Copa Mundial Femenina de la FIFA China 2007 ™

Copa Mundial Femenina de la FIFA China 2007 ™

7 junio - 7 julio

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Domanski-Lyfors, en la encrucijada

Cuando el árbitro húngaro Gyoengyi Gaal dio el pitido final a la campaña de las anfitrionas en la Copa Mundial de la FIFA 2007, los aficionados presenciaron desconsolados cómo las jugadoras chinas se derrumbaban sollozando en los brazos de sus compañeras, tras ver cómo sus aspiraciones en el campeonato acababan de esfumarse como el humo. Entonces, la seleccionadora Marika Domanski-Lyfors entró con aire resuelto en el terreno de juego para consolar a todas y cada una de sus abatidas jugadoras. Primero abrazó a la defensa Wang Kun y después se acercó a la delantera Ma Xiaoxu y le dedicó palabras de ánimo mientras le acariciaba el rostro.

Estas emotivas escenas se produjeron el 23 de septiembre de 2007, en el Estadio del Centro Deportivo de Wuhan, donde las Rosas de Acero fueron eliminadas de la Copa Mundial Femenina de la FIFA tras caer derrotadas por 1-0 frente a Noruega. Pocos en Asia sospechaban que la trayectoria de las anfitrionas se vería bruscamente interrumpida a manos de un equipo al que se habían impuesto de manera contundente por 4-0 y 5-0 en las ediciones de 1991 y 1999 respectivamente. Domanski-Lyfors realizó unas declaraciones muy audaces cuando tomó las riendas de la selección nacional femenina, en las que afirmó que su objetivo era "conducir a China hasta las semifinales" del certamen. Sin embargo, el sueño de ver a su equipo entre las cuatro mejores se evaporó el domingo, mientras los aficionados veían cómo sus heroínas pagaban un alto precio por haber subestimado a sus rivales nórdicas.

Tras el choque, la seleccionadora de 37 años de edad, quien en 2003 condujo al combinado sueco hasta la final de la prueba reina del fútbol femenino, tuvo que contener las lágrimas mientras analizaba la derrota de sus pupilas."Nuestro equipo jugó realmente bien. Tienen que estar orgullosas. Desde el punto de vista táctico, ejercimos una gran presión sobre el rival. Las chicas hicieron todo lo que les habíamos indicado antes del choque; de hecho, lo único que nos faltó fue un gol. Aun así, espero que la experiencia adquirida en este partido les ayude a conquistar la victoria en el futuro".

Cuatro meses de duro trabajo
A 167 días del comienzo del torneo, el 27 de marzo de 2007, Marika Domanski-Lyfors aceptó en esta misma ciudad la invitación de la Asociación China de Fútbol para convertirse en la primera entrenadora extranjera de la selección nacional femenina. Aunque la técnica sueca no tomó las riendas del equipo hasta el 21 de abril de 2007, 21 días después de la victoria de China por 3-2 en el partido contra la Selección Estelar de la FIFA, disputado en vísperas del sorteo. Por lo tanto, la seleccionadora dispuso en total de algo más de cuatro meses para poner en forma al combinado anfitrión y planificar la campaña por el título mundial.

De todas formas, el nombramiento de Domanski-Lyfors se produjo en un momento difícil para la selección nacional, que se encontraba sin entrenador y sumida en un profundo bache tras su eliminación en la Copa Algarve. En el torneo portugués, las Rosas de Acero terminaron en una decepcionante décima (antepenúltima) plaza tras registrar cuatro derrotas consecutivas, las dos últimas especialmente lamentables, contra Finlandia e Islandia respectivamente. En pocas palabras, la moral del equipo estaba por los suelos y reinaba la desorganización. Como sus pupilas no se encontraban en su mejor momento, el primer objetivo que se fijó Marika Domanski-Lyfors fue devolverles la confianza. "Como equipo, necesitamos tener la garra y el arrojo suficientes para enfrentarnos a nuestros rivales y ganar partidos", declaró a FIFA.com tras su nombramiento.

Una semana después, el grupo emprendió los primeros pasos hacia la recuperación con dos victorias en el breve espacio de cuatro días contra Canadá, el equipo que había eliminado a China en los cuartos de final de Estados Unidos 2003. El cerebro gris tras estos triunfos fue Domanski-Lyfors, quien posteriormente condujo a sus jugadoras hasta la victoria en dos amistosos frente a la República de Corea, seguidas de un empate con Australia.

A finales de mayo, tras su primer mes al frente del combinado nacional, las cosas ya habían comenzado a cambiar. Y en septiembre, sólo cuatro meses después de su nombramiento, la seleccionadora había revitalizado por completo a las Rosas de Acero. Su suerte había cambiado y todo hacía presagiar que las chinas volverían a vivir días de gloria. Con la Copa Mundial Femenina a la vuelta de la esquina, las renovadas anfitrionas se las arreglaron para poner punto final a su campaña de preparación por todo lo alto, con una victoria por 1-0 frente a un rival de lujo, Inglaterra, lo que supuso una nueva dosis de moral para las asiáticas.

La hora de la verdad
La transformación del equipo quedó patente en su primer partido del certamen, contra Dinamarca. Las anfitrionas se pusieron por delante en el marcador dos veces, pero las escandinavas igualaron la contienda en ambas ocasiones. Unos meses antes, las chinas se habrían dado por vencidas, pero esta vez todo fue distinto y la sustituta Song Xiaoli marcó el gol de la victoria para las asiáticas en los últimos compases del encuentro. A pesar de caer estrepitosamente por 4-0 ante la poderosa Brasil en su segundo choque de la fase de grupos, las Rosas de Acero se recuperaron para imponerse cómodamente a Nueva Zelanda por 2-0 en su última cita de la primera ronda, un triunfo que les permitió colocarse entre las ocho mejores. Las aspiraciones de China se esfumaron en cuartos de final, frente a Noruega; no obstante, Domanski-Lyfors opina que sus jugadoras realizaron una actuación excelente."Creamos muchas ocasiones, pero no se puede ganar un partido sólo con estadísticas, a veces también se necesita un poco de suerte. Aun así, lo más importante es que pudimos desplegar un gran juego ante uno de los mejores equipos del mundo".

El enfoque positivo de Domanski-Lyfors le ha granjeado las aclamaciones de muchos expertos en China, incluidas la de la ex capitana Gao Hong y la del Director de Fútbol Femenino de la Asociación China, Zhang Jianqiang. Ambos afirmaron que, en su opinión, el mejor partido de las anfitrionas en el certamen había sido el de la derrota frente a Noruega. Zhang Jianqiang, antiguo Vicepresidente del Comité de Fútbol Femenino de la AFC y miembro de la Comisión del Fútbol Femenino y de la Copa Mundial Femenina de la FIFA, declaró a FIFA.com: "Aparte de los resultados, creo que China estuvo extraordinaria. No sólo demostró sus cualidades tácticas y técnicas, sino que además jugó con garra y valentía".

*En la encrucijada
*
Una característica del fútbol moderno es que el técnico debe cargar con la responsabilidad en caso de derrota, algo a lo que no escapa Domanski-Lyfors. Con lágrimas en los ojos, la entrenadora de origen sueco asumió la culpa por la eliminación de su equipo. "Mi objetivo era conducir a China hasta las semifinales, pero no lo he conseguido. Ahora tengo que reflexionar sobre si seguiré o no en el cargo, porque el año que viene se celebrarán los Juegos Olímpicos. Necesito tomar una decisión y discutir la situación con la Asociación China de Fútbol. Pero, pase lo que pase, estoy convencida de que éste es un equipo fantástico. Me encantan estas jugadoras".

El futuro de su seleccionadora está en el aire, pero parece que las jugadoras no están dispuestas a dejarla escapar. Bi Yan, la capitana de las Rosas de Acero en el choque contra Dinamarca, dejó las cosas muy claras cuando le preguntamos sobre el asunto: "Queremos que se quede, de verdad. Marika ha estado al frente del equipo durante cuatro meses y no se debería interrumpir el trabajo que ha realizado. Creo que es la persona idónea para dirigir nuestra preparación para los Juegos Olímpicos del año que viene".

En opinión de Zhang Jianqiang, los cambios de seleccionador en los últimos años han tenido un efecto negativo en el desarrollo del equipo a largo plazo. Según él, habría que cambiar esta tendencia. "Desde 2001, el combinado femenino de China ha tenido cinco entrenadores distintos. Cada uno de ellos ha aportado sus propias ideas y su mentalidad al conjunto. Estas idas y venidas han dado como resultado una falta de continuidad y de estabilidad en la selección femenina".

Como la propia Marika Domanski-Lyfors declaró tras la eliminación del combinado anfitrión de la Copa Mundial Femenina de la FIFA, la decisión de permanecer o no al frente de la selección nacional sólo les corresponde a ella y a la Asociación China de Fútbol. Aun así, pase lo que pase, no hay duda de que la experiencia y las ideas que la técnica sueca ha aportado al equipo han dejado una huella imborrable en las jugadoras; y la conmovedora imagen de la entrenadora abrazando a sus pupilas con lágrimas en los ojos quedará grabada durante mucho tiempo en la memoria de los aficionados chinos.

Notas recomendadas

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Noruega termina con la fiesta china (1-0)

23 sep. 2007

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

NOR - CHN: Declaraciones tras el partido

23 sep. 2007

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

China desata su fiesta (2-0)

20 sep. 2007

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Marta y Cristiane desarbolan a China (4-0)

15 sep. 2007

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

China vive su fiesta ante Dinamarca (3-2)

12 sep. 2007

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Los dos grandes cumplen en cuartos

22 sep. 2007

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

El pujante cuarteto asiático

26 sep. 2007