Copa Mundial Femenina de la FIFA China 2007 ™

Copa Mundial Femenina de la FIFA China 2007 ™

7 junio - 7 julio

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

¡“Madre Mia”, qué madraza!

Triste y llorosa, la selección de Noruega abandona hoy Hangzhou. Si bien es cierto que las jugadoras han expresado ya su preferencia por esta pintoresca ciudad, no es precisamente la imposibilidad de quedarse en ella lo que ha las ha sumido en el estado emocional en el que se encuentran.

Curiosamente, tampoco es fruto de la desilusión que se llevaron por haber perdido la garantía de alcanzar un puesto en cuartos de final durante los últimos segundos de la reñida refriega contra Australia. Las lágrimas se deben exclusivamente a que, mientras las noruegas emprenden el corto trayecto por carretera que las llevará a Shanghai, los dos miembros más populares del grupo se montarán a un avión rumbo al hogar.

No son precisamente las personas más famosas de la expedición noruega, y lo cierto es que no han contribuido para nada al juego del equipo sobre el terreno de juego. No obstante, quien haya asistido a las sesiones de entrenamiento del seleccionador Bjarne Berntsen puede dar fe de que Mia y Theodor se han convertido en todo momento en la máxima atracción para la concurrencia.

Cada vez que se disparaban al unísono los flashes de las cámaras o todas las miradas convergían en una única dirección, los presentes se imaginaban sin temor a equivocarse que no era para captar un momento espectacular en el campo de entrenamiento, sino para no perderse ni un detalle de las gracias del bebé de Solveig Gulbrandsen y de la hija de seis años de Camilla Huse. Especialmente la pequeña Mia, guapísima con el uniforme de la selección noruega y unos patines de color rosa, de los que no se desprendía jamás, ha sido quien más atención ha recibido por parte de todos. Su sonrisa traviesa se ha convertido en una de las imágenes más conocidas y representativas de una competición que, según su madre, la niña ha disfrutado como si de unas fantásticas vacaciones familiares se tratara.

"Un éxito fabuloso" * Camilla Huse explicó a *FIFA.com: "Mia es siempre como la han visto aquí: una niña feliz. En ese aspecto, tiene una personalidad estupenda. Pero creo que en China ha estado especialmente radiante. Sé que le ha encantado convivir con el equipo, que se lo ha pasado en grande. Para ella, ha sido como vivir una gran aventura con una gran familia. Todas la jugadoras eran como tías suyas, por decirlo de alguna manera".

"Todos los días que ha estado aquí se los ha pasado enteritos sonriendo. Sé que se pondrá muy triste por tener que irse, tanto como yo de que se me vaya. Pero la verdad es que necesita un buen descanso. Como han visto, no ha parado ni un momento de correr ni rodar con esos patines. ¡Seguro que, durante los entrenamientos, ha gastado tantas energías como las jugadoras! No he tenido ningún problema para que se durmiera por la noche. En cuanto caía en la cama, se quedaba frita", asegura la jugadora mientras ilustra sus palabras con el típico gesto de cabeza y manos.

Son precisamente estos deberes de madre, como meter en la cama por la noche a su hija Mia, los que más echará en falta esta maestra de profesión mientras se prepara para disputar contra Ghana el último partido de Noruega en el Grupo C. Si bien Huse, de 28 años de edad, no oculta la tristeza que le produce la sola idea de tener que separarse de su hija, dicen mucho en su favor las palabras de agradecimiento que dedica a la asociación nacional.

"No puedo hacerme a la idea de que Mia tenga que regresar a casa, no quiero ni siquiera pensar en ello", confiesa mientras fija la vista en el suelo. "Pero no deseo parecer una desagradecida, porque estoy en deuda con la Asociación Noruega de Fútbol por haber permitido que mi hija pasara unas cuantas semanas aquí con nosotras. Es la primera vez que se ha hecho y pienso que ha sido un éxito fabuloso. Antes, muchas futbolistas tenían que elegir entre formar una familia o jugar al fútbol, pero creo que las ideas están cambiando y cada vez nos resultará más fácil combinar las dos cosas".

*El objetivo principal * La defensa destacó también un detalle que no le ha pasado desapercibido a nadie que haya estado en compañía de la selección de Noruega en las últimas semanas.

"Mia y Theodor han contribuido enormemente a crear un gran ambiente", aseguró. "Pueden comprobar por sí mismos lo felices que están todos en su compañía. Sé muy bien que nosotras, Solveig y yo, no seremos las únicas que se pondrán muy tristes cuando se vayan nuestros hijos. Por descontado, estamos aquí como profesionales, pero es bueno olvidarse del fútbol a ratos, y los dos niños han conseguido que todo el mundo se distrajera un poco".

Ragnhild Gulbrandsen, goleadora en los dos partidos que Noruega ha jugado hasta la fecha, se apresuró a dar la razón a su compañera de equipo. "Ha sido estupendo tener a los niños aquí", comentó sonriendo. "Los añoraremos muchísimo cuando se vayan, se lo aseguro. ¡Son tan ricos! Si estás un poco baja de moral, te alegras con sólo con mirar esas caritas. Pero, quién sabe. Igual, si llegamos a la final, regresan. Creo que hay muchas posibilidades de que eso ocurra". A Huse se le ilumina la cara de la emoción que le produce esa idea. La posible reunión con los niños en la final proporciona a la zaguera una razón adicional para fijar sus miras en el objetivo final. "Ya les he dicho que vayan corriendo a montarse en el primer avión si lo conseguimos", aseguró. "Estoy segura de que a todas nos encantará que los niños regresen para estar con nosotras en una ocasión así. Es otro de los incentivos que nos empujan a llegar hasta la gran final".

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Australia y Noruega dejan todo en suspenso (1-1)

15 sep. 2007

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Gulbrandsen vuelve a pisar el césped

15 sep. 2007

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2007™

Impecable remontada de Noruega ante Canadá (2-1)

12 sep. 2007