Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™

12 junio - 13 julio

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Bradley y Dempsey pasan al ataque

© AFP

¿Cuánto puede cambiar un equipo en cuatro años? En el caso de Estados Unidos, la renovación conducida por Juergen Klinsmann ha llevado al combinado norteamericano a plantarse en la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ con una cara totalmente distinta a la que mostró en 2010. No nos referimos únicamente a la ausencia de nombres como Landon Donovan o Carlos Bocanegra, sino también a un cambio de posición que ha afectado positivamente a dos de los jugadores que ya estuvieron en Sudáfrica 2010 y que están resultando fundamentales para el conjunto estadounidense en la cita brasileña.

A diferencia de lo que ocurrió en el anterior certamen mundialista, Klinsmann ha ordenado esta vez que Michael Bradley y Clint Dempsey se centren en atacar. El resultado no podría haber sido mejor. Los dos futbolistas, que ya habían brillado frente a Ghana, volvieron a resultar decisivos contra Portugal en un partido que se saldó con un 2-2 que deja a los norteamericanos a un paso de octavos de final. Bradley se ha liberado del trabajo defensivo que le tocó realizar durante años y ha asumido parte de las funciones de creación que desempeñaba Donovan. Contra Portugal, el centrocampista fue el cerebro del equipo, llegó con peligro al área rival y si no marcó fue porque Ricardo Costa le sacó, sobre la línea, un gol que ya se cantaba en las gradas. Por su parte, Dempsey, que antes jugaba como centrocampista ofensivo, cumplió a la perfección el papel del lesionado Jozy Altidore y marcó un tanto que daría envidia a cualquier delantero centro: con el pecho y dentro del área pequeña.

“Son increíbles. Clint ha asumido con naturalidad la responsabilidad de ser nuestro hombre más adelantado, mientras que Michael, que puede jugar en varias posiciones, ha demostrado que sabe atacar y generar oportunidades”, declaró a FIFA.com el veterano Tim Howard, que ha seguido de cerca la evolución de ambos jugadores desde Sudáfrica 2010. “Son nuestros mejores hombres. Si estamos en esta situación es gracias a ellos”, añadió.

Kyle Beckerman, el responsable de realizar el trabajo de brega y recuperación en la posición que antes ocupaba Bradley, también ha sido testigo de esta evolución. “Michael sigue mejorando cada año. Es su segundo Mundial y ha asumido galones. Juergen le pidió que atacase más y eso es lo que está haciendo”, explica también a FIFA.com.

Versatilidady combatividad
Aunque su función ha variado con respecto a 2010 y en comparación con la posición que ocupó en su día en clubes como Borussia Moenchengladbach, Chievo y Roma, Bradley no desempeña un papel totalmente nuevo para él, como demuestran los varios goles que ya marcó con el Heerenveen entre 2006 y 2008. “Siempre he sido un jugador que gusta de moverse por el mediocampo tratando de dar verticalidad al juego, así que si hace falta ser más ofensivo sé que puedo ser útil en ese papel”, explica a FIFA.com el dorsal cuatro de Estados Unidos.

Así, incorporándose al ataque desde atrás, Bradley no sólo estuvo a punto de marcar en la jugada que Ricardo Costa desbarató sobre la línea de gol, sino que participó de manera decisiva en el tanto que completó la remontada norteamericana al aparecer libre de marca en el área portuguesa. El disparo de Bradley se estrelló en la defensa lusa, pero el rechace le cayó a Zusi, que centró para que Dempsey marcase con el pecho y confirmase así que la apuesta de Klinsmann era todo un acierto. “Está claro que la lesión de Jozy nos ha obligado a cambiar un poco la táctica y a adelantar mi posición, pero éste es un equipo formado por jugadores versátiles que tienen pegada y personalidad”, asegura el nuevo goleador estadounidense.

Bradley y Dempsey guiaron así a una selección norteamericana que dio un gran paso hacia octavos y que ahora afronta su último desafío de la primera fase nada menos que contra Alemania. Un empate bastaría a Estados Unidos para clasificarse, así que no sorprendería que tanto Bradley como Dempsey alternasen las nuevas funciones con las antiguas. A fin de cuentas, el espíritu de lucha de este nuevo combinado norteamericano sigue siendo el mismo que en 2010.

“Michael y Clint volverán a ser importantes en nuestro esquema, independientemente de la función que se les asigne. Será un partido muy difícil, así que todo el mundo tendrá que emplearse al máximo”, advierte Kyle Beckerman. “Tocará defender y atacar con once, poniendo siempre toda la carne en el asador. Sólo así lograremos estar en la siguiente fase”, concluye.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA 2014™

EEUU-Portugal, en imágenes

22 jun. 2014

Copa Mundial de la FIFA™

Ghana-Estados Unidos, en imágenes

16 jun. 2014