Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

11 junio - 11 julio

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Cahill: "Balance positivo"

© Getty Images

La aventura sudafricana de Australia ha terminado antes de lo previsto, pero el centrocampista Tim Cahill, uno de los puntales del equipo, se mostró muy optimista después de que los Socceroos se despidieran de la Copa Mundial de la FIFA con una victoria sobre Serbia. Aunque Ghana les haya superado por diferencia de goles en el Grupo D, el ya veterano mundialista Cahill, envuelto en una bandera australiana y con una gorra de bufón amarilla y azul en la cabeza, parecía la encarnación de la alegría cuando los jugadores australianos abandonaron ovacionados el campo del estadio Mbombela.

Tras una primera parte sin goles en Nelspruit, Australia sorprendió a Serbia al endosarle dos goles. Un tanto de los balcánicos en los instantes finales situó el marcador definitivo en 2-1. Cahill, cuya expulsión durante la derrota inicial ante Alemania le impidió disputar el encuentro del empate con Ghana, infundió nuevos ánimos a la campaña de los suyos al firmar el primer tanto. Los australianos se quedaron así a las puertas de alcanzar los octavos de final.

No hay duda, cuando se le necesita, siempre está ahí.

Inmediatamente después del pitido final, señaló que la victoria no había sido “tan dulce”, pero sí la consideró al menos positiva. De hecho, negó que el triunfo tuviese un sabor amargo. “No, yo no diría tanto”, declaró a FIFA.com. “Es increíble haber jugado en el Mundial tras lo ocurrido la semana pasada. Ni siquiera sabía si iba a tener otra oportunidad de jugar aquí. Después del partido contra Alemania se habló mucho de si yo había tenido o no la culpa de la expulsión, pero eso me dio ganas de volver y de hacer un partido fantástico”.

Aunque los australianos ya perdían por dos goles frente a los alemanes cuando recibió la tarjeta roja en el minuto 56, resulta difícil no preguntarse cómo habrían sido las cosas con Cahill dentro de la cancha ante las Estrellas Negras (1-1). “Oh, no, ha sido genial de todos modos”, afirmó. “Si le hubiéramos ganado a Ghana, sí, claro, pero eso es a posteriori. Ya no se puede hacer nada, y éste ha sido un gran resultado. Ahora tenemos que mirar más allá de él y quedarnos con los aspectos positivos, y lo positivo es que hemos demostrado de qué somos capaces, tenemos un magnífico espíritu de equipo y hay muchos jóvenes talentos que vienen pidiendo paso”.

Al preguntar a Pim Verbeek acerca del papel de Cahill en el combinado nacional, el seleccionador saliente lo describió como un jugador desequilibrante, uno de sus hombres más regulares e importantes. “No hay duda, cuando se le necesita, siempre está ahí”, dijo el técnico holandés a FIFA.com. “Siempre marca, y se entrega al máximo. A su lado sus compañeros tienen más confianza, y lo echamos en falta tras su expulsión contra Alemania, y luego ante Ghana, sobre todo. Fue una baja muy notable. Pero hoy ha confirmado hasta qué punto puede ayudar al equipo”.

Si bien Cahill reconocerá ser uno de los líderes del conjunto australiano, representante de la Confederación Asiática, al término del choque también se apresuró a manifestar que éste era un bloque “sin ningún héroe”. Fiel a su característico estilo animado, sostuvo que prefiere predicar con el ejemplo. “Creo que cuando a uno le piden que sea el líder es fantástico, pero hay que demostrarlo en el terreno de juego. Yo me esfuerzo por el equipo, y corro desde el primer minuto hasta el final”. La diana que anotó en el minuto 69, y que visiblemente sirvió de acicate al cuadro amarillo, lo dejó bien claro. El gol se originó en un centro desde la banda izquierda que la zaga serbia parecía tener cubierto, pero Cahill no se rindió, midió perfectamente sus movimientos y, con resolución, consiguió zafarse del marcaje para batir de cabeza a un atónito portero.

Sin embargo, como buen líder, Cahill atribuyó el mérito al compañero que le dio el pase. “Fue un gran balón de Wilko [Luke Wilkshire], eso es todo”, indicó antes de describir la jugada. “Estos dos últimos días he estado practicando bastante para afinar el contacto con el balón y dejar que sea él el que trabaje, en lugar de intentar golpearlo con tanta fuerza. Simplemente, intenté colocarlo ajustado, ¡me alegro de que entrase!”.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA™

Grupo D: AUS 2-1 SRB

23 jun. 2010

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Un digno regreso (2-1)

23 jun. 2010

Copa Mundial de la FIFA 2010™

De ida y vuelta (1-1)

19 jun. 2010