Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019™

Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019™

7 junio - 7 julio

Fútbol Femenino

Un año de avances en el fútbol femenino

General view inside the stadium during the 2019 FIFA Women's World Cup France Quarter Final match between Norway and England.
© Getty Images
  • El éxito de la Mundial Femenino, uno de los muchos hitos del 2019
  • Récords de audiencia y de asistencia a lo largo y ancho del planeta
  • Rapinoe y las suyas deslumbraron en un año de gestas inéditas

Estaba claro que 2019 iba a ser un año trascendental para el fútbol femenino. Pero, al final, la esperadísima Copa Mundial Femenina de la FIFA, que fue inolvidable, acabó siendo solamente la punta del iceberg.

El listón se elevó tanto dentro como fuera de la cancha: las futbolistas, a base de calidad, y una afición cada vez más numerosa batieron récords sin parar. El año nuevo llega con el fútbol femenino mostrando una fuerza sin precedentes, y en el horizonte se mantiene la oportunidad de seguir creciendo y desarrollándose.

De aprovechar estas oportunidades se encarga precisamente Sarai Bareman, directora de fútbol femenino de la FIFA, que confía en seguir construyendo sobre la base de un periodo notable de progreso.

“El 2019 ha sido un año increíble para el fútbol femenino, tanto dentro como fuera del terreno de juego”, afirma Bareman.

“La Copa Mundial Femenina de la FIFA en Francia fue lo más destacado, por supuesto. Recuerdo la final de Lyon y cómo se me caían las lágrimas en el estadio. Fue muy emocionante ver todo lo que habíamos conseguido hacer por el fútbol femenino y la gran repercusión que tendría en mujeres y niñas de todo el mundo en los próximos años”.

“Las estadísticas hablan por sí solas, claro, pero los beneficios intangibles también han sido formidables. Me encuentro a diario con gente que me dice que era la primera vez que veía fútbol femenino, que estaba por todas partes, y que ahora se ha aficionado a este deporte. Ahora, lo más importante es que la FIFA dedique el éxito cosechado en 2019 a dar un espaldarazo al crecimiento del fútbol femenino e invierta a todos los niveles”.

Pero el futuro puede esperar. Ahora que el 2019 llega a su fin, es un buen momento para celebrar un año que ha sido testigo de tantísimos hitos en el fútbol femenino.

La revolución de las audiencias

El 2019 ha sido un año en el que las ganas por ver la calidad de las futbolistas han alcanzado cotas sin precedentes tanto en los estadios como desde casa.

Al término de la Copa Mundial Femenina se publicó, por ejemplo, que la cobertura mediática oficial de Francia 2019 —en televisión y plataformas digitales— había tenido 1.120 millones de espectadores. Se estableció así uno de tantos récords, y la velocidad y el alcance de este progreso quedó plasmado en una audiencia media por partido de 17,27 millones, más del doble de los 8,39 millones de media que tuvo Canadá 2015.

La final entre Estados Unidos y Países Bajos se convirtió asimismo en el encuentro de fútbol femenino más visto de la historia, con una audiencia media de 82,18 millones, un 56 % por ciento más que la final de 2015. Además, tuvo un total de 263,62 millones de espectadores únicos.

“Más que un evento deportivo, la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2019 fue un fenómeno cultural”, señaló Gianni Infantino, presidente de la FIFA.

“El haber superado la barrera de los mil millones demuestra el poder de atracción que tiene el fútbol femenino y que, si promocionamos y retransmitimos fútbol de clase mundial a gran escala, ya sea masculino o femenino, los aficionados siempre van a querer verlo”.

Récords pulverizados

Ese apetito al que se refiere Infantino quedó demostrado tanto en las gradas como en los televidentes que se pegaron a sus pantallas. Y, si bien la Copa Mundial Femenina se convirtió en el éxito que todos esperaban, uno de los aspectos más alentadores de este 2019 fueron los récords que se batieron más allá de la fase final de la cita planetaria.

Y es que los datos de asistencia no dejaron de crecer. Se batieron tantos récords que sería imposible enumerarlos todos. Algunos de los más importantes se registraron en partidos internacionales en Inglaterra (77.768 espectadores en el duelo contra Alemania), Estados Unidos (49.504 contra Portugal), Países Bajos (30.640 contra Australia), Suecia (25.582 contra Alemania), Australia (20.029 contra Chile) y Escocia (18.555 contra Jamaica).

Todos estos récords se batieron en partidos amistosos, por lo que los datos son aún más relevantes. En cualquier caso, el público no solamente acudió en masa a los encuentros de selecciones. En el fútbol de clubes, los récords, más que batirse, se pulverizaron:

  • En Italia, por ejemplo, el choque entre Juventus y Fiorentina del mes de marzo se jugó ante 39.027 espectadores (la mejor marca anterior era de apenas 14.000).
  • En Inglaterra, el récord de la Women’s Super League (WSL) estaba en 5.265 personas antes de que arrancara la temporada actual, pero los 31.213 espectadores que presenciaron en septiembre el derbi de Mánchester hicieron añicos esa marca. El mes pasado, los 38.262 hinchas que vieron en directo el Tottenham Hotspur-Arsenal establecieron un nuevo récord.
  • En Portugal, más de 15.000 espectadores disfrutaron del derbi de Lisboa, mientras que el Olympique de Lyon —gran campeón de Francia y Europa—, se enfrentó al PSG con 25.907 y 30.661 personas en las gradas.
  • Todos estos récords, eso sí, quedaron eclipsados por los 60.739 aficionados que abarrotaron el Wanda Metropolitano para ver el Atlético de Madrid-FC Barcelona en marzo. Es, con diferencia, la mejor marca a nivel continental.

En cualquier caso, los estadios europeos no son los únicos que se han llenado. También ha habido muy buenos datos de asistencia en México (41.615 espectadores en el Tigres-Monterrey), y se han batido récords en Estados Unidos (25.218 en el Portland Thorns-North Carolina Courage) y en Brasil (28.609 en el Corinthians-São Paulo).

Atletico Madrid v Barcelona, a record-breaking club attendance for women's club football
© EFE

Unas futbolistas y un futuro brillantes

El mérito, cómo no, debe ser de las futbolistas, que han atraído al público a los estadios y frente al televisor de una manera nunca antes vista.

Lo cierto es que también ha habido actuaciones individuales muy destacadas a lo largo del 2019, como la de Sam Kerr, que batió su propio récord de goles en una misma temporada de la NWSL y fue nombrada la mejor jugadora del campeonato por segunda vez.

Ada Hegerberg, por su parte, también ha disfrutado de un año muy prolífico: marcó una tripleta para el recuerdo en la final de la Liga de Campeones de la UEFA y se convirtió en la máxima artillera en la historia de la competición.

Al otro lado del charco, la incombustible Christine Sinclair suma ya 183 goles con su selección y está solo a uno de igualar el récord mundial de Abby Wambach.

No obstante, si hubo alguien que sobresalió por encima del resto en el 2019, esa fue Megan Rapinoe. La estrella estadounidense, que brilló y tuvo una influencia enorme en la Copa Mundial Femenina de la FIFA, recibió el premio The Best a la Jugadora de la FIFA y el Balón de Oro femenino tras la disputa de la prueba reina.

Gracias a su personalidad y su talento, Rapinoe llevó el fútbol femenino a cotas insólitas, y se convirtió en la primera futbolista en ser nombrada deportista del año de manera individual por la revista Sports Illustrated.

No fue, por tanto, ninguna sorpresa que Rapinoe luciera orgullosa en la edición inaugural del FIFA FIFPro World11 femenino, otro hito inédito en un año plagado de gestas insólitas en el fútbol femenino.

Entre todos los logros del 2019, también ha habido hitos que marcan el camino hacia el futuro.

La primera edición del Campeonato Femenino de Clubes de la FIFA/AFC 2019 —en el que participaron los campeones de liga de Japón, Australia, República de Corea y RP China— fue un ejemplo, mientras que también se ha impulsado el progreso a través de iniciativas nuevas como el Grupo de Trabajo del Fútbol Femenino Profesional y el Programa de Formación de Entrenadoras de la FIFA.

Cabe destacar también que, incluso en medio de la emoción por la Copa Mundial Femenina de este año, la próxima edición ya está llamando a la puerta y cuenta con un nivel de interés sin precedentes de parte de los posibles países organizadores.

Además, la prueba reina de 2023 será la primera en la que participarán 32 selecciones. Con la expansión y, ojalá, la mejora del nivel, la fase final de la Copa Mundial Femenina será el reflejo de la eclosión del fútbol femenino en su conjunto.

USA lift the trophy after victory in the 2019 FIFA Women's World Cup France Final match
© Getty Images

Notas recomendadas