Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™

Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™

12 junio - 13 julio

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Curitiba según Alex

Alexsandro de Souza ha labrado su fama, principalmente, a raíz de sus etapas exitosas en Palmeiras, Cruzeiro y Fenerbahçe. Abandonó el club turco a principios de este año, y fue despedido prácticamente como un semidiós. Cuando decidió regresar a Brasil se especuló mucho sobre cuál sería su destino, ya que no había ningún equipo que no quisiese contar con uno de los mejores mediapuntas que ha dado el país sudamericano en las últimas décadas. Pero entonces quedó claro lo que Alex nunca ha ocultado a lo largo de su carrera: su lugar es Curitiba. Y, concretamente, su Coritiba Football Club, en el que se formó desde su infancia.

Su relación con la ciudad que dejó a los 19 años y a la que regresó con 35, unida a su gran capacidad analítica, convierten a Alex en la persona idónea para hablar de la capital del estado de Paraná en esta serie de entrevistas de FIFA.coma grandes nombres del fútbol sobre las sedes de la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™.

Alex, mucha gente de fuera de Brasil no sabe que Curitiba es una ciudad que alberga una gran rivalidad, entre el Coritiba y el Atlético Paranaense. ¿Cómo la describiría usted, que ha vivido tan intensamente la del Fenerbahçe y el Galatasaray?Mire, en Paraná pasa una cosa curiosa, porque hay una división: al contrario de lo que sucede en otros estados brasileños, difícilmente se ven seguidores del Coritiba o del Atlético Paranaense fuera de la capital. Mucha gente del oeste del estado está próxima al Inter de Porto Alegre y al Grêmio, y en el norte hay muchos aficionados de São Paulo, Corinthians, Palmeiras... Es una cuestión de formación cultural. El norte de Paraná, culturalmente, es casi parte de la zona rural de São Paulo. Y el fútbol es algo que se transmite así, de manera hereditaria, a través de la cultura. Este escenario cambió un poco entre los años 1980 y 2000, cuando tanto el Coxa como el Atlético tuvieron momentos destacados en el plano nacional, pero en general esa cultura tiene menos arraigo y se defiende menos en el resto del estado. La rivalidad del Atletiba es esencialmente metropolitana, de la capital.

Y, culturalmente, Curitiba también es bastante peculiar en relación al resto de Paraná, ¿no?Sí, así es. Principalmente, debido al encuentro entre distintos pueblos. En el barrio de Santa Felicidade sigue oyéndose a gente hablar en italiano. En la ciudad se escucha el alemán, hay colonias muy representativas de ucranianos y polacos, monumentos en homenaje a esas inmigraciones... Quien venga de uno de esos países sin duda se encontrará con mucha afición y con un ambiente sorprendente.

Después de más de 15 años, ahora vuelve usted a vivir en Curitiba. ¿Cómo ha sido el reencuentro?Fue curioso. Me crié en Curitiba hasta los 19 años, y la ciudad de mi infancia y de mi juventud es muy diferente a la de hoy, muchísimo. En relación a otras capitales brasileñas todavía es pequeña, pero afronta los problemas de las grandes urbes. Encontrarme con estos problemas es algo que me ha llamado mucho la atención, aunque pienso que son solucionables, y veo voluntad política de resolverlos. Hay quien se queja mucho del tráfico, pero yo he vivido entre São Paulo, Río de Janeiro y Estambul, así que no creo que sea el más indicado para hablar (risas).* *Aquí aún se pueden encontrar algunos atajos.

En su opinión, ¿el tráfico es lo que más ha cambiado estos años?Bueno, sinceramente, para mí lo que más ha cambiado han sido los habitantes de Curitiba. Cuando yo era adolescente, aún se oía hablar mucho de lo que se llamaba “curitiboca”: el habitante de Curitiba auténtico, incluso demasiado auténtico, apegado a la ciudad, medio cerrado. Hoy en día la gente es mucho más abierta. Ya hace algunos años que existe una migración procedente de São Paulo, Río de Janeiro, del nordeste del Brasil... Al principio, se oían algunas quejas sobre eso, pero por suerte veo que ha cambiado. Cuanto más se abre una ciudad, más evoluciona. Y creo que se ve cada vez menos la figura de ese habitante de Curitiba “auténtico”. La gente bromea diciendo que la población de Curitiba es fría, mala anfitriona, pero no es así, en absoluto. Tenemos esa peculiaridad, esa desconfianza inicial, pero en el fondo somos cariñosos (risas)

Si tuviese que explicar a algún extranjero qué es lo más interesante de Curitiba, ¿qué le diría?Yo creo que es una ciudad muy atractiva, por algunos aspectos que recuerdan a las ciudades europeas: con un transporte mejor organizado, y también atracciones turísticas. Hay edificios con 100, 200 años de historia que están muy bien preservados. Está mejor proyectada que la mayoría de las ciudades brasileñas, y gracias a la gran inmigración cuenta con una gastronomía muy bien definida. Y tiene lo que, para mí, es el gran reclamo: los parques, que están bien cuidados y son muy utilizados por la población.

¿Usted va mucho a los parques de Curitiba? ¿Qué parte de la ciudad frecuenta?Cuando era niño, pasaba mucho tiempo en el centro de Curitiba: en la plaza Santos Andrade, en el Teatro Guaíra. Hoy en día ya no puedo andar así por la ciudad, porque el fútbol ha hecho de mí una persona conocida. Pero, cerca de mi casa, cuando tengo algo de tiempo, me gusta ir con los niños al Parque Barigüi para andar en bicicleta y pasear. Es un entorno delicioso y bien aprovechado, con gente que va en patines y skate, personas mayores caminando… Me alegra mucho ver el espacio público ocupado así.

¿Ser sede de la Copa Mundial de la FIFA beneficiará a la ciudad?Una de mis grandes preocupaciones es que las infraestructuras estén terminadas a tiempo para el Mundial y, principalmente, que haya un deseo de hacer obras que no dependan del fútbol. Yo veo, en Curitiba, un deseo de realizar esas mejoras y de dejar la ciudad al 100%. Como ciudadano de Curitiba, considero que mi deber es esperar que la ciudad sea mejor. Como he dicho, existe una rivalidad enorme entre Atlético y Coritiba, pero en este momento eso no debe importar. Las infraestructuras, el transporte público, todo eso va mucho más allá de la rivalidad entre clubes. Lo que importa ahora es hacer de Curitiba un lugar mejor, ahora y después de que pase el Mundial.

Explora este tema

Notas recomendadas

Brazil's coach Luiz Felipe Scolari speaks during a press conference held at the Mineirao Stadium in Belo Horizonte on June 25, 2013 on the eve of their FIFA Confederations Cup Brazil 2013 semifinal football match against Uruguay

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Porto Alegre según Scolari

23 ago. 2013

Copa FIFA Confederaciones 2013

Brasilia según Amoroso

03 may. 2013

Copa FIFA Confederaciones 2013

Fortaleza según Osvaldo

19 abr. 2013

Copa FIFA Confederaciones 2013

Belo Horizonte según Gilberto Silva

08 mar. 2013

11 para la salud: Curitiba

Copa Mundial de la FIFA 2014™

11 para la salud: Curitiba

17 sep. 2013

Voluntarios Brasil 2014

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Voluntarios Brasil 2014

30 ago. 2013

Brasil 2014: Información sobre las entradas

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Brasil 2014: Información sobre las entradas

22 ago. 2013