Fútbol Femenino

Jill Ellis apuesta por un futuro con más entrenadoras

Jill Ellis prepares for a training session during the 2018 SheBelieves Cup
© imago images
  • Jill Ellis participó en el primer Programa de Formación de Entrenadoras de la FIFA
  • Ha puesto en marcha su propio programa de formación entrenadoras con la colaboración de mentores en Estados Unidos
  • "Cuando algo te beneficia, piensas que también debe beneficiar a otras personas"

La exseleccionadora estadounidense Jill Ellis bien podría relajarse y disfrutar de sus logros, con dos títulos de la Copa Mundial Femenina de la FIFA™ en su palmarés. Pero para ella el trabajo no ha hecho más que empezar.

El mes pasado, la Federación Estadounidense de Fútbol, US Soccer, presentó el Fondo de Becas Jill Ellis y el Programa de Formación SheChampions. El anuncio va mucho más allá de una simple nota de prensa o una historia de esas que nos hacen sentir bien; lo que se busca es un cambio estructural y duradero.

El germen de la idea se remonta al otoño de 2018, cuando Ellis participó en el primer Programa de Formación de Entrenadoras de la FIFA, celebrado en la sede de la FIFA en Zúrich.

"Esa experiencia me hizo pararme y pensar, 'Vale, hablamos mucho de ayudar y de los desafíos a los que nos enfrentamos en cuanto al número de entrenadoras y la proporción de entrenadoras y las entrenadoras que dejan el fútbol, ¿pero qué podemos hacer en términos prácticos y objetivos?'", declaró a FIFA.com en una entrevista exclusiva. "No se trata necesariamente de buscar una solución, pero queremos mejorar la situación".

Tras crear el fondo de becas, Ellis y su equipo entrevistaron a 4.000 entrenadoras en Estados Unidos para comprender el sinfín de retos a los que se enfrentan y el trasfondo de su situación. La investigación y sus respuestas dejaron dos cosas meridianamente claras: existe una carencia de sentido de comunidad y apoyo para las entrenadoras y muchas mujeres se enfrentan a barreras financieras y personales.

"Se constataron potenciales barreras financieras en el sentido de que las mujeres han de costearse la licencia de entrenadoras por sí mismas, en ocasiones pagando además por el cuidado de sus hijos y otras cosas. Personalmente, pedí dinero prestado a mis padres para mis primeras licencias de entrenadora. ¿Podemos poner el foco sobre las mujeres entrenadoras de manera que no solo sea una profesión viable, sino una profesión más visible? Si ves que alguien lo hace, es probable que tú también puedas aspirar a hacerlo".

La beca creada con U.S. Soccer aborda el componente financiero cubriendo la mitad de los costes de la licencia. Pero para Ellis, instaurar y construir una comunidad de entrenadoras en el país era incluso más importante. "Ahí es donde me inspiré en la experiencia que había tenido con el Programa de Formación de la FIFA, que fue una de las más valiosas y enriquecedoras en las que he participado nunca. En general, lo que más me gustó fue la seriedad con la que se lo tomó la FIFA".

El Programa de Formación SheChampions en marcha

El programa de formación se lleva a cabo en U.S. Soccer con la colaboración de mentores y bajo la batuta de Karla Thompson, formadora de entrenadoras de la entidad. Para ejercer como mentores, Thompson recurrió a 40 de los entrenadores más importantes del país, hombres y mujeres que han sido influyentes en el desarrollo y promoción del fútbol femenino en Estados Unidos. La lista incluye a la propia Ellis; Laura Harvey, seleccionadora femenina sub-20; y Anson Dorrance, legendario entrenador de la Universidad de Carolina del Norte (UNC).

"La actividad de los mentores es extremadamente importante", explicó Thompson a FIFA.com. "Durante los últimos seis o siete años he estado estudiando cómo incrementar el número de entrenadoras. En un entorno dominado por los hombres eso es crucial, en especial cuando se habla de mujeres en puestos de liderazgo. Como se ve en todo el mundo, cuando los hombres entrenan al más alto nivel u ocupan puestos de liderazgo y no tienen éxito y son sustituidos, no desaparecen, sino que encuentran otro puesto similar o mejor. Y eso es por los apoyos que tienen detrás. Eso no pasa con las mujeres. A las mujeres en puestos de élite que no tienen éxito ya no se las vuelve a ver porque no cuentan con esos apoyos".

Ni Ellis ni Thompson pudieron recurrir a una entrenadora que ejerciera de mentora cuando empezaban en este mundillo.

"Tuve varios mentores, pero desafortunadamente para mí, ninguno era mujer", apuntó Thompson. "Tuve la suerte de contar con algunos valedores que me apoyaron en distintas áreas y fueron capaces de ayudarme y sacarme de mi zona de confort para introducirme en áreas que me hicieron llegar donde estoy hoy. No tuve un modelo a seguir para decir 'Mira, ese es el puesto que quiero desempeñar'. Mucha gente de mi edad íbamos, digámoslo así, 'buscando nuestro propio camino' porque realmente no sabíamos lo que podíamos llegar a ser".

La principal esperanza de Thompson con respecto a esta iniciativa es otorgar notoriedad a las mujeres que han ido abriendo camino y que se conviertan en modelos a seguir para la próxima generación. "No se trata de esta persona o de la otra ni de cuántos partidos ha ganado. Se trata de colocar a las mujeres en una posición que les permita lograr el éxito y tener aliados. Hay muchas mujeres por ahí haciendo muchas cosas buenas para otras mujeres. El otro objetivo es crear esa comunidad en la que las mujeres puedan sentirse cómodas y, por ejemplo, no ser la única mujer en la sala o en una videollamada. Queremos incrementar la presencia femenina en los clubes, las universidades y el entorno profesional. Eso es vital ahora mismo".

La importancia de los mentores y de la diversidad ideológica en los puestos de liderazgo

Durante su experiencia de la mano de la FIFA, Ellis se dio cuenta de que contar con un mentor o mentora es algo primordial en todos los aspectos de la vida.

"Verdaderamente aprendemos mucho haciendo nuestro propio camino, pero saber que hay alguien a quien pedir consejo, plantear ideas y alguien con quien puedes mostrarte vulnerable es muy importante. A veces no puedes mostrarte vulnerable con tu personal porque dependen de ti. Pero yo soy una persona a la que puedes llamar y con la que puedes ser totalmente sincera y abierta y que sabes que no te va a juzgar".

Cuanto más tiempo pasaba Ellis al frente de la selección estadounidense, más cuenta se daba de la importancia que tenía convertirse en un modelo a seguir y usar su plataforma para marcar la diferencia.

"Tiene que haber mujeres en puestos altos para que la gente se fije. Pero igual de importante es tener entrenadoras fogueándose y atesorando experiencia en categorías juveniles. Tenemos que mirarlo desde todos los ámbitos y plataformas en términos de cómo podemos marcar la diferencia".

"Creo que las diferencias nos hacen más fuertes", aseveró Ellis. "Esa misma idea e interpretación se aplica cuando estás construyendo una organización. Yo miro a través de un cristal que es diferente al de otras personas que han vivido experiencias diferentes. Tener líderes con perspectivas y visiones diferentes hace que todo se convierta en una experiencia mucho más enriquecedora e intensa. Si podemos tener más diversidad en los puestos altos y ejecutivos, ganamos mucha más profundidad".

Cuando Ellis puso fin a un capítulo de su carrera como entrenadora de la selección estadounidense, tuvo un momento para echar el freno y recapacitar.

"Mientras recapacitaba, pensé '¡Vaya!, ha sido un viaje increíble y una experiencia asombrosa'. Y quieres que otras personas tengan la oportunidad de experimentar esas cosas. Yo fui la primera persona de mi familia que fue a la universidad. Esa experiencia me hizo querer lo mismo para mi hija. Cuando algo te beneficia, piensas que también debe beneficiar a otras personas. Hubo una especie de examen de conciencia, de pensar en lo que me había resultado un reto a lo largo del camino. Y 25 años después seguimos teniendo los mismos retos, así que, ¿qué podemos hacer para mitigar o atenuar algunos de esos retos para hacer que esta oportunidad sea más viable para más mujeres?".

El fondo de becas que lleva su nombre y el programa SheChampions son el comienzo de esa solución. Y seguro que en el futuro habrá muchas más Jill Ellises liderando a hombres y mujeres hasta lo más alto.

Explora este tema

Notas recomendadas