Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019™

7 junio - 7 julio

Copa Mundial Femenina

La historia de nuestros reporteros: Alex Jonson, con Suecia

Por primera vez en una Copa Mundial Femenina de la FIFA™, la cobertura del certamen por parte de la FIFA estará encabezada por un equipo de reporteros asignados a cada una de las selecciones, para ofrecer a los aficionados información personalizada y pormenorizada.

Hasta el arranque de Francia 2019, algunos de estos reporteros asignados a selecciones compartirán sus impresiones y expectativas de cara a la inminente cita mundialista. Hoy nos fijamos en Alexandra Jonson, quien se ha afincado y labrado una carrera en España y seguirá ahora a su Suecia natal.

Véase también

#FIFAWWC: El equipo de reporteros

La historia de Alex

El fútbol siempre ha sido una parte importantísima de mi vida. Empecé a jugar con apenas cinco años, y pasé cuatro jugando con los chicos, hasta que se formó un equipo femenino.

Mi héroe de la infancia era Henrik Larsson, desde el principio siempre llevé el dorsal número 7 cuando jugaba, por Larsson. Para ser sincera, ¡casi todo lo que hacía era por Henrik Larsson!

Cuando yo tenía 12 años, Henrik fichó por el Barcelona, y gracias a eso por fin pude ver sus partidos en directo, porque cuando estaba en el Celtic la televisión sueca no transmitía la liga escocesa. Fue en ese momento cuando empecé a interesarme por el fútbol español.

Dos años más tarde tuve un regalo de cumpleaños asombroso: ir a Barcelona y ver un partido en el Camp Nou. Fue una experiencia increíble, y decidí empezar a ahorrar dinero para poder mudarme a Barcelona en cuanto terminase los estudios.

Una aventura española

Poco después comencé a interesarme por el periodismo deportivo, tendría unos 15 años. Surgió por mi sensación de que no tenía a nadie cerca con quien compartir mi gran interés, a todos les molestaba que estuviese hablando siempre de fútbol. Y lo que hice entonces fue empezar a escribir de fútbol. Redacté un artículo para un proyecto del instituto, saqué la máxima nota y, a partir de ahí, había encontrado una nueva pasión.

Por aquel entonces seguía jugando al fútbol, y mi mejor temporada fue la de 2009, en la que jugué con el primer equipo del Hollvikens GIF —marqué diez goles en once partidos de la cuarta división— y llegamos a la final del campeonato sueco de nuestra categoría de edad. Pero terminé la temporada con una lesión del ligamento cruzado anterior y, a decir verdad, como jugadora nunca me recuperé por completo de aquello.

Pero sí me mudé a Barcelona al acabar los estudios de secundaria, como tenía previsto. Mi idea era pasar seis meses estudiando español, y me quedé tres años. Escribí para blogs de hinchas, recibí varios consejos muy útiles de algunos periodistas deportivos y al final tuve la oportunidad de escribir de fútbol español para Fotbollskanalen, en Suecia.

Volví a casa en 2015, tenía ganas de conocer el mundo del periodismo en Suecia, pero enseguida empecé a echar de menos poder ir a los partidos en España. Así que en 2018, después de mucho viajar de un lado para otro, regresé. Esta vez mi destino fue Oviedo, porque había decidido ponerme a escribir un libro sobre el Real Oviedo, un club que tiene una historia muy especial. Y ahora vivo en Vigo, desde donde estoy informando sobre todo de los equipos del norte de la liga española para varios medios de comunicación.

El pasado verano se hizo realidad otro de mis sueños, cuando seguí a Suecia para la FIFA en el Mundial de Rusia. Fue una experiencia increíble, y ahora estoy entusiasmada porque voy a repetir este año con la selección femenina.

Suecia siempre ha tenido una selección femenina muy potente, hasta ahora no nos hemos perdido ni un solo Mundial. Y creo que el equipo actual puede sorprender a bastante gente. Tiene un plantel con experiencia, calidad y una mentalidad fuerte, y las jugadoras confían en sí mismas. En el último amistoso jugado en casa, ante Alemania, se registró un récord de público, y se van a instalar pantallas gigantes en las tres principales ciudades del país para transmitir los partidos. ¡Ojalá podamos celebrar muchas cosas!

Los sueños de Alex

Estoy muy ilusionada con este torneo por varias razones. Uno de los recuerdos futbolísticos más impactantes que tengo de la infancia es de 2003, cuando Suecia alcanzó la final del Mundial Femenino. Me acuerdo de ver el torneo por televisión en casa, de la reacción que hubo y de la sensación de fiesta que generó en el país.

Yo tenía nueve años y ya había asimilado que, por ser una chica, nunca podría ser futbolista profesional, ni vivir del fútbol. Pero ese Mundial me cambió la mentalidad. Por primera vez, me di cuenta de que yo también tenía la posibilidad de participar algún día en un Mundial, con todo el país animando. Eso me hizo soñar.

Recordar ese momento, y lo que significó para mí, hace que me entusiasmen todavía más este Mundial y tener la oportunidad de mostrar a más chicas que este sueño es posible. Creo que este Mundial puede ser histórico, y es increíble, de verdad, poder formar parte de algo que puede convertirse en un hito importantísimo para el fútbol femenino. Es una gran responsabilidad, aunque es fantástico poder asumirla, y hará que me esfuerce más aún para dar la mejor cobertura posible.

Explora este tema

Notas recomendadas