Sao Paulo es la cuna del fútbol brasileño, porque allí estaba radicado Charles Miller, un descendiente de británicos que presentó el deporte rey a la ciudad en 1894 y promovió su rápida propagación a lo largo y ancho del territorio nacional.

Tres de los clubes más poderosos de Brasil son de Sao Paulo. El Corinthians, el Palmeiras y el Sao Paulo, viejos rivales, han conquistado entre todos un total de 14 campeonatos brasileños. Tanto el Corinthians como el Sao Paulo han levantado el trofeo de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, en 2000 y 2005 respectivamente. Otros equipos tradicionales como el Portuguesa de Desportos y el Juventus completan el rico panorama futbolístico de la megalópolis.

El coliseo del Sao Paulo, el Morumbi, es el mayor estadio de la ciudad y fue una de las sedes de la edición inaugural de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA en el año 2000, mientras que el Pacaembu, propiedad del ayuntamiento y domicilio de un admirable Museo del Fútbol, sirvió de escenario a seis partidos de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 1950. El Palmeiras es el propietario de su propio estadio, el Palestra Itália.