Copa Mundial Femenina de la FIFA China 2007 ™

Copa Mundial Femenina de la FIFA China 2007 ™

7 junio - 7 julio

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Gulbrandsen vuelve a pisar el césped

En vísperas de esta Copa Mundial Femenina de la FIFA, los rumores en torno a la selección noruega se centraban en el regreso de su prestigiosa mediapunta Solveig Gulbrandsen. Si bien la vuelta de la centrocampista del Kolbotn se celebró como correspondía, el hecho de que la otra Gulbrandsen noruega, Ragnhild, pudiese rectificar su decisión de decir adiós al combinado nacional en un relativo anonimato fue quizás menos comprensible.

Después de todo, si tuviésemos que buscar una carencia en el animado equipo de Bjarne Berntsen en los últimos dos años, la encontraríamos en el sector ofensivo. Y la tocaya de Solveig no sólo garantiza goles, sino goles vitales.

El más importante de ellos se produjo hace siete años, en Sydney, y contribuyó al triunfo de Noruega en la final sobre Estados Unidos, lo que supuso el oro olímpico para una jugadora que, con sólo 23 años, tenía aún la posibilidad de conseguir muchas otras medallas. La ilusión duró poco más de un año, ya que entonces Gulbrandsen sufrió la primera de varias lesiones de rodilla que amenazaron con poner fin a su carrera, y que en 2005 llegaron al extremo de obligarla a arrojar la toalla y abandonar completamente el fútbol.

"Pensé que se había acabado para mí, definitivamente", admite. "Pero entonces empecé a practicar de nuevo y la rodilla respondió bien, así que me dije: '¿por qué no?'. No necesité muchos argumentos cuando Bjarne me pidió que volviese a la selección. Y es fantástico estar de vuelta, sobre todo en un Mundial. Todo el mundo quiere jugar en un torneo así, y desde mi punto de vista es más especial si cabe, porque yo pensaba que estos días se habían terminado".

Deleitar al público
Gulbrandsen está completamente de acuerdo con la teoría de que uno no aprecia lo que tiene hasta que lo ha perdido, y por eso pretende celebrar todos los goles de Noruega con la misma pasión con la que festejó su importantísimo tanto del empate ante Canadá. "Fue una sensación fantástica", dice, recordando el impecable remate de cabeza mediante el que batió a Erin McLeod. "Fue especialmente satisfactorio, porque en cuanto entró el balón supe que íbamos a ganar. Nunca dudé que fuésemos a conseguir otro gol".

La merecida diana de Ane Stangeland Horpestad que dio la victoria a las suyas en el minuto 81 demostró que la fe de Gulbrandsen estaba justificada, y al final incluso los seguidores canadienses aplaudieron el modo en que las noruegas lograron remontar la desventaja con la que llegaron al descanso, audaz y casi caballeroso. La atrevida decisión de lanzar al ataque a las laterales en cada oportunidad y no abandonar en ningún momento su estilo de pases rápidos dio ciertamente sus frutos, y Gulbrandsen tuvo la satisfacción de sorprender a algunas personas que se habían mostrado críticas con su equipo.

"Este es el tipo de equipo que somos ahora, la gente puede esperar mucho de él", señala. "Creo que cuando la mayoría de la gente piensa en Noruega, se remite a la manera en que jugábamos antes, con una defensa atrasada y pases en largo hacia la delantera todo el tiempo. Pero ese ya no es nuestro estilo, como pudo comprobar cualquiera que nos viese contra Canadá".

"Creo que nuestra manera de jugar hizo que nos ganásemos a los espectadores. Al principio yo pensaba que animaban más a Canadá que a nosotras, pero en la segunda mitad no hay ninguna duda de que estaban de nuestra parte. En un momento incluso oí cómo cantaban a nuestro favor, ¡fue increíble! Espero que se repita contra Australia. Para nosotras es fantástica, porque estamos acostumbradas a jugar ante unos pocos cientos de personas, y ese tipo de ruido y de ambiente hace que sea emocionante de verdad. Espero que podamos conseguir que los hinchas vuelvan a animarnos".

Elogios para McCallum y Garriock
Otra victoria podría llamar también la atención de los analistas que, como observó Berntsen antes del certamen, optaron en su mayoría por ignorar o descartar a Noruega como aspirante al título. "Es cierto, pero no se les puede reprochar", afirma Gulbrandsen al respecto. "Lo único que digo es que ocurrió exactamente lo mismo antes de la Eurocopa de 2005. Nadie nos daba posibilidades, pero acabamos llegando a la final".

Un lugar en el podio, y una de las tres plazas reservadas a Europa en los Juegos Olímpicos, supondrían la culminación del objetivo de las nórdicas, aunque Gulbrandsen reconoce que primero deben centrarse en el duelo ante una selección australiana temible, que rebosa talento individual.

"Australia es mucho mejor de lo que piensa casi todo el mundo", asevera. "No tiene una gran reputación, pero hemos visto vídeos suyos y yo me quedé muy impresionada. Es más rápida que Canadá, y tiene varias jugadoras muy buenas. Me gustaron las delanteras, son excelentes, y me llamó mucho la atención su organizadora del centro, (Collette) McCallum, y la jugadora que ocupa la banda izquierda (Heather Garriock). Las dos jugaron con mucha categoría, va a ser un gran reto".

Sin duda Gulbrandsen puede hablar con autoridad en ese aspecto.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

¡“Madre Mia”, qué madraza!

16 sep. 2007

Ragnhild Gulbrandsen of Norway

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Los tres hitos de Gulbrandsen

20 sep. 2007

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Impecable remontada de Noruega ante Canadá (2-1)

12 sep. 2007

Kerstin Garefrekes and Simone Laudehr (R) of Germany tackle Ragnhild Gulbrandsen of Norway

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Gulbrandsen se retira y Noruega busca su camino

02 oct. 2007

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

La extraña pareja de Noruega advierte a Canadá

10 sep. 2007

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Suecia y Noruega calientan motores

11 jul. 2007