#OctubreRosa

Pressley: No puedo creer que mi regreso haya sido tan rápido

Toni Pressley
© Orlando Pride
  • Octubre es el mes de sensibilización sobre el cáncer de mama
  • Toni Pressley, del Orlando Pride, superó al cáncer de mama
  • La ex internacional juvenil de EEUU habló del tema con FIFA.com

El año pasado fue un periodo convulso para Toni Pressley. El 5 de julio de 2019 descubrió que tenía cáncer de mama, y la sombra de la duda cubrió todo lo que sabía y apreciaba hasta el momento. "Supe que tenía cáncer, pero desconocía la gravedad de mi enfermedad, qué tratamiento debía seguir, si necesitaba quimioterapia o radiación, si podría volver a jugar al fútbol o qué me depararía el futuro".

Tres meses después, tras haberse sometido a una doble masectomía a principios de agosto, se obró lo que solo se puede considerar un milagro: Pressley regresó a los terrenos de juego. Jugó como suplente en el último partido de la temporada del Orlando Pride. Ashlyn Harris le ciñó el brazalete de capitana en el brazo izquierdo, y Pressley volvió a dedicarse a lo que más disfruta: "Me gustan mucho dos cosas: me gusta empezar a jugar y me gusta terminar de jugar (risas)".

Ahora, en plena pandemia, Pressley se enfrenta a nuevas incógnitas e incertidumbres. La ex internacional juvenil de Estados Unidos ha hecho un hueco en su agenda para conversar con FIFA.com sobre las lecciones aprendidas y sobre cómo su historia de supervivencia le ha condicionado y le ha transformado la vida.

Toni Pressley
© Orlando Pride

¿Cómo cambió su vida desde el principio de la pandemia, como futbolista profesional y, lo que es más importante, como ser humano?

Todavía me encuentro en una especie de burbuja. Como club, hemos tratado de mantenernos todo lo posible dentro de una burbuja, incluso durante la serie de otoño de la NWSL. Sigo haciendo la compra por internet y no voy a muchos sitios, excepto a hacer ejercicio o a trabajar de entrenadora [Pressley entrena un equipo juvenil de Orlando]. Sigo con la mentalidad de que debo quedarme en casa todo lo posible. No estoy segura de cuándo saldré de esta fase. La situación de la Covid me ha marcado sobremanera. Procuro ser prudente.

Octubre es el mes de sensibilización sobre el cáncer de mama, y usted superó la enfermedad. ¿Cómo usa esta plataforma llamada fútbol para motivar a otras mujeres?

Publico notas en una red social para concienciar sobre la enfermedad y difundir mi mensaje, especialmente sobre mi historia en general. Al igual que está sucediendo con la Covid, el cáncer de mama puede pasarle a cualquiera. Repito: puede pasarle a cualquiera. Mi caso es uno más de los muchos ejemplos de esto que digo, porque siempre había estado convencida de tenía buena salud, pues soy una persona activa y además deportista profesional. Se trata de que la gente sea consciente de esto y de que se dé cuenta de que nadie está exento de la enfermedad por mucho que crea que tiene una forma física excelente. Se trata de animar a las personas a que tomen la iniciativa cuando se trata de su salud, a reconocer los cambios que se produzcan en su organismo y a tomárselos muy en serio, Hay que decirles que no lo dejen para mañana o que piensen que los síntomas se deben a otra cosa. Durante demasiado tiempo, unos dos meses o así, pensé que mis síntomas se debían a algo totalmente diferente. Se trata de no esperar, de ir al médico y de cuidarse mucho.

¿Qué ha aprendido de sí misma durante todo este proceso? ¿De qué forma le ha cambiado como persona?

He comprendido que soy más fuerte de lo que pensaba, sobre todo mentalmente, para pelear, afrontar el diagnóstico, pasar por varias operaciones, sobrellevar una época llena de enormes incógnitas y superarlo todo. He aprendido a concentrarme en el presente y a vivir al día, algo que, en el pasado, no me fijaba. Siempre me había preocupado el porvenir, el futuro, y me había olvidado de vivir el momento y de compartir las experiencias, conmigo misma y con los demás. Esta experiencia con el cáncer me ha enseñado a ser una persona atenta, a vivir el presente y a saber que soy mucho más fuerte de lo que pensaba.

Cuando piensa en su regreso a los terrenos de juego el pasado octubre, ¿qué emociones recuerda?

La verdad es que recuerdo la incredulidad. Sigo sin creerme que pudiera regresar tan pronto. Tiene mucho que ver con la comunidad de personas que me respalda, desde mis amigos y familiares hasta el club y la liga, pasando por mis médicos y por el personal del Orlando Pride, que me ha ayudado a llegar aquí, a poder competir en el último partido de la temporada y volver a los entrenamientos tan rápidamente. Recuerdo que todo lo que quería era esforzarme y que llamaba continuamente al médico para preguntarle si podía hacer esto a aquello. Siempre me respondía: "Tienes que calmarte". A lo que yo le contestaba que me sentía muy bien, que me dejara hacer algo. Me resultó muy duro, sobre todo porque soy una persona muy independiente y solía apañarme siempre sola. Me costó mucho dejar que los demás me lo hicieran todo. No obstante, sigo sin creerme lo rápido que conseguí volver.

El arte es muy importante para usted. ¿De dónde le viene este amor por el arte, y cómo está ayudándole?

Siempre he sido una persona creativa. Me sirve para relajarme y liberarme de las tensiones; es como una vía de escape. Desde siempre me ha gustado mucho el arte, hasta el punto de que lo estudié en el bachillerato. En la pandemia he vuelto a descubrir mi vena artística, a pintar y a dibujar de nuevo. He aliviado el estrés de esta forma, porque no he podido moverme de casa. Siempre he buscado cosas para mantenerme ocupada, y una de las más maravillosas ha sido volver a pintar y dibujar. He diseñado el logotipo de las camisetas para la sensibilización sobre el cáncer de mama que está vendiendo el Orlando Pride. Quería diseñar un logotipo diferente a los que solemos ver. Espero que a la gente le guste y que compre muchas camisetas (risas). Además, me gusta escribir poesía, y me he dedicado también a eso. ¡Y he cocinado mucho! ¡Me encanta cocinar! Todo esto ha llenado mi vida durante la pandemia.

¿Podría explicar a la gente la importancia de hacerse chequeos?

Lo mejor que podemos hacer por nosotros es conocer nuestro cuerpo. Nadie conoce tu cuerpo mejor que tú. Prestarle atención, reconocer los cambios y tomar la iniciativa para solucionarlos puede salvar vidas. Me diagnosticaron en fase 1, pero quién sabe qué hubiera pasado si no hubiera contado con recursos suficientes para ir al médico. Pienso mucho en eso y me siento muy afortunada por haber ido al médico cuando lo hice, porque habría podido ser mucho peor.

Toni Pressley
© Orlando Pride

Explora este tema

Notas recomendadas