El distrito federal del que es capital Brasilia está representado por dos clubes que recientemente han irrumpido en la élite futbolística de Brasil: Sociedade Esportiva do Gama y Brasiliense Futebol Clube (subcampeón de la Copa de Brasil en 2002).

Brasilia, una ciudad con fama de albergar certámenes deportivos de primera fila, se convirtió en una de las sedes de la Copa Mundial de Futsal de la FIFA 2008. Los partidos de dicho certamen se disputaron en el polideportivo Nilson Nelson, situado justo delante del nuevo Estadio Nacional Mané Garrincha, que con capacidad para 70.000 espectadores es uno de los más grandes del país.

La ciudad posee también otros dos campos de fútbol de importancia: el Serejão, donde juega el Brasiliense, y el Bezerrão, completamente reformado e inaugurado en noviembre de 2008 con un encuentro entre Brasil y Portugal, que ganó la Seleção por un contundente 6-2.