Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019™

7 junio - 7 julio

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2019™

Kerr y los secretos del histórico éxito escocés

© Others
  • Escocia jugará por primera vez una Copa Mundial Femenina de la FIFA
  • Shelley Kerr decidió cambiar por completo el enfoque del equipo
  • Explica los factores que han permitido lograr un éxito sin precedentes

La reacción lo dijo todo. Escocia, que no había disputado ninguna Copa Mundial Femenina de la FIFA™ y fue considerada un conjunto de segunda fila durante toda la competición preliminar, acababa de obtener el pase a Francia 2019.

Este éxito supo a gloria especialmente a su seleccionadora, Shelley Kerr, quien recuerda muy bien lo que suponía formar parte de una generación de jugadoras escocesas que ni se atrevían a imaginar momentos como ese.

Los fracasos en las fases previas y las frustraciones que sufrió durante una carrera de 19 años como internacional también la sitúan ahora en buena posición para poder evaluar el éxito del actual combinado escocés en algo que no pudieron conseguir tantos otros conjuntos anteriores. En esta entrevista con FIFA.com, Kerr señala los factores clave de la clasificación del equipo.

1. Garra y capacidad de recuperación

De las siete victorias cosechadas por Escocia rumbo a Francia 2019, cuatro llegaron en encuentros que había ido perdiendo. Y los reveses con los que se topó no se limitaron al terreno de juego.

“Las jugadoras se vieron sometidas a pruebas en todas las etapas de este trayecto, y siempre respondieron de forma brillante. Para hacernos una idea, en nuestro primer partido no llegaron las maletas, y acabamos teniendo que pedirle equipaciones a Bielorrusia para poder entrenarnos un poco antes. También hubo alguna pérdida por el camino, y, por supuesto, muchas veces nos vimos con el marcador en contra, lo que nos obligó a esforzarnos para poder remontar”.

“Yo creo que este equipo ha demostrado muchísima garra. También se ha caracterizado por una concentración y una determinación enormes. Escocia ha tenido muchos ‘fracasos gloriosos’ a lo largo de los años, pero eso no nos interesaba, ni tampoco considerarnos a nosotras mismas un país pequeño. Yo siempre les digo a las jugadoras que en los partidos el 99% de las veces se recibe lo que se merece, las historias de mala suerte no me valen, así de sencillo. Nuestro lema es ‘el balón no entra por casualidad’”.

2. Cambios tácticos

Kerr tomó la decisión valiente de modificar un estilo que había funcionado durante doce años con su predecesora, Anna Signeul, para adoptar un enfoque más ambicioso y ofensivo.

“Queríamos mejorar lo que ya había construido Anna, que era un equipo muy robusto, bien organizado y difícil de doblegar. Hicimos muchos análisis del equipo y examinamos los factores críticos y las tendencias del fútbol femenino de máximo nivel, para ver cómo podíamos aproximarnos nosotras a eso”.

“Una clave era fijarnos en nuestro estilo de juego, y ser más ambiciosas en el aspecto ofensivo. Y nos esforzamos mucho en ese apartado. Estábamos convencidas de contar con jugadoras de calidad individual suficiente para hacerlo, y ha dado resultados. Técnica y tácticamente, el equipo ha madurado muchísimo durante esta campaña”.

3: Apostar por la identidad escocesa

Kerr pidió a sus discípulas dejar a un lado cualquier complejo de inferioridad y maximizar los atributos positivos que ya habían dado fama a las escocesas.

“El año pasado establecimos unas pautas para guiar al equipo, uno de ellos era ‘sí, tener una perspectiva global, pero recordar también que somos escocesas’. Debemos tener nuestra propia identidad y nuestro propio estilo, un estilo que refleje nuestra cultura. Creo que eso no siempre se notaba en anteriores selecciones nacionales, pero durante los clasificatorios del Mundial femenino la identidad escocesa quedó de manifiesto”.

“Erin Cuthbert [una delantera del Chelsea correosa y de gran talento] personifica esto que digo. Es espabilada, es gallus [término escocés que refleja el estilo y el atrevimiento], tiene confianza y es una luchadora, quiere ganar de verdad. Ese es el tipo de identidad escocesa que queremos”.

4: Un mayor profesionalismo

Ahora la gran mayoría de las jugadoras escocesas militan en grandes clubes profesionales de las primeras divisiones de Inglaterra, Suecia, Estados Unidos e Italia.

“Ahora tenemos a muchas jugadoras que trabajan en entornos profesionales que sacan lo mejor de ellas, y que son enormemente competitivos. También mantenemos una excelente colaboración con Sportscotland y el Instituto Escocés del Deporte. Sirve de gran ayuda a las que juegan en equipos escoceses en cuanto a fuerza, preparación física y ciencia del deporte”.

“Se han fijado unas metas y las jugadoras muestran un gran interés por ver sus estadísticas y mejorarlas, y por competir entre sí. Hemos salvado esa distancia física con las grandes naciones, que otros años era muy clara. Conseguirlo también ha sido fundamental para el juego que queremos practicar, porque solo se puede adoptar un estilo de gran energía si se cuenta con las capacidades físicas que permitan desplegarlo”.

Escocia va al Mundial. Gracias a nuestro pequeño país por todo su apoyo. Estamos infinitamente agradecidas. Muchísimas gracias a todo el equipo, pero sobre todo a las jugadoras. Habéis inspirado a una nación.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2019™

Un desenlace heroico, histórico y clásico

04 sep. 2018

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2019™

Se abren las taquillas en París

19 sep. 2018

Copa Mundial Femenina de la FIFA 2019™

Cuatro clasificados, cuatro a la repesca

04 sep. 2018