Fútbol Femenino

Ellis y Vergara, unidas por Concacaf 

Es una amistad reciente, pero ya tiene con raíces profundas. La química es evidente: ríen, comentan, analizan y chocan las manos después de los consejos. Son Jill Ellis, entrenadora de la selección femenina de Estados Unidos, y Mónica Vergara, encargada de la sub-20 femenina de México.

Esta relación arrancó en octubre de 2018, cuando formaron parte de la primera generación del nuevo Programa de Formación de Entrenadoras de la FIFA. Ellis, nada más y nada menos que la vigente campeona del mundo, se volvió la mentora de Vergara, una joven promesa mexicana de la dirección técnica.

No hubo ni tiempo para presentaciones. Un mes después del inicio del Programa, Mónica Vergara afrontaba su primer reto en el banquillo: la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA Uruguay 2018. Así que recurrió a la experiencia de su mentora:

“La conocí en un momento increíble de mi vida, justo antes de irme al Mundial. Ese proceso en el que pude conocer a Jill como persona y que ella me dijera que confiara en mi trabajo, que me compartiera experiencias y me dijera que mi equipo ya estaba listo, impactó de manera muy importante en mí. Y creo que lo proyecté de la mejor manera con mis jugadoras”, rememora a FIFA Mónica Vergara, quien recientemente fue la anfitriona de Jill Ellis durante cinco días en el Centro de Alto Rendimiento de la Federación Mexicana de Fútbol.

Sus palabras resuenan en su mentora: “Pude retroceder en el tiempo, a cuando comenzaba mi carrera, y recordé los momentos en los que necesité la ayuda de alguien. Yo no tuve el beneficio de tener muchos modelos a seguir en la dirección técnica femenina, especialmente en el plano internacional. Así que en el caso de Mónica, intento ayudarla en algunas de las decisiones y elecciones que ella toma en su carrera”, reflexiona Ellis.

Head coach Monica Vergara of Mexico celebrate with her players
© Getty Images

Las entrenadoras

Mentora: Jill Ellis

Seleccionadora femenina de los Estados Unidos (52 años)

  • Comenzó su carrera en los banquillos técnicos hace 31 años
  • En 2015 dirigió al equipo campeón de la Copa Mundial Femenina
  • Ese mismo año fue premiada como Entrenadora Mundial de Fútbol Femenino de la FIFA

Discípula: Mónica Vergara

Seleccionadora femenina Sub-20 de México (35 años)

  • Su carrera de futbolista duró 15 años
  • Con solo 16 años participó en la Copa Mundial Femenina de 1999
  • En Uruguay 2018 se convirtió en la primer mujer en dirigir a una selección mexicana en un Mundial
Jill Ellis and Monica Vergara
© FIFA.com

Ya con seis meses en esta aventura, las virtudes de la iniciativa comienzan a hacerse más claras: “Este programa es excepcional. Creo que cada negocio, cada organización debería poner en marcha algo así porque tener un modelo, alguien en quien apoyarte o con quien hablar de ciertas cosas es crucial”.

Y agrega Mónica: “Es una persona increíble, abierta, que comparte toda su experiencia sobre cualquier tema. Tenemos una relación muy cercana y natural. Estoy fascinada, muy agradecida y creo que soy la más afortunada”.

Véase también

¿Qué es el Programa de Formación de Entrenadoras de la FIFA?

Un objetivo común

Estados Unidos y México tienen una de las rivalidades deportivas más grandes del planeta. Podría pensarse imposible estrechar un lazo de esta manera. Pero ambas seleccionadoras van más allá de lo común y apuntan a un futuro mejor.

“Siempre que entras a la cancha va a haber rivalidad, sin importar contra quién te enfrentes. Pero todo se queda ahí. Afuera de la cancha todo es cordialidad y eso lo puedes notar mucho en el fútbol femenil. También que se pueden compartir muchas cosas y eso puede hacer crecer nuestro fútbol”, opina Vergara.

Ellis concuerda: “Sí. Las rivalidades pueden ser muy intensas cuando estás en la cancha, pero hay muchas cosas importantes fuera del campo. Me siento muy orgullosa de que me haya tocado Mónica y de conectar con México. Mi hija nació aquí, así que es muy emocionante que me hayan asignado este país. Ser parte de Concacaf y ayudar a crecer el nivel de nuestra zona también ayuda a Estados Unidos, porque si tenemos grandes rivales, nos obligan a ser mejores”, finaliza.

Explora este tema

Notas recomendadas