudí. Aquello rompió muchas barreras, porque allí son muy estrictos, pero ahora cada vez es más fácil. Creo que, con el tiempo, la gente se ha dado cuenta de que el deporte es bueno para las mujeres. Saben que nuestro programa es bueno y están encantadas. Además, tenemos una buena mezcla: hay gente de Bahréin, de las calles de esta región, pero también hay personas expatriadas. Este es el lado social, además de la integración de las distintas nacionalidades. Fue un triunfo, porque la gente por fin vio todos los aspectos positivos del deporte, y cada día va a mejor", señala Rahman para concluir.

Si, finalmente, consigue batir el récord del mundo y establecer una nueva marca, seguro que el fútbol femenino de Bahréin recibirá un nuevo impulso. ¡Mucha suerte!

Toda la información sobre Equal Playing Field y el #GWRDay, AQUÍ.

El récord oficial son 1.111, un número muy fácil de recordar. Pero me enteré de que alguien llegó a 2.075 en septiembre. En cualquier caso, aún no lo han demostrado y no está verificado como récord. Pero yo no me voy a arriesgar. Voy a pensar que el récord son 2.075 y esa es la marca que intentaré batir.

Deena Rahman

Explora este tema

Notas recomendadas