Copa Mundial del Fútbol Femenino de la FIFA Suecia 1995 ™

7 junio - 7 julio

Copa Mundial Femenina de la FIFA 1995™

Noruega conquista un torneo con valor doble

© imago
  • Subcampeonas en la 1ª edición, las noruegas se coronaron en Suecia
  • Alemania y Estados Unidos completaron el podio
  • Este segundo Mundial femenino presentó innovaciones en el reglamento

Si China 1991 fue la innovación, Suecia 1995 supuso la consagración del fútbol femenino al más alto nivel.

Jugadoras de las doce mejores selecciones del mundo compitieron por un doble objetivo: coronarse reinas mundiales del fútbol, y clasificar al primer Torneo Olímpico de Fútbol femenino, que se celebraría en 1996 en Atlanta. Y Noruega se llevó el título mundial a casa.

Suecia acogió los 26 partidos del Mundial, celebrados en sedes distribuidas por todo el país, y los equipos contaron con el apoyo de sus respectivos hinchas, incluso aquellos venidos de países como China, Japón o Australia.

© Getty Images

Adiós de Brasil y revancha china

El torneo comenzó con un resultado sorprendente, la derrota de Brasil por 1-0 a manos de las anfitrionas suecas, con un gol de Roseli. Las brasileñas no fueron capaces de recuperarse, y dijeron adiós al torneo tras perder sus dos siguientes duelos.

Suecia protagonizó una emotiva remontada ante su público frente a Alemania, a la que doblegó 3-2. Pia Sundhage y Malin Andersson anotaron respectivamente el gol del empate y el de la victoria en los diez minutos finales. En su última cita de la liguilla, las nórdicas refrendaron el pase a cuartos de final mediante un nuevo triunfo, contra Japón.

A pesar de caer ante Suecia, Alemania siguió adelante gracias a sus victorias sobre Japón y Brasil, esta última un arrollador 6-1, con dos dianas de Heidi Mohr. Las niponas también se clasificaron, ya que habían vencido a Brasil, pero no tuvieron nada que hacer frente a Estados Unidos en cuartos de final (4-0).

La RP China se cobró una revancha histórica en la eliminatoria de cuartos. Tras ser eliminada en 1991 por Suecia en casa, las chinas dejaron a las ahora locales fuera del torneo en los penales. Alemania accedió a semifinales tras endosarle un 3-0 a Inglaterra.

La superioridad de Noruega

Las escandinavas venían de perder la final de 1991 y fueron a por todas desde el inicio del torneo. Exhibieron una superioridad abrumadora sobre sus tres rivales del Grupo B -Nigeria, Inglaterra y Canadá-, con 17 goles a favor y ninguno en contra. Ya en cuartos, ganaron 3-1 a Dinamarca y se citaron con Estados Unidos, el rival que les privó del título en 1991.

Las norteamericanas, en calidad de campeonas, llegaban como principales candidatas, pero terminarían terceras. El equipo acusó en exceso la baja de la goleadora de 1991, Michelle Akers, que tuvo que retirarse por lesión al inicio del primer partido de las Barras y Estrellas en el torneo.

Ante Noruega, el tempranero gol de Ann-Kristin Aarones en el minuto 10 acabó marcando la diferencia para las escandinavas en un partido marcado por el dominio de las defensas sobre los ataques. Y consumada la revancha, Noruega se citó en la final con Alemania, que venía de ganar por la mínima a la RP China.

Bajo la lluvia, pero con el aliento de 17.000 aficionados en las gradas, escandinavas y alemanas ofrecieron una final emocionante que se decidió con los goles de Hege Riise y Marianne Pettersen.

Experimentos y árbitros

La FIFA introdujo de forma experimental el concepto de tiempo muerto por primera vez en este Mundial femenino. Esta norma provisional permitía a cada equipo pedir una interrupción de dos minutos en cada periodo, aunque sólo se utilizó aproximadamente una de cada tres posibles. La norma se hizo más estricta mediado el torneo, de modo que el tiempo muerto únicamente se podía solicitar antes de efectuar un saque de banda o de puerta, o después de recibir un gol.

Los árbitros emplearon estos minutos sobre todo para consultar con los asistentes, mientras que los entrenadores afinaron sus tácticas y las jugadoras aprovecharon para refrescarse.

Los árbitros fueron 14 mujeres y 11 hombres, y la sueca Ingrid Jonsson se convirtió en la primera mujer en dirigir una final de la FIFA. Las 42 tarjetas amarillas y una expulsión mostradas en la primera ronda probaron que se seguían respetando las consignas de la FIFA de aplicar de forma más estricta las normas en los 26 partidos. En la semifinal, otra expulsión, esta vez por doble amonestación, le impidió a la capitana noruega, Heidi Store, jugar la final.

Países participantes

Brasil, Canadá, Estados Unidos, Inglaterra, Noriega, Suecia, Dinamarca, Alemania, Nigeria, RP China, Japón, Australia.

Clasificación final

  1. Noruega
  2. Alemania
  3. Estados Unidos
  4. RP China

Sedes

Solna, Gävle, Helsingborg, Karlstad y Västeras.

Goles

99 (media: 3,8 por encuentro)

Distinciones individuales

  • Balón de Oro adidas: Hege Riise (NOR)
  • Balón de Plata adidas: Gro Espeseth (NOR)
  • Balón de Bronce adidas: Ann Kristin Aarones (NOR)
  • Bota de Oro adidas: Ann Kristin Aarones (NOR), 6 goles
  • Bota de Plata adidas: Hege Riise (NOR), 5 goles
  • Bota de Bronce adidas: Shi Guihong, 3 goles y 2 asistencias
  • Premio Fair Play de la FIFA: Suecia

Asistencia total de público

  • 112.213