Mujeres en el fútbol

El día que Julie Welch revolucionó Fleet Street

Fleet Street in London
© Getty Images
  • Es la primera mujer que escribió sobre fútbol desde Fleet Street
  • Fleet Street era la sede de la prensa británica desde el siglo XVIII
  • Welch rememora aquella época en su libro The Fleet Street Girls

En los años setenta, las mujeres que jugaban al fútbol tenían que hacer frente a todo tipo de prejuicios. Los hombres consideraban que aquello estaba fuera de lugar, que iba en contra de la naturaleza femenina y que, además, les causaba daños físicos y mentales. Pero las mujeres que saltaban al terreno de juego no eran las únicas que debían luchar por obtener reconocimiento, sino también aquellas que se aventuraban a escribir sobre el deporte rey.

Una de ellas era Julie Welch, la primera mujer que informó sobre fútbol desde Fleet Street, sede de la prensa británica desde el siglo XVIII.

"La temporada estaba a punto de empezar. Un día, quedé en un pub con Ron y Arthur Hopcraft [ndlr: periodista deportivo enThe Guardiany*The Observeruno, guionista el otro]", cuenta a *Sports Gazette la propia Welch, que ejercía entonces de secretaria en la sección de deportes de The Observer.

"Arthur se puso dramático y nos dijo que ya no quería escribir más sobre fútbol. Yo pensé que aquella era mi oportunidad, porque les faltaba un reportero. Me giré hacia Ron y le pregunté: ‘¿Por qué no me mandas a mí?’ Para mi sorpresa, Ron me dijo que ya lo había meditado. Y así fue como asistí al partido entre Coventry y Spurs".

Era agosto de 1973 y Welch, criada en Loughton (Essex), presentó su primera crónica futbolística en The Observer. De este modo, empezó a abrirse paso en lo que entonces era un mundo exclusivamente masculino. Welch, que en aquel momento solo tenía 24 años, recuerda muy bien cómo fue ese partido.

"Cubrir aquel primer encuentro fue casi como una osadía, como una travesura que una hace en el colegio procurando que no le pillen. Yo pensaba que vendría alguien a tocarme en el hombro y a decirme que me fuera de allí", recuerda en The Guardian.

Fue un puesto por el que Welch tuvo que luchar mucho. Es más, también tuvo que imponerse a la Unión Nacional de Periodistas. Esta institución estuvo a punto de convocar una huelga cuando Welch se atrevió a escribir un artículo siendo secretaria, si bien era algo que sí le estaba permitido a hombres que ni siquiera eran periodistas. Así lo narra la protagonista, de 71 años, en su libroThe Fleet Street Girls.

Al transmitir por teléfono su primera crónica, toda la sala —en la que solo había hombres— enmudeció. Con los nervios a flor de piel, Welch esperó a que la voz al otro lado del aparato le dijera que lo que acababa de escuchar le había gustado. Quedaron satisfechos, y Welch se convirtió así en la primera reportera de fútbol.

En aquel entonces, Peter Corrigan, reportero jefe de fútbol de The Observer, tuvo que avisar al responsable de prensa de Highfield Road de que iba a enviar a una mujer, algo que hoy en día puede sonar muy extraño.

"Tenía amistad con el hombre que dirigía el trabajo de la prensa en Coventry, y le advirtió con antelación que 'iba a ir una mujer'. Se preocuparon por mí. Al entrar en la sala de prensa hubo un microsegundo de silencio, y todos hicieron como si no se dieran cuenta de que tenía pechos y que llevaba los labios pintados. Fue sencillamente maravilloso", señala Welch en Sports Gazette. En aquel tiempo, se consideraba necesario avisar de antemano a los señores allí presentes...

Y no todos se alegraban de que fuera precisamente una mujer quien pudiera poner en peligro su puesto de trabajo. No es de extrañar, por tanto, que las experiencias que le tocó vivir a Welch en los inicios de su carrera como periodista no siempre fueran positivas.

"Era muy frustrante, porque a mí me encantaba el fútbol. Yo también tenía cerebro y sabía cómo seguir un partido, igual que los señores con barba y sudorosos que tenía a mi lado".

Eso sí, pasar a formar parte la tradición de Fleet Street tenía algo casi de romántico para Welch.

"Creo que no recuerdo haberme topado con un futbolista que no fuera amable conmigo", afirma a The Guardian. "Eran todos estupendos. Me acuerdo que un día salí a dar un paseo con Brian Clough. Lucas, mi hijo mediano y su ahijado, vino con nosotros. Brian fue muy cariñoso con él, lo lanzaba al aire. 'Brian, eres un buen hombre', le dije. Él se rio y me contestó: 'Ya me gustaría a mí, querida, ya me gustaría a mí'. Pero para mí sí que lo era. Y su mujer, Barbara, también. Eran personas muy agradables".

Su vida ha dado muchas vueltas desde aquel mes de agosto de 1973, y Julie Welch ha protagonizado una exitosa carrera como dramaturga y guionista. Entre sus obras destacan el guion de la película para televisiónThose Glory Glory Days, inspirada en su amor por el fútbol cuando era niña, así como los libros The Biography of Tottenham Hotspur (2012), Too Marvellous For Words (2017) o The Fleet Street Girls (2020).

"Puede parecer desalentador afirmar que nunca más volverá a haber una etapa igual en mi vida, pero es la verdad. En ese sentido, entrar en The Observer fue como entrar en el cielo. Si echo la vista atrás, veo que fue una vida maravillosa".

Y una vida que allanó el camino a muchas periodistas deportivas que llegaron después de ella.

Explora este tema

Notas recomendadas