Fútbol femenino

Dos historias y un superclásico para una final histórica

Lorena Benitez of Boca Juniors fights for the ball with Lucia Martelli of River Plate
© Getty Images
  • Boca y River definen el primer titulo profesional en Argentina
  • Lorena Benítez y Lucía Martelli serán protagonistas de duelo
  • Sus historias ayudan a contextualizar un verdadero hito

Lorenzo. Así llamaban a Lorena Benítez sus compañeros de equipo durante los torneos interbarriales cuando era niña. Para jugar, también debía quitarse los aritos y presentar un documento ajeno, de un varón.

A Lucía Martelli sus padres la desalentaban a practicar fútbol, ya que creían que no era el ambiente ideal para ella, y mucho menos una posible manera de ganarse la vida a futuro. Su mandato siempre fue estudiar.

Hoy Benítez tiene 22 años, jugó una Copa Mundial Femenina de la FIFA y es considerada una las mejores futbolistas argentinas. Además, es madre de mellizos y trabaja en el Mercado Central de Frutas y Verduras de Buenos Aries.

Martelli, por su parte, tiene 31 años y constituye un problemón para las defensoras rivales desde hace un par de temporadas. Pero hay más: en plena pandemia, se recibió de Veterinaria, profesión que ejerce conjuntamente con su pasión por la pelota.

Este martes 19, Benítez y Martelli serán protagonistas de la final del primer campeonato de fútbol profesional femenino de Argentina, representando a Boca Juniors y River Plate, respectivamente. Un superclásico que marcará un hito para la actividad en el país.

 Referee María Laura Fortunato and assistans enter the pitch with players of River Plate and Boca Juniors 
© Getty Images

Los caminos de la vida

“No era consciente de qué pasaba, pero a mí solo me importaba jugar y lo disfrutaba”, dice Benítez a FIFA.com. “Hoy todo cambió, hay muchas escuelas de fútbol femenino. Aquello me ayudó a crecer como jugadora y como persona”, agrega la mediocampista.

Recién a los 11, Benítez integró un equipo con mujeres, donde conoció a quienes la llevaron a San Lorenzo de Almagro. Allí debutó en primera división a los 14. El salto a Boca, selecciones juveniles mediante, lo dio en 2016.

En 2017 también destacaba en futsal, en Kimberly. Allí conoció a Verónica, su pareja, con quien concibió a los mellizos Renata y Ezequiel, que nacieron a días de viajar al Mundial de Francia. “No sé qué sería de mí si algo hubiera sido distinto. Hoy soy feliz”.

La historia de Martelli es distinta. “El fútbol me eligió a mí, no al revés. No me lo propuse ni estaba en mis planes, de chica me desalentaron a jugarlo, y me hubiera venido bien por cuestiones técnicas. No quise ser futbolista hasta hace unos tres años”, confiesa la delantera a FIFA.com.

"Estudiaba Veterinaria y, al mismo tiempo, jugaba en el equipo de la Universidad de Buenos Aires (UBA) con mis amigas, entrenando dos veces por semana y compitiendo una vez al año. Pero la vida me fue dando oportunidades”, prosigue.

La primera llegó en 2018, cuando ya no jugaba para la UBA, y Fabiana Vallejos, hoy en Boca, le propuso ir a emigrar al Deportivo Huila de Colombia. “Me parecía una locura, pero acepté y firmé mi primer contrato antes de que fuera profesional acá”, continúa.

Ese año, ganó la Copa Libertadores, aportando un gol para la gesta. “Entendí no sólo que me gustaba, sino que los técnicos se fijaban en mí, y que podía hacer algo con ese talento. Fue fuerte, con 28 años, darme cuenta que podía dedicarme a esto”.

Al regreso, sin club, le permitieron entrenar en River. Meses más tarde, firmaba su segundo contrato. “Empecé a tomar decisiones para dedicarme al fútbol hasta hoy, que es mi profesión principal. Ejerzo de veterinaria, pero en un segundo plano”.

Profesionalización, derbi y después…

A pesar de mantener sus otros trabajos, ambas reconocen el contexto histórico que atraviesa el fútbol femenino argentino con la profesionalización, que celebran. “Crece a pasos grandes, sobre todo tras el Mundial. Lástima que la pandemia frenó el envión”, dice Benítez, luego de que la COVID truncara la primera edición del torneo.

“La AFA y los clubes entendieron lo que hacía falta, pero hay que seguir trabajando. Debemos lograr los mismos espacios que los hombres, como pasó en la selección: tenemos vestuarios, concentración y dormimos en la misma cama que Messi”, agrega.

Martelli profundiza. “No pensé que fuera a vivirlo acá, pero es hermoso ser parte. Ahora toca desarrollar el fútbol en el interior del país, atender a las divisiones formativas y que todas las jugadoras de los clubes tengan contrato”.

En el partido que inauguró era profesional, en septiembre pasado, Boca goleó a River 5-0 en la famosa Bombonera, aunque tanto Benítez como Martelli imaginan un partido mucho más parejo esta vez. Pero más allá de lo deportivo, ambas se sienten cómodas con el rol de referentes. En este contexto, ven a la súper final como algo sumamente positivo para la actividad.

“Queríamos a River por lo que causará en esta revolución que atravesamos. Sin pandemia, el marco sería imponente. Ni hubiera hecho falta invitar a la gente”, asegura Benítez, la que más pases dio en cuartos de final (69, 80% de eficacia) y en semifinales (63 y 79%).

El clásico sumará muchísimo a la difusión, porque además ambos cuidamos la pelota, jugamos bien. Somos los dos mejores equipos”, comparte Martelli, quien lleva 5 goles. “Ahora, actrices y actores debemos luchar para que el fútbol femenino se meta en la sociedad no por exótico o nuevo, sino como parte de la cultura futbolera general”.

Elogios cruzados

“Es como nuestra Messi, la mejor o una de las mejores. Maravilla lo que hace con los pies y lo bien que funciona su cabeza, haciendo del fútbol algo simple. Además, tiene otro trabajo y dos hijas que mantener y criar. Es una súper mujer, una heroína para la cultura de las mujeres futboleras argentinas”.

Martelli, sobre Benítez.

“En lo personal, sus elogios son hermosos y emocionan, porque sólo la crucé en la cancha. Ahí, sé lo que hizo en UBA, en Huila, y qué clase de delantera es. Tiene gol, se mueve bien y nos puede hacer daño. No podremos descuidarla”.

Benítez, sobre Martelli.

¿Sabías que…?

  • En 2020, en plena pandemia, la Asociación del Fútbol Argentina (AFA) presentó a la FIFA su Estrategia Integral 2021-2025, un plan centrado en los clubes, sus categorías juveniles, las licencias y la federalización de la actividad.
  • A través del Programa Forward, la FIFA colabora con la AFA en la organización de la Copa Federal del Fútbol Femenino, un torneo con 32 equipos de todo el país, asegurando la realización de sus primeras tres ediciones.
  • Gracias a otro proyecto del Programa Forward, la FIFA asiste a la AFA en la construcción del Centro de Desarrollo Tecnológico de Arbitraje, que ayudará a implementar el VAR y a mejorar las capacidades de sus árbitras y árbitros.

Explora este tema

Notas recomendadas