Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

9 junio - 9 julio

Copa Mundial de la FIFA 2006™

Argentina se despide, pero sonríe al futuro

La excursión argentina por la Copa Mundial de la FIFA terminó de la manera más angustiosa para los Albicelestes. En penales, ante el local, y con un estadio repleto por 72,000 almas en llamas. Sin embargo, tras las lágrimas entendibles de sus jugadores, los bicampeones mundiales abandonaron Alemania con la certeza de haber dejado una imagen inmejorable en su paso por el torneo.

A diferencia de lo ocurrido cuatro años atrás en Corea/Japón, las expectativas de la afición argentina eran más que cautelosas. Un grupo complicado y cruces incómodos a partir de la segunda fase hacían prever una campaña espinosa. Claro que los resultados obtenidos en primera ronda, incluyendo la goleada 6-0 a Serbia y Montenegro, elevaron los ánimos al máximo.

Asomaba México en el horizonte, y José Pekerman debió sufrir más de lo previsto para sacar adelante un encuentro que se definió en tiempo extra gracias a una genialidad de Maxi Rodríguez. Los penales ante Alemania, en Berlín, pondrían fin al sueño…

Pero así y todo, el balance es positivo: el equipo se marcha del torneo sin ninguna derrota, con 11 goles a favor y apenas 3 en contra. La sensación general es que, de no ser por los penales, el equipo podría haber repetido la conquista de 20 años atrás bajo el sol mexicano.

Incógnitas

Con la derrota, las preguntas caen por peso propio. ¿Estuvo bien José Pekerman en retirar a Juan Román Riquelme durante el partido ante Alemania? ¿Era Esteban Cambiasso el indicado para ingresar en ese momento del juego? ¿Julio Cruz estaba en mejores condiciones que Lionel Messi para disputar los últimos minutos del encuentro? Las respuestas, claro está, variarán de acuerdo a quién lo analice, aunque la sensación es que, de haberse impuesto Argentina en los penales, la alegría se habría encargado de sepultar las dudas.

Para Pekerman, "en el fútbol uno puede encontrarse con ciertas dificultades inesperadas, y eso nos sucedió frente a Alemania". El entrenador, en este caso, tiene la derecha: Abbondanzieri, experto en la materia de los penales, debió retirarse del campo con una lesión en el complemento. "Eso nos obligó a quemar un cambio, sumado al que hicimos por el cansancio de Román (Riquelme), no pudimos sacar ventaja del recambio en el tiempo extra. Eso lo habíamos hecho frente a México".

Puntos altos

Pese a la eliminación, Argentina tiene motivos de sobra para ilusionarse: los experimentados Roberto Abbondanzieri y Roberto Ayala demostraron que, pese a ser los más grandes del equipo, están listos para iniciar el nuevo proceso de cara a Sudáfrica 2010. Con ellos, puede apuntarse a los jóvenes que han dejado de ser promesa para convertirse en realidad, liderados por Javier Mascherano, Maxi Rodríguez, Javier Saviola, Carlos Tevez y Lionel Messi.

"Conduje un equipo de excelentes futbolistas que se brindaron por el proyecto y que creyeron en lo que hicimos. Pero Argentina puede ser optimista de cara al futuro: cuenta con una generación de jugadores extraordinaria que, sin dudas, llevará al nombre de nuestro fútbol a las primeras planas en las próximas competiciones", explicó José Pekerman, quien, pese a su intento de dejar el cargo, podría ser tentado para continuar. Sudáfrica, en el horizonte, asomaría entonces como una posibilidad clara de revancha.