República de Corea

El reto de Bell para impulsar a las Damas Taegeuk

Korea Republic women's national team coach Colin Bell gives instructions
© KFA
  • Colin Bell fue nombrado seleccionador de la República de Corea en octubre
  • Es el primer extranjero que entrena a la selección femenina surcoreana
  • FIFA.com habló con el técnico inglés sobre su filosofía, ambiciones y planes

Colin Bell es uno de los entrenadores más experimentados del fútbol femenino y ahora está emprendiendo un reto único, incluso para alguien con su historial. Principalmente, el técnico inglés ha dirigido en los últimos años al 1.FFC Fráncfort y a la selección de la República de Irlanda.

En octubre de 2019 se convirtió en el primer entrenador extranjero en hacerse cargo de la selección femenina de la República de Corea, con el preolímpico asiático del próximo febrero perfilándose en el horizonte.

En vísperas del Campeonato de Fútbol Femenino de Asia Oriental que se celebrará en Busan, Bell conversó en exclusiva con FIFA.com para hablar de sus objetivos y sus planes para el futuro de su selección (actualmente 20ª en la Clasificación Mundial Femenina FIFA/Coca-Cola), su filosofía como entrenador y otros temas relacionados con el desarrollo del fútbol femenino.

En su rueda de prensa de presentación, hizo su declaración introductoria completamente en coreano, lo cual fue impresionante. ¿Cómo llevará su adaptación al idioma durante su etapa como seleccionador?

Estoy intentando poner todo mi empeño para aprender todo lo que pueda lo más rápidamente que pueda. Intento aprender una nueva palabra o frase cada día. Simplemente creo que la comunicación es muy importante, pero también es una muestra de respeto hacia el país en el que estoy trabajando, para la gente que vive allí, que haga todo lo posible por hablar su lengua natal. Además, disfruto con los idiomas. Espero que, quizás al cabo de 12 meses, sepa hablar coreano bastante bien.

¿Ya tiene una frase favorita sobre fútbol en coreano?

Pass nae-beun pan-dae’, que significa “cuatro pases y cambio”, algo que utilizamos bastante a menudo para nuestros entrenamientos. Lo más difícil es la pronunciación. Y tengo que intentar aprender hangeul, el alfabeto coreano. Si sólo intento usar el alfabeto latino, no podré hacerme con el lenguaje tan bien, pero de momento estoy en una fase intermedia. Estoy poniendo todo mi empeño.

Korea Republic women's national team coach Colin Bell at his introductory press conference
© KFA

¿Puede ofrecernos una idea sobre adónde quiere ir el programa, cuál es la visión a largo plazo y cómo encaja usted en esa visión?

La Federación Surcoreana de Fútbol (KFA) ha dado un gran paso al contratar a un entrenador extranjero, algo novedoso en la historia de la selección femenina. Tal vez lo hayan hecho simplemente para ofrecer una perspectiva diferente, y ahora esperan alcanzar nuevas cotas. Ahora nos corresponde a nosotros hacer que las cosas avancen conjuntamente. Todo el mundo tiene que ver que es necesario un esfuerzo colectivo para conseguir que todos estemos en la misma onda, con el fin de convertir a la República de Corea en una verdadera potencia dentro del fútbol femenino. Sinceramente, creo que es posible.

Cuando ves que países más pequeños como Países Bajos han ganado la Eurocopa Femenina, ves también que tardó 30 años en alcanzar ese nivel; pero cuentas con esas comparaciones, en las que las naciones más pequeñas han logrado sacar el máximo rendimiento. Cuando digo “pequeñas”, quiero decir que hay una cantidad pequeña de chicas que juegan al fútbol aquí. Hay que fijarse también en esas estadísticas. Tenemos que cambiar esa mentalidad y conseguir que más chicas descubran el fútbol y puedan disfrutar jugándolo. Hay mucho trabajo por hacer, pero es emocionante. Hay muchísimo margen para avanzar. El país puede sacar jugadoras de talla mundial. Ji Soyun lo ha demostrado.

¿Cuáles son sus objetivos a corto y a largo plazo con la selección?

El proyecto a corto plazo es intentar clasificarse para los Juegos Olímpicos aun sabiendo que va a ser muy difícil, porque solamente hay dos plazas disponibles [ndlr: la República de Corea figura en el Grupo A del preolímpico asiático para Tokio 2020 junto con la RDP de Corea, Vietnam y Myanmar]. El proyecto a largo plazo es construir un equipo lo bastante fuerte para ser competitivo en el Mundial; no solamente para clasificarse, sino para clasificarse y hacerlo muy bien. Estoy buscando implantar una nueva dinámica dentro del equipo y cambiar un poco el estilo de juego, que sea más activo; y estoy intentando crear un equipo más joven, que tenga mucha energía y hambre de gloria.

¿Cómo suele trabajar? ¿Impone un estilo de juego desde el primer día, o es algo que se va desarrollando después de que lleve mucho tiempo con sus jugadoras? ¿Cuál será la identidad de su selección surcoreana?

Soy muy partidario de la organización, así que primero tenemos que defender muy bien. Quiero un estilo de juego ofensivo y agresivo, pero si no sabes defender, siempre estarás en dificultades. Queremos ser un equipo contra el que sea muy difícil jugar, de modo que los rivales no puedan abrirse paso en nuestra defensa ni descomponernos muy fácilmente. Es más bien un planteamiento activo: tener la capacidad para retener el balón durante periodos más largos de tiempo dentro del encuentro; o tener esa inteligencia en el juego para identificar cuando puede que sólo necesites dos pases para conseguir un disparo, o sólo tres pases para marcar.

Quiero ganar los partidos siendo un equipo realmente activo y, al mismo tiempo, tener siempre una organización defensiva, porque creo que si estamos bien organizadas defensivamente, atacaremos mejor. Esto no es ingeniería aeroespacial. No es nada nuevo. Pero la organización cuando tenemos el balón y cuando no lo tenemos es fundamental. Queremos subrayar eso.

Usted cree que el fútbol es muy complejo. Algunos dicen que es un deporte simple. ¿Por qué le parece complejo?

El fútbol es complejo porque lo juegan seres humanos, y los seres humanos son seres complejos. Tienes a 22 en el campo, más los árbitros y sus asistentes, y ahora tienes incluso a los asistentes del videoarbitraje también; un tiempo y un espacio limitado para jugar, zonas limitadas… por lo que hay muchas cosas que ocurren. Entonces, la complejidad reside en la toma de decisiones y en la cantidad de información que tiene que asimilar un futbolista en un breve espacio de tiempo; eso es algo complejo. El objetivo es intentar simplificar el juego, aunque sea complejo, y priorizar ciertas cosas.

Korea Republic women's national team coach Colin Bell looks on
© KFA

Cuando uno habla de fútbol femenino, se mete en conversaciones que no se tienen sobre el fútbol masculino; principalmente relacionadas con la percepción, aceptación social, etc. Muchos entrenadores masculinos no tienen que preocuparse por cosas de ese tipo. ¿Cómo gestiona las responsabilidades añadidas en un puesto como el que ocupa?

Es algo que parece que surge siempre. El fútbol es el único deporte que tiene esta comparación, donde la gente intenta comparar el fútbol masculino y femenino. No es necesario. Automáticamente tienes diferencias. El sexo es diferente, por lo que la faceta física es diferente, y la velocidad del juego también. Si la gente puede ser de mente abierta y ver jugar a las chicas concentrándose sólo en eso, en cómo rinden de hecho y cuál es su nivel de rendimiento, entonces te olvidas de las demás cosas. Las mentalidades cambiarán en caso de que tengamos éxito. Así la gente apoyará al equipo.

Una parte muy interesante de su rueda de prensa de presentación fue cuando analizó por qué no deberíamos comparar el fútbol masculino y femenino utilizando el ejemplo de Boris Becker y Steffi Graf. ¿Por qué es importante para usted? ¿Qué mensaje quiere transmitir?

El tenis en los años 80 y los 90 era un deporte agradable de jugar, principalmente para las clases altas, y de repente se puso en auge porque estos dos tenistas [alemanes] surgieron y eran sencillamente de talla mundial, pero nadie nunca los comparó entre sí. Tanto él como ella eran de primer nivel mundial. Podías disfrutar viendo a Boris (Becker), y luego disfrutar viendo a Steffi (Graf). Esa es la mentalidad que tenemos que conseguir con el fútbol femenino: ver el partido, animar a tu equipo y disfrutar.

¿Por qué el fútbol se quedó atascado en esas comparaciones entre fútbol masculino y femenino?

Es un deporte dominado por los hombres, y tradicionalmente siempre fue un deporte de hombres. Si miras hacia atrás, hasta 1970 el fútbol femenino organizado estaba prohibido en Alemania. Y hasta 1972 estaba prohibido en Inglaterra. No se podía jugar un partido organizado como es debido. Se está luchando contra la tradición que se ha inculcado en nuestro ADN durante muchísimos años y generaciones, y ahora las mujeres están abriéndose paso y rompiendo esa barrera. Lo están haciendo ahora a un ritmo rápido porque tenemos un montón de mujeres talentosas jugando al fútbol, y eso es magnífico de ver.

La sociedad está empezando a cambiar. Disfruta con la actuación, pero no compara a Megan Rapinoe con Lionel Messi… Si quieres, compara a Rapinoe tal vez con Ji Soyun, pero no con Cristiano Ronaldo. Eso no tiene sentido. Para ser sincero, ni siquiera creo que tenga sentido el debate de Messi o Ronaldo. Son conversaciones inútiles.

Explora este tema

Notas recomendadas