“El fútbol femenino surcoreano ha dado un paso adelante en el día de hoy. Nuestro objetivo era estar en octavos de final y estoy muy contento por haberlo conseguido, ya que nuestras jugadoras han sufrido mucho para hacerlo realidad. Será un honor medirnos en la siguiente fase a Francia, que es un rival fuerte y uno de los países punteros en el mundo del fútbol. Somos conscientes de ello y nuestro equipo piensa que todavía tenemos mucho que aprender, pero eso no impedirá que nos empleemos al máximo sobre el césped”.
Yoon Dukyeo, seleccionador de República de Corea.

“Ha sido un partido con dos partes diferenciadas. En la primera mitad tuvimos el dominio, pero en la segunda no supimos imponer nuestro juego de posesión. Por una parte me siento muy agradecido por el compromiso que han mostrado mis jugadoras, por su rendimiento y por el juego que han desplegado en los tres partidos, pero, desde un punto de vista futbolístico, también estoy un poco decepcionado con los resultados que hemos obtenido, porque creo que nuestro equipo ha hecho más que suficiente para pasar a la siguiente fase. Nos encontramos en el camino correcto en cuanto a filosofía y conceptos de juego, y cada vez son más las jugadoras jóvenes que llaman a las puertas del equipo. Nos gustaría haber alcanzado los octavos de final, pero lo cierto es que seguimos creciendo y que el equipo se ha beneficiado mucho de esta experiencia”.
Ignacio Quereda, seleccionador de España.