Fútbol Mundial

Yamashita hace historia y disfruta con la responsabilidad de arbitrar

Match Referee Yoshimi Yamashita carrying off the match ball
© Getty Images
  • Yoshimi Yamashita, árbitra de Francia 2019, vive por y para el fútbol desde niña
  • Coronó un hito al dirigir un partido masculino en la Copa de la AFC 2019
  • Cargó con la responsabilidad de responder en un duelo que hizo historia

El partido de la Copa de la AFC 2019 que enfrentaba al Yangon United, de Myanmar, con el Naga World, de Camboya, fue histórico. Estuvo dirigido por Yoshimi Yamashita, a quien acompañaban Makoto Bozono y Naomi Teshirogi, por lo que se trató del primer encuentro asiático de fútbol masculino cuyo un equipo arbitral era exclusivamente femenino. Terminó con un resultado de 2-0 a favor del cuadro local, el Yangon, pero su repercusión fue más allá del simple tanteo.

“Antes del partido noté más presión que de costumbre”, cuenta a FIFA.com la colegiada, de 34 años. “Fue un honor que me encargasen dirigir ese partido, aunque también era consciente de que tenía la responsabilidad de procurar hacer mi trabajo lo mejor posible. Ese partido abrió una nueva senda para las árbitras”.

“[Siendo sincera], tenía la sensación de que el encuentro podía ser importante para el futuro de las árbitras”, continúa Yamashita. “Yo no tenía más que concentrarme en mi trabajo durante el partido. Me sentí agradecida por la decisión que tomó la AFC y también hacia todas las personas que se esforzaron para hacerlo posible”.

Un progreso rápido y constante

Oriunda de Tokio, su pasión por el fútbol comenzó cuando empezó a practicarlo a los cuatro años, tras los pasos de su hermano mayor. “Nunca me atreví a soñar con ser futbolista profesional, pero siempre quiero jugar al fútbol”, explica Yamashita, monitora de gimnasio de profesión. “Voy a seguir jugando toda la vida”.

Entró en contacto con el arbitraje siendo estudiante universitaria, influida por la que sería su asistenta en el histórico duelo masculino, Bozono, entonces jugadora del primer equipo de su facultad. “Me invitó a acompañarlas arbitrando y me pareció interesante. ¿Quién iba a pensar que algún día arbitraríamos juntas un partido del Mundial Femenino?”, dice, refiriéndose al Alemania-Nigeria de octavos de final de la Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019™.

Yamashita comenzó como una prometedora árbitra y fue subiendo peldaños de forma constante hasta llegar a dirigir la final de la Copa de la Emperatriz de Japón de 2015, celebrada en un estadio Kawasaki Todoroki que agotó su aforo de 26.000 espectadores. El público se hizo oír durante toda la contienda, en la que el NAC Kobe Leonessa venció al Albirex Niigata por 1-0, con un tanto de la legendaria Homare Sawa.

“Para mí fue memorable dirigir un partido delante de tantísimos espectadores. La pasión de los hinchas se sintió claramente, me maravilló, ¡y no pude evitar pensar que el fútbol femenino es un deporte fantástico!”.

Referee Yamashita Yoshimi during the FIFA U-17 Women's World Cup Uruguay 2018 group D match between Colombia and Spain 
© Getty Images

Experiencia mundialista

Yamashita seguiría avanzando y formó parte de los equipos arbitrales de la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA 2018, disputada en Uruguay, hasta acabar haciéndose cargo de aquel Alemania-Nigeria de Francia 2019.

“Cuando las jugadoras estaban entrando en la cancha el corazón me latía fortísimo. Nunca olvidaré esa experiencia. Aún recuerdo la mirada iluminada que tenían las jugadoras y el entusiasmo que hubo durante todo el partido [por parte de los espectadores y de las futbolistas]”.

“Creo que en el Mundial Femenino todas las personas que participan pueden demostrar su pasión por el fútbol. Las jugadoras se entregan al máximo y exhiben su habilidad representando a sus países, mientras que las árbitras también demuestran su valía con sus actuaciones en el terreno de juego”.

Yamashita considera la comunicación una aptitud fundamental para el arbitraje moderno. “Comunicarse con los jugadores es algo complicado para cualquier árbitro. Hay que prestar atención a las tareas arbitrales, pero también formar una relación con quienes juegan, crear un ambiente que les permita centrarse en su juego”, señala.

“A largo plazo, mis objetivos son hacer una aportación al fútbol femenino. Quiero participar en grandes partidos [como árbitra] y conseguir que todas las personas que están en los estadios se sientan satisfechas”.

Explora este tema

Notas recomendadas