Curitiba es la ciudad de dos clubes históricos del fútbol brasileño, el Coritiba Foot Ball Club y el Clube Atlético Paranaense, y del derbi en el que ambos se enfrentan, el Atletiba, uno de los más apasionantes del país, que causa frenesí en Curitiba desde su primera edición en 1924.

El Curitiba, apodado Coxa, conquistó el Campeonato Brasileiro en 1985 y es dueño del estadio Couto Pereira, mientras que sus rivales del Atlético Paranaense, el Furacão (Huracán), se proclamaron campeones nacionales en 2001 y son los orgullosos anfitriones del estadio Joaquim Américo, conocido popularmente como Arena da Baixada, demolido y reconstruido en 1999, y uno de los mejores y más modernos recintos futbolísticos de Brasil.

El tercer representante de la ciudad en la élite del fútbol brasileño es el Paraná Clube, fundado en 1989 fruto de la fusión de dos equipos: el Colorado y el Pinheiros. El Tricolor juega sus partidos como local en el estadio Durival de Britto e Silva, que fue uno de los recintos que albergaron la Copa Mundial de la FIFA Brasil 1950.

Aunque ya es uno de los mejores estadios del país, la sede del Atletico Paranaense será sometida a una ampliación para celebrar los partidos de la Copa Mundial de la FIFA de 2014.