Contra todo pronóstico, los dos representantes de la CAF en el Torneo Olímpico de Fútbol Femenino que se celebra el año que viene procederán del sur de África: son Zimbabue y Sudáfrica.

El seleccionador Shadreck Mlauzi hizo historia al clasificar a las Mighty Warriors zimbabuenses, que serán el primer equipo de fútbol de su país que actúe en un torneo global. Para Sudáfrica, Río 2016 será su segunda participación consecutiva en los Juegos Olímpicos.

Zimbabue aprovecha su oportunidad
La trayectoria de Zimbabue rumbo a Río de Janeiro estuvo repleta de sobresaltos. La regla del valor doble de los goles fuera de casa les permitió superar dos etapas y la inesperada retirada de Costa de Marfil, otra más.

Después de acceder automáticamente a la segunda ronda, las Mighty Warriors superaron a Zambia gracias a un triunfo por 1-0 en casa, después de que la eliminatoria terminase con un tanteo global de 2-2. En la tercera fase, las zimbabuenses no llegaron a viajar a Abiyán para jugar el partido de ida, de modo que se concedió a las locales una victoria por 3-0. En un principio se dijo que se había cancelado el encuentro de vuelta y que el equipo del oeste de África ya estaba en la siguiente ronda, pero esa decisión fue anulada. Luego, Costa de Marfil no compareció en el segundo choque, lo que propició el pase de Zimbabue.

En la última ronda clasificatoria, se enfrentaban a Camerún, uno de los dos representantes del continente en Londres 2012. Zimbabue cayó por 2-1 en la ida en Yaundé, pero remontó la eliminatoria en casa al vencer gracias a un gol en el minuto 8 de la delantera Rudo Neshamba, que ya había marcado el solitario tanto de las suyas en tierras camerunesas.

La victoria desató una ola de euforia en todo el país, y el gobierno prometió a las jugadoras una prima y organizar un desfile por la capital en un autobús descapotable. “Desde el primer día, hicimos hincapié en que había que soñar con grandes cosas. Ese sueño lo ha sido todo, y estoy contento de que al final lo hayamos hecho realidad”, declaró Mlauzi, quien asumió la dirección del equipo antes de los partidos contra Camerún.

La goleadora Neshamba era incapaz de contener las lágrimas de alegría tras la victoria. “Esto es algo con lo que muchos equipos llevaban mucho tiempo soñando, aunque nunca lo habían conseguido. Para la selección y para nuestros hinchas significa muchísimo”.

El Ministro de Deportes y Ocio del país, Makhosini Hlongwane, destacó el orgullo patrio: “La sequía de la felicidad ha terminado. Hoy decimos ‘muerte a la mediocridad’. El fútbol ha reinventado la felicidad para todos nosotros, como zimbabuenses”, señaló en una nota de prensa, prometiendo además apoyar al equipo en su viaje a Brasil.

Sorpresa de las Banyana Banyana
El camino de Sudáfrica fue mucho más tranquilo. Las Banyana Banyana, que se habían quedado por muy poco fuera de la Copa Mundial Femenina de la FIFA™, al perder frente a Costa de Marfil en la repesca del Campeonato Africano Femenino, ganaron tanto los partidos de ida como de vuelta de sus eliminatorias ante Gabón y Kenia, antes de medirse con uno de los pesos pesados del fútbol femenino africano, Guinea Ecuatorial.

Las ecuatoguineanas, que se habían deshecho en la segunda ronda de Nigeria, nueve veces campeona de África y tres veces participante en los Juegos Olímpicos, resistieron a domicilio, al llevarse un 0-0 de Sudáfrica. Sin embargo, recibirían un jarro de agua fría en Bata, ya que Jermaine Seoposenwe anotó la única diana del encuentro a la hora de juego, que supuso la clasificación de las sudafricanas.

La capitana del equipo, Janine van Wyk, explicó a FIFA.com que la segunda parte de aquel partido se les hizo eterna: “Parecía que no terminaba. Nos defendimos con uñas y dientes, y cuando sonó el pitido final nos desplomamos sobre el césped. Fue una sensación increíble, sobre todo de alivio, al ver que todo nuestro esfuerzo había dado sus frutos”.

“Nos sentimos como en una nube. Ahora queremos hacer un buen papel en los Juegos y superar la fase de grupos. Estoy muy orgullosa de que hayamos tenido la perseverancia y la motivación necesarias para recuperarnos, tras fracasar en dos torneos”, concluyó.

Trabajo y experiencia
La Directora Técnica de Fútbol Femenino sudafricano, Frank Hilton-Smith, añadió que la clasificación para Río tenía una relevancia enorme. “Tras quedar fuera de Canadá, teníamos que recuperarnos y centrarnos en los Juegos”.

Hilton-Smith rindió también homenaje a su vecina Zimbabue. “Que se haya clasificado es algo grandísimo para el fútbol femenino de nuestra región. Son una selección con garra, que no tiene apoyo económico. En diciembre estuve allí en un curso para entrenadores de la FIFA y pude ver su entusiasmo y su entrega. ¡Estoy muy orgullosa de las jugadoras de Zimbabue, con las que nos une un vínculo muy estrecho!”.

En Londres, Sudáfrica perdió dos y empató uno de sus tres partidos de la fase de grupos. “Pero esta vez vamos a ir con una preparación mucho mayor, sin duda. La mayoría de nuestras jugadoras estuvieron en Londres y ya experimentaron lo que es el fútbol mundial. Algunas también pasaron por la selección sub-17 y fueron a Trinidad y Tobago 2010. También esperamos poder jugar contra potencias como Francia, Alemania o Estados Unidos, para evaluar en qué situación estamos y ver adónde tenemos que llegar”.