Fútbol Femenino

Tiffany Cameron, rapera y trotamundos, busca casa

Tiffany Cameron of Jamaica looks on
© Getty Images
  • Tiffany Cameron disputó con Jamaica la Copa Mundial Femenina
  • Chipre e Israel han completado su variada aventura futbolística
  • "No puede faltar un sueño para seguir adelante"

Hace siete años, Tiffany Cameron fichó por Seattle Reign. En aquel momento, parecía que era la consecución de un sueño, así como la continuación del inexorable ascenso de una estrella emergente. Sin embargo, acabó convirtiéndose en el principio de un sinuoso viaje que le ha llevado a militar en nueve clubes de seis países distintos, en los que nunca ha estado más de un año.

Si a todo esto le añadimos que ha cambiado de selección —pasó de jugar con Canadá a hacerlo con Jamaica—, Cameron podría parecer la nómada por excelencia del mundo del fútbol. Ahora, a sus 28 años y con una experiencia que va desde la Copa Mundial hasta récords goleadores y tres descensos, esta trotamundos nacida en Toronto tiene ganas de encontrar una residencia fija.

“Lo que de verdad quiero tener ahora es estabilidad”, cuenta la delantera a FIFA.com. “Si pudiera ir a algún sitio, firmar un contrato a largo plazo, asentarme y marcarme ciertos objetivos en el plano personal, sería perfecto. Me he acostumbrado a viajar por el mundo desde que tenía unos quince años, me he adaptado a las culturas que me rodeaban y he disfrutado de muchas y grandes experiencias. Pero, a veces, estar constantemente cambiando de lugar para empezar de cero puede ser agotador”.

Los clubes de Cameron

2009-2012: Ohio State Buckeyes (USA)
"Jugué cuatro años en Ohio State, lo cual es mucho tiempo para mí, y fue una experiencia fantástica. Batí el récord histórico de goles del equipo, lo cual fue increíble. En aquel momento, todo parecía ir sobre ruedas".

2013: Seattle Reign (USA)
"Allí firmé mi primer contrato profesional, y estaba muy, muy ilusionada. Sin embargo, pese a que el equipo estaba repleto de grandes jugadoras, le faltaba algo de química. Nunca olvidaré cuando la entrenadora, Laura Harvey, me llevó aparte y me dijo: ‘Tiff, eres una futbolista magnífica, pero te hace falta más experiencia’. Me dijo que iba a traer a una jugadora más veterana y que me dejaría marchar. Me sentó como un tiro. Fue como si me despidieran de un trabajo que me gustaba. Pero ahora entiendo que, en aquel momento, no estaba del todo preparada para la NWSL".

2013: FC Kansas City (USA)
"Hasta entonces, yo siempre había sido la estrella de mi equipo. Por eso, la sensación de sentirme rechazada me estremeció. No obstante, recuperé el ánimo al cabo de unos días. Una de las primeras cosas que hice fue apuntar el nombre de un club en el que me gustaría jugar. Ese club era Kansas City. Se me da muy bien atraer la energía, así que lo escribí en un papel, lo metí debajo de la almohada y, a los pocos días, me llamaron para ficharme. ¡Todavía guardo ese trozo de papel! En aquella época estaba al mando Vlatko Andonovski —actual seleccionador de Estados Unidos—, y aprender de su mano me vino de maravilla".

Tiffany Cameron celebrates a goal for 1899 Hoffenheim.
© imago images

2014: Hoffenheim (GER)
"Cuando Laura Harvey me dejó salir de Reign me dijo que me vendría muy bien jugar al otro lado del charco, y le hice caso. Sabía que el físico lo tenía, pero necesitaba mejorar en los aspectos técnico y táctico. El Hoffenheim fue mi primer club en el extranjero, y supuso un gran reto para mí, tanto profesional como social. El entrenador no hablaba inglés, y la mayoría de jugadoras tampoco, y yo no sabía nada de alemán. Pero supongo que, a veces, una no puede crecer como futbolista si no se siente algo incómoda, y yo aprendí mucho, tanto sobre mí como de fútbol".

2015: Apollon Limassol (CYP)
"Recuerdo que, cuando me lo dijeron por primera vez, pensé: ‘¿Chipre? ¿En serio?’. Pero sabía que algunas jugadoras de la NWSL iban a ir allí aprovechando el parón para jugar la Liga de Campeones, una competición que a mí también me atraía muchísimo. Sin embargo, pese a que marqué algunos goles y jugué bien, no superamos la fase de grupos. Pero me lo pasé bien y estábamos al lado de la playa. Así que, teniendo todo eso en cuenta —volver a meter goles y disfrutar de la vida—, fue terapéutico en cierto modo".

2015-16: F.C Ramat HaSharon (ISR)
"Una antigua amiga mía de Ohio State me convenció para ir a Israel, aunque al principio estaba completamente en contra de esta idea. Antes de llegar allí, dije que quería marcarme el objetivo de ser la máxima goleadora del campeonato y ayudar a que mi equipo conquistara su primer título liguero. Y conseguí ambas cosas, con 38 dianas en 24 partidos. Fue genial participar en ese hito histórico. Y también fue una bonita experiencia vital: fui al Mar Muerto y a Jerusalén, monté en camello... Cosas que, de lo contrario, nunca habría hecho".

2016-17: Borussia Monchengladbach (GER)
"Me sentía cómoda en Israel y el club quería que me quedara, que ampliara mi contrato y jugara la Liga de Campeones. Y me ofrecían una magnífica cantidad de dinero. Pero creo que estamos en este mundo para progresar, por eso le dije a mi agente que mi deseo era volver a Alemania. Desafortunadamente, era el primer año del Borussia en la máxima categoría y acabamos descendiendo".

2017: FF USV Jena (GER)
"Otro club alemán, en este caso USV Jena, se interesó por mí entonces. Fiché después de que se confirmara el descenso del Borussia, porque quería seguir en primera división. ¡Pero también acabamos bajando! No he tenido mucha suerte en ese sentido".

2018: Vittsjo GIK (SWE)
"Fue una etapa corta en un club que necesitaba una delantera para lo que restaba de temporada. Pero había pasado por el quirófano en Alemania y, echando la vista atrás, creo que me precipité un poco con la recuperación, ya que no pude ofrecer mi mejor versión en Suecia".

2019: Stabaek (NOR)
"Noruega fue otra experiencia de lo más interesante, ¡aunque volvimos a descender! Eso sí, fuera de la cancha, Noruega me pareció increíble. Es un país precioso".

2020: ?
"Como ya se ha visto, ¡no tengo problemas para ir a jugar a donde sea! Pero también sé por experiencia que he de elegir bien, porque tengo clara una cosa: no quiero ir a otro club que vaya a luchar por la permanencia, que solo intente sobrevivir. Si pudiera encontrar un equipo con aspiraciones de estar en lo alto de la tabla y hacer algo importante, me encantaría asentarme".

Tiffany Cameron of Jamaica poses for a portrait during the official FIFA Women's World Cup 2019 portrait session.
© Getty Images

De Canuck a Reggae Girl

Entre todo este ajetreo de clubes, Cameron también sacó tiempo para cambiar de selección nacional. De joven fue una gran promesa de Canadá, y destacó en la edición inaugural de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA en Nueva Zelanda. No obstante, la itinerante carrera de la delantera no le permitió consolidarse junto a figuras como Christine Sinclair — "la futbolista más humilde con la que he jugado"—, y se quedó fuera del panorama internacional.

"Fue allá por el 2014 cuando Hubert Busby, actual seleccionador de Jamaica, me habló de nacionalizarme", recuerda Cameron, cuyos padres son naturales del país caribeño. "Me interesó, pero en aquel momento seguía yendo con la selección canadiense y no estaba preparada para comprometerme".

"Soy muy amiga de Nicole McClure —la arquera que se erigió en la heroína de Jamaica en el clasificatorio— y, después de clasificarse, me dijo medio en broma que quizá era el momento de subirme al barco. Lo comentamos entre risas, pero, poco después, Busby volvió a ponerse en contacto conmigo. No podía decir que no a la oportunidad de formar parte de un grupo que estaba haciendo historia, y sabía que podía aportar mi granito de arena. Me alegro mucho de haber tomado esa decisión, porque el Mundial fue increíble. Fue todo lo que esperaba y más".

Aventuras musicales

Otra de las sorpresas que le deparó Francia 2019 fue cuando la FIFA, que se había enterado de su talento para la música, contactó con Cameron para grabar un rap relacionado con la Copa Mundial. El resultado se emitió y se compartió por todo el planeta, y acabó siendo una canción entera. Fue la continuación al gran interés por la música que ha desarrollado Cameron paralelamente a su carrera como futbolista.

"Our Time is Now fue algo muy divertido en Francia. Me lo pasé en grande haciendo la canción, y a mis compañeras les encantaba. Algunas de ellas incluso se emocionaron", cuenta la protagonista.

"Para mí, todo empezó cuando iba al colegio. Escribí algunas rimas y, créeme, ¡eran espantosas! Me gustaban Missy Elliott, 50 Cent, Eminem... Pero sobre todo Missy, porque tiene un ritmo increíble. En cualquier caso, no empecé a tomarme en serio la música hasta el instituto. Allí fue la primera vez que entré en un estudio profesional y grabé un tema titulado Buckeyes Put Your Hands Up, un himno para Ohio State".

"Seguí con la música cuando me fui al extranjero, y una de mis canciones favoritas es For the Love of the Game, por la letra: I didn’t do it for the money; I didn’t do it for the fame; I didn’t do it for the glory (‘No lo hice por la pasta, no lo hice por la fama, no lo hice por la gloria’). Resume muy bien lo que me anima a seguir a mí y a muchas otras futbolistas. Por lo general, en el fútbol femenino no hay mucho dinero, así que no puede faltar la pasión y un sueño para seguir adelante".

No hay duda de que Cameron tiene esa pasión, y su sueño ya le ha llevado por todo el mundo. Ahora, a sus 28 años, su ilusión es encontrar un club y una ciudad en la que por fin poder echar raíces.

Explora este tema

Notas recomendadas