Fútbol femenino

Los grandes sueños de la pequeña Muzdalifah

Indonesia forward Zahra Muzdalifah poses for a photo
© Others
  • Zahra Muzdalifah es una de las mayores promesas de Indonesia
  • La delantera aspira a ser la primera indonesia en jugar en Europa
  • “Espero poder abrir puertas a nuestras jugadoras”, afirma la adolescente

Pocos futbolistas pueden decir que marcaron su primer gol como internacional con 17 años. La delantera indonesia Zahra Muzdalifah sí lo hizo, con un tanto de cabeza que no sólo inauguró su casillero con la selección, sino que también sirvió para iniciar una bonita remontada.

Fue en el Campeonato Femenino del Sudeste de Asia 2018 y contra Filipinas, en el último partido de la fase de grupos. Indonesia, país anfitrión, afrontaba el encuentro tras haber empezado con un empate sin goles y haber encajado luego dos goleadas, con lo que ese choque ante Filipinas era su última oportunidad para salvar un poco el honor ante su público.

Sin embargo, la cosa no empezó con buen pie y, al cuarto de hora, las locales iban dos goles abajo. Pero la tónica cambió cuando Muzdalifah apareció para acortar distancias con un soberbio testarazo poco después del descanso. Estimuladas por el gol, las indonesias presionaron con más intensidad y Mayang Mayang igualó la contienda, antes de que Syenida Meryfandina las pusiese por delante.

El partido concluyó con un 3-3, pues las visitantes tuvieron la suerte de empatar en el último suspiro. En cualquier caso, Muzdalifah y sus compañeras se ganaron los aplausos por su enérgica e impresionante actuación.

La emoción de la primera vez

“Fue mi primer gol [como internacional], y lo marqué con un cabezazo”, cuenta la número 10 de Indonesia a FIFA.com. “Creo que todos mis goles con la selección hasta la fecha han sido de cabeza. No jugamos mal, pero por desgracia, no logramos ganar”.

“Para ser sincera, me puse contentísima al ver entrar el balón. Sentí como si la sangre me bombease más deprisa, y me pregunté: ‘¿Pero de verdad ha sido gol?’. Era algo que las palabras no podían explicar. Estaba muy orgullosa y feliz”, añade la delantera de 19 años.

Muzdalifah siguió impresionando un mes más tarde en los Juegos Asiáticos de 2018, que también albergó Indonesia. El equipo lo hizo mejor, registrando una victoria por 6-0 sobre Maldivas en la que Muzdalifah se apuntó un doblete.

“Incluso ahora, cuando recuerdo esos momentos, se me pone la carne de gallina”, afirma riendo. “Al fin y al cabo, los goles los marcamos para nuestro país. Por supuesto, nuestros aficionados nos elevaron la moral dedicándonos cánticos durante todo el partido”.

Progresión meteórica

En efecto, el desarrollo del fútbol femenino se ha ido acelerando durante los últimos años en Indonesia. La pasión por el deporte rey se desató por todo el país tras haber organizado con éxito el campeonato regional y los Juegos Asiáticos. Y un año después, en 2019, se puso en marcha su liga femenina de primera división, la Liga 1 Putri. Muzdalifah, que ya era una estrella en ciernes, fue fichada por el Persija Putri para vestir la camiseta número 9.

La joven dejó su huella enseguida en la nueva liga. Sobre todo, marcó dos goles en la victoria de su equipo por 2-1 sobre el potente Persija. Y aunque Muzdalifah se perdió el resto de la temporada por una inoportuna lesión –una importante rotura del tríceps–, sus brillantes actuaciones con su club y su selección la han convertido en una de las mayores promesas de su país.

“Hice grandes progresos en 2018 y 2019”, señala. “Me entrenaba a tope. Todos los días quería conseguir algo nuevo jugando con mi selección y mi club. El Campeonato Femenino del Sudeste de Asia, los Juegos Asiáticos y la Liga 1 Putri han dado un impulso realmente importante al fútbol femenino, ofreciéndonos más oportunidades para jugar. Pero este año todo se paró por la COVID-19… Espero que la pandemia se vaya pronto y podamos regresar a los terrenos de juego”.

Persija Putri forward Zahra Muzdalifah poses for taking a photo
© Others

Sueños europeos

Muzdalifah no se queda ahí, y sueña con ser una pionera convirtiéndose en la primera futbolista indonesia en jugar en Europa. Su equipo preferido es el FC Rosengard sueco, donde jugó varios años la megaestrella brasileña Marta.

“Me gusta el club por Marta. Es la estrella más grande de la historia del fútbol femenino. Por supuesto, mi objetivo realista es encontrar un equipo europeo que acepte mi nivel. Espero poder abrir puertas a nuestras jugadoras”, señala.

Además de Marta, Muzdalifah también se inspira en otras estrellas, como Neymar y Alex Morgan: “Admiro a Neymar por sus extraordinarias cualidades técnicas, y me gusta Morgan por su inteligente estilo de juego. Quiero convertirme en una delantera eficaz como ella y marcar más goles”.

Indonesia es una potencia del bádminton, el deporte más popular del país, que le ha hecho gozar de estrellas como la ex campeona olímpica Susi Susanti. Y Muzdalifah cree que su país puede alcanzar cotas similares en el fútbol femenino si mantiene su ritmo de desarrollo actual.

“Si otorgamos la suficiente confianza a las futbolistas, y si se les proporcionan abundantes oportunidades, mejorarán rápido. Actualmente, nuestro fútbol femenino cotiza al alza, y creo que podemos conseguir cosas más grandes en el futuro. Produciremos nuestras versiones futbolísticas de Susi Susanti”, concluye.

Explora este tema

Notas recomendadas