Freestyle

Zimouche abre puertas con libertad y estilo

Lisa Zimouche (Freestyle)
© Others
  • Lisa Zimouche, futbolista convertida en estrella del freestyle
  • Cuenta con más de 2 millones de seguidores en Instagram
  • La franco-argelina ha abierto puertas para las generaciones venideras

“No sé si soy un modelo actualmente, pero hago todo lo posible para demostrar a la gente que ser una chica que juega al fútbol es normal. Si mi trayectoria puede inspirar a las chicas jóvenes, habré cumplido mi objetivo”, explica Lisa Zimouche a FIFA.com.

Actualmente, la franco-argelina de 21 años es una estrella mundial del fútbol freestyle que cuenta con más de 2 millones de seguidores en su cuenta de Instagram. En sus vídeos se puede admirar a esta deportista tratando el balón con un arte exquisito y realizando cosas impensables para el común de los futboleros.

Para ella, todo empezó al pie de su inmueble, donde empezó a golpear al balón inspirada por las proezas de la selección de Francia de Zinédine Zidane, Franck Ribery o Samir Nasri, sus primeros modelos.

“Cuando empecé, mis ejemplos a seguir eran básicamente jugadores masculinos. Conocía a algunas jugadoras, como Louisa Necib, con quien me han comparado a veces, pero era algo bastante marginal. Hoy el fútbol femenino es más visible y hay un montón de ejemplos a emular. Y mi objetivo es ayudar a las mujeres a adquirir confianza en sí mismas, ya sea a través del freestyle o del deporte femenino en general”, subraya.

Al principio, Zimouche “no estaba necesariamente más dotada que la media”, explica, “pero como jugaba en un equipo donde prácticamente solo había chicos, tenía que trabajar el doble para demostrar mi legitimidad. Incluso cuando jugaba enfrente de mi casa, tenía que imponerme y demostrar que sabía jugar, simplemente”.

E incluso una vez que se había ganado su puesto, quedaban por disipar algunos prejuicios sexistas con el balón en los pies. “El equipo contrario decía a menudo que iban a ganarnos porque había una chica en nuestro equipo. Pero eso era una motivación para mí. Quería demostrarles que estaban equivocados”, recuerda.

Un día, su predilección por los detalles técnicos la llevó a conocer el fútbol freestyle, y se produjo el flechazo. “Recuerdo ese momento con exactitud. Tenía 10 años y me había apuntado a un torneo de fútbol callejero; y había futbolistas freestylers que habían venido a dar un espectáculo y un taller. Fue la gran revelación para mí, y me puse a entrenar todos los días. Veía vídeos por Internet y trataba de imitar los gestos”, cuenta esta trabajadora incansable.

“Es una disciplina donde hay tantísimo que aprender que me entrenaba una y otra vez cuando quería perfeccionar un gesto. La ‘vuelta al mundo’, por ejemplo: no medía ni siquiera 1,40 metros, pero recuerdo haberme pasado horas y horas enfrente de casa hasta que conseguí hacerla. Los primeros años, me pasaba hasta cinco horas al día entrenándome”, revela.

Paralelamente, siguió jugando al fútbol e, incluso, entre los 14 y los 16 años se incorporó al París Saint-Germain. Esa experiencia le inculcó una disciplina y un rigor valiosísimos para perfeccionar su arte y, con 15 años, obtuvo un título de campeona del mundo de fútbol panna, una modalidad donde lo primordial es hacer un caño a tu rival. Sus vídeos empezaron a circular de forma viral por la red, y su carrera despegó de verdad.

Actualmente, Zimouche ha viajado por todo el mundo y ha acumulado millones de visionados con sus vídeos, cada vez más creativos. “Me inspiro en todo lo que veo. Puede venir de la música, o de otros deportes como el baloncesto; un deporte que me gusta mucho. También puedo inspirarme en un lugar cuando viajo. Mis vídeos pueden tanto estar escritos de antemano como improvisarse en el momento. ¡Eso es realmente freestyle!”, puntualiza.

Ella, junto a otras pioneras como Melody Donchet, han abierto el camino a las generaciones venideras de chicas jóvenes que sueñan con expresar su creatividad con un balón traspasando las fronteras del fútbol tradicional, en una disciplina donde el único límite es el de la imaginación.

Para concluir, ¿qué consejos daría esta artista del balón a las que sueñan con imitarla? “Ser apasionada, porque la pasión conduce naturalmente al trabajo; y eso es en todos los ámbitos. Hay que trabajar también en la confianza en ti misma para no dejarte influenciar por lo que se dice alrededor y escuchar tu instinto. De pequeña oí que lo que hacía no estaba bien y no iba a llevarme a ninguna parte, pero yo sabía muy bien en lo más profundo de mi alma que eso no era cierto”.

Algunos encuentros inolvidables...

Paul Pogba y Presnel Kimpembe

Son dos jugadores muy accesibles y sencillos. Nos entendemos con facilidad quizás porque provenimos del mismo entorno. Sentí un respeto mutuo porque ven mis vídeos. Me impresionó Paul Pogba, a quien conocí en 2015 en la grabación de un anuncio, ¡y sacó a relucir auténticos trucos de freestyle que incluso algunos profesionales del freestyle no consiguen hacer!

Usain Bolt

Es un encuentro que me marcó mucho. Es a la vez una leyenda y alguien muy sencillo con energías positivas. Le encanta el fútbol y le atrae mucho el balón. La conexión fue muy fácil de establecer.

Neymar

Estaba lesionado cuando le conocí, por lo que no pude verle en acción. Pero cuando le ves jugar, se nota que tiene ese vínculo con el balón muy próximo a la cultura del freestyle, como todos esos jugadores que proceden del fútbol sala, que utilizan mucho la suela.

Zinédine Zidane

Me invitaron a un torneo para su asociación, el Z5 en Marsella, y jugué contra su familia (risas). Estaban sus hijos, sus sobrinos, y él mismo. Fue impresionante porque se notaba una verdadera complicidad entre ellos, y que estaban acostumbrados a jugar juntos. Se encontraban con los ojos cerrados. Zizou hace cosas completamente locas sin dar la impresión de forzar. Es un verdadero artista con el balón, y sus cualidades se expresan plenamente en el cinco contra cinco.

Explora este tema

Notas recomendadas