Copa Mundial Femenina de la FIFA China 2007 ™

10 septiembre - 30 septiembre

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Jugadora a seguir: María Belén Potassa

Cuántas tardes, jugando en el patio de su casa, en la calle o en un potrero, se ha imaginado vistiendo los colores de su país y anotar el gol decisivo ante el clásico rival? Probablemente, cientos de veces. Ese sueño, sin embargo, se le cumple sólo a algunos afortunados... o afortunadas.

Para saber qué se siente, se le podría preguntar a María Belén Potassa, una argentina que, con apenas 17 años, el pasado 26 de noviembre de 2006 selló el triunfo de su selección sobre Brasil por 2-0 en la jornada final del Torneo Sudamericano. Además de haberse transformado en el primer triunfo de la historia del seleccionado albiceleste femenino sobre las canarinhas, también significó su clasificación para disputar la Copa Mundial Femenina de la FIFA China 2007.

"No sabía cómo festejarlo, qué hacer, para dónde correr... ¡Lo soñé desde que era chica, se me dio y no supe para qué lado agarrar! He repasado la jugada una y mil veces y cada vez que recuerdo la pelota entrando al arco, ¡me sigo emocionando!", rememora la protagonista en conversación exclusiva con FIFA.com. En total, aportó cuatro goles a aquella gesta argentina.

Unos meses antes, en agosto más precisamente, Potassa ya se había dado uno de los grandes gustos de su vida: vestir los colores argentinos en el Campeonato Mundial del Fútbol Femenino Sub-20 de la FIFA que se disputó en Rusia. Allí, si bien Argentina no superó la fase de grupos, ella marcó un gol en la derrota de su equipo ante Estados Unidos. Ya había anotado cinco en el sudamericano de la categoría, realizado en enero.

Pero, ¿qué es lo que hace de esta atacante de 1.68 metros de altura y 57 kilos de peso una jugadora a seguir en China 2007? "Si tengo una virtud, es la de hacer goles", sintetiza ella ruborizándose. La pregunta termina de responderla Carlos Borello, su entrenador tanto en la selección juvenil como en la mayor. "Es rápida, tiene buena pegada y está siempre un segundo antes que las rivales, como en su gol a Brasil: vio venir el centro rasante desde la derecha, y si bien estaba detrás de su marcadora, la madrugó, punteó la pelota y definió el partido. Es una delantera muy oportuna con un futuro bárbaro".

Desde la cuna
Potassa nació el 12 de diciembre de 1988 en Cañada Rosquín, un pueblo de 5,000 habitantes ubicado 138 kilómetros de la ciudad de Santa Fe, capital de la provincia que lleva el mismo nombre. Si el haber participado Rusia 2006 ya la había hecho conocida entre los suyos, aquel grito ante a Brasil la catapultó a la fama...

"Fama es una palabra demasiado grande para mí! Es divertido que te reconozcan, pero sólo me pasa en pueblo o por acá cerca. Si hago un gol en el Mundial, quién te dice...", dice con sonrisa pícara. Potassa admira a Juan Román Riquelme, Carlos Tevez y Rodrigo Palacio. "Sí, todos jugadores símbolos de Boca, donde podría seguir mi carrera este año. San Lorenzo es otra alternativa... Estamos viendo", cuenta Potassa, quien no tiene club tras su alejamiento de Rosario Central.

Para ella, dejar Cañada Rosquín sería gran un cambio. "Aquí vivo desde que nací y empecé a jugar a la pelota. Yo salía a la cancha como mascota de Juventud Unida de Cañada, el equipo de mi hermano Cristian, y le fui tomando el gusto. Tenía cuatro años", rememora María Belén, quien casi termina practicando voleibol.

Cómo es eso? Ella misma lo explica: "A los ocho, empecé a jugar en el club con varones, aunque al llegar a los 12, no me dejaron hacerlo más. Entonces, armamos un equipo de mujeres en el barrio para competir en la zona. A los tres años se desarmó y empecé a practicar voleibol. Pero como el fútbol me tiraba más, mi mamá me llevó a Rosario Central. Tuve una prueba en noviembre de 2004 y quedé", recuerda.

Carrera teñida de celeste y blanco
Su oportunidad de vestir la albiceleste le llegó enseguida. "En diciembre, hubo un torneo en Córdoba. Ahí me vieron Adrián Stumbo y Kawa Kami, del cuerpo técnico del seleccionado, y me citaron para una serie de prácticas. Me presenté el 1º de febrero de 2005 y, por suerte, desde ese día soy parte de la selección".

Su meteórica carrera podría tener destino europeo. "Hubo contactos de un club de España, y claro que me interesa, pero este año prefiero quedarme y si es en Buenos Aires, mejor. Quiero meterme de lleno en la preparación para el Mundial", sentencia Potassa.

Semejante afirmación no le extraña a Borello, su entrenador. "Le encanta entrenarse y si por algún motivo no puede hacerlo, se pone de muy mal humor. Y eso que es una de las chicas más divertidas del grupo: es bromista por naturaleza y siempre lidera los cantos en las concentraciones o en los viajes".

A la hora de hablar de China 2007, Potassa se pone seria. "El objetivo es superar la primera fase, y de ahí para adelante, ver qué pasa. Todavía no sabemos con quién compartiremos grupo, pero este es un equipo con mucha actitud. No me extrañaría terminar entre las ocho mejores", declara con optimismo.

Para terminar, María Belén reconoce que si bien planea estudiar Profesorado de Educación Física, su deseo es vivir del fútbol: "Me encanta. Primero, insisto, quiero ir el Mundial con la mayor y rendirle al equipo. Luego sí, progresar y llegar a jugar en Europa". Logrará seguir cumpliendo sus sueños?

Notas recomendadas

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Brasileñas y argentinas en el buen camino hacia China

31 jul. 2007