“Es fantástico. En cinco años jamás he perdido la fe en este equipo. Participar en un Mundial como jugador ya fue un sueño, pero esto es todavía mejor. Vinimos a Sudáfrica con el objetivo de conquistar nuevas metas y hoy lo hemos conseguido contra un gran equipo. Estamos muy orgullosos. Éste es el mejor resultado de nuestra historia: nunca antes habíamos puntuado en la fase final de la Copa Mundial. Sin embargo, en este partido, hemos sabido utilizar nuestras armas. Nos merecemos el empate”. Ricki Herbert, seleccionador de Nueva Zelanda.

“El resultado supone una pequeña tragedia deportiva para nosotros, porque fuimos superiores durante todo el partido. Resulta muy frustrante haber desperdiciado tantas ocasiones para al final recibir el gol del empate en el último minuto. Hemos permitido que el rival jugara demasiado. En cualquier caso, no es el momento para hablar de la calidad del equipo”. Vladimir Weiss, seleccionador de Eslovaquia.

“Es un día memorable para el fútbol neozelandés. En los últimos diez minutos, supimos mantener la fe en nuestras posibilidades. Es cierto que desperdiciamos alguna que otra ocasión, pero sabíamos que llegarían más. Es increíble. A partir de ahora, en Nueva Zelanda, el fútbol tiene más razones para convertirse en el deporte más popular del país”. Rory Fallon, delantero de Nueva Zelanda.

“Me alegro de haber marcado, pero, lógicamente, siento una enorme decepción por haber dejado escapar la victoria en el último momento. Creo que merecimos el triunfo. La situación se complica ahora para nosotros, pero debemos olvidar que hoy hemos perdido dos puntos y seguir adelante”. Robert Vittek, delantero de Eslovaquia y Jugador Budweiser de Partido.

“Hemos creado varias ocasiones en este encuentro. Me quedé bastante decepcionado cuando Eslovaquia se adelantó. Sin embargo, hemos aprovechado la oportunidad cuando se nos presentó. Es un momento muy especial para nuestro país, y la sensación es maravillosa”. Ryan Nelsen, capitán de Nueva Zelanda.

“Está claro que no nos ha sonreído la suerte. Habría sido perfecto anotarnos la victoria, pero este gol en el último minuto lo cambia todo. En cualquier caso, estas cosas pasan en el fútbol. No nos queda otro remedio que ver el lado positivo del partido. Y, por supuesto, debemos trabajar para no perder la concentración en defensa en los últimos minutos”. Vladimir Weiss, mediocampista de Eslovaquia.