Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

9 junio - 9 julio

Copa Mundial de la FIFA 2006™

Un debut inolvidable para Ucrania

La primera participación de Ucrania en la Copa Mundial de la FIFA ha sido todo un éxito. Muchos habían pronosticado su salida del campeonato en la primera ronda, pero la ex-república soviética logró colarse entre las ocho mejores selecciones del mundo y, aunque cayó ante Italia en cuartos, no es, ni mucho menos, un equipo derrotado.

Tras la eliminación de su selección, Oleg Blokhin se presentó ante los medios de comunicación con una amplia sonrisa. Sin embargo, sus hombres acababan de encajar un abultado 3-0 frente a la selección italiana y habían perdido la ocasión de clasificarse para las semifinales del torneo.

Pero el seleccionador nacional de Ucrania prefirió no centrarse en el último partido de su equipo y valoró la actuación del combinado en conjunto. "No estoy decepcionado. Al contrario, estoy muy satisfecho", afirmó Blokhin. "Hemos logrado lo que ningún equipo ucraniano había conseguido antes. Hemos llegado hasta los cuartos de final en nuestra primera participación en la Copa Mundial".

Sin embargo, las cosas no comenzaron con buen pie. En el primer encuentro de su historia en el campeonato, los ucranianos sufrieron los embates de la artillería española y pagaron caras su falta de experiencia y su ingenuidad. Resultado: fueron derrotados por 4-0 y terminaron el partido con 10 hombres. Tras esta actuación, el seleccionador de Arabia Saudí, Marcos Paquetá, calificó a su futuro rival de "débil".

Un fútbol basado en el resultado

Como muy bien sabe el técnico brasileño, la reacción de Ucrania, herida en su orgullo, fue terrible. En su segundo encuentro del torneo, frente a los saudíes, los europeos volvieron a terminar el partido con un 4-0 en el marcador, pero esta vez a su favor. Parece que Blokhin supo encontrar los argumentos para volver a infundir ánimo a sus hombres, que se sacaron así la espina del partido contra España.

Ucrania afrontó su tercer duelo del Grupo H, frente a Túnez, como dueña de su propio destino. Y aunque no volvió a repetir el alarde ofensivo exhibido frente a Arabia Saudí, consiguió el resultado deseado: ganó por 1-0, Andriy Shevchenko marcó su segunda diana en el torneo y, en su primera participación en el campeonato, el equipo se clasificó para octavos de final.

Con la misma falta de espectacularidad, los ucranianos llevaron a Suiza hasta la tanda de penales. El guardameta Oleksandr Shovkovskyi tuvo su gran noche y logró hacer trizas las esperanzas helvéticas. "Nosotros jugamos un fútbol basado en el resultado", afirmaba Blokhin en respuesta a las críticas sobre la calidad del juego de su equipo, tras conseguir la clasificación para cuartos. El delantero Andriy Voronin se hacía eco de las declaraciones de su técnico: "Nuestro estilo de juego no es muy espectacular para el público pero, de momento, nos ha dado buenos resultados. Nuestra defensa es muy sólida". Eso era antes del choque con Italia en cuartos de final.

Promesas de futuro

No obstante, Ucrania abandonó el campeonato con el sentimiento del deber cumplido y con un futuro muy prometedor por delante. Entre los aspectos positivos de su actuación cabe destacar su línea defensiva, que ha confirmado las expectativas creadas durante la competición preliminar. Delante de Shovkovskyi, el joven Andriy Rusol dirigió a una zaga que no encajó ni un solo gol en tres partidos. Anatoliy Timoschuk ha dejado huella en la escena mundial. Su presencia y su cabellera rubia se hicieron notar por todo el terreno de juego. En ataque, Sheva marcó dos tantos, y estuvo muy bien asistido por Voronin y Maksym Kalinichenko, la revelación ucraniana del torneo.

Con cuatro jugadores subcampeones de Europa en la categoría sub-21 en el equipo, entre ellos el prometedor Artem Milevskiy, la selección dirigida por Oleg Blokhin tiene por delante un futuro muy halagüeño para las próximas citas internacionales.

"Podemos ganar la Copa Mundial", anunciaba Blokhin tras conseguir la clasificación para la fase final de Alemania 2006. Con su inagotable reserva de talentos y la experiencia adquirida en suelo alemán, quizás lo logren en 2010.