Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™

9 junio - 9 julio

Copa Mundial de la FIFA 2006™

De la decepción nace la esperanza

El martes por la noche, algunas cosas volvían a su lugar. Los aficionados polacos decidieron espontáneamente dar unas patadas al balón, entre risas y bromas, junto a la estación de tren de Hanóver, mientras esperaban de buen humor el tren de regreso a su país. Poco antes, la selección polaca se había redimido ante sus hinchas con una victoria por 2-1 ante Costa Rica, en el último partido del Grupo A de la Copa Mundial de la FIFA 2006.

Era un triunfo necesario, sobre todo porque la aventura alemana de los internacionales polacos se había visto empañada por más de un revés. El combinado del seleccionador Pawel Janas había llegado a Alemania con el objetivo de hacer olvidar a sus hinchas la decepción de hace cuatro años, cuando Polonia quedó apeada del torneo tras la fase de grupos. Los jugadores polacos cargaban sobre sus hombros el peso de la esperanza de toda una nación. Además, esta edición de la Copa Mundial de la FIFA se celebraba cerca, en un país vecino donde ejercen su oficio algunos astros polacos, como Jacek Krzynowek o Ebi Smolarek. Es decir, un país conocido y cercano, donde la selección podía disfrutar de la multitudinaria presencia y el incondicional apoyo de sus hinchas.

Pero las cosas se torcieron y, de nuevo, se repitió la historia de la Copa Mundial de la FIFA 2002. Polonia debutó con una derrota sorprendente por 0-2 ante un Ecuador al que obviamente subestimó. Le siguió otra derrota ante Alemania por 0-1 con un gol de Oliver Neuville en el tiempo añadido. El sueño de alcanzar los octavos de final se evaporó como por arte de magia y antes de tiempo.

Los jugadores, decepcionados

"Estoy decepcionado por no haber alcanzado la siguiente fase. Con un equipo como el nuestro teníamos que haber llegado más lejos", declaró el delantero Maciej Zurawski que no logró marcar en el torneo.

"Me alegro de que nuestros aficionados sigan con ganas de broma después de nuestra actuación en los dos primeros partidos. Quizás podamos darles motivos de alegría en el futuro", añadía Krzynowek. Los tres puntos frente a Costa Rica podrían ser un comienzo para este equipo que consiguió el triunfo gracias a los goles de un defensa, Bartosz Bosacki, los dos únicos tantos de Polonia en este certamen.

De hecho, Polonia no encontró la calma durante la competición. Su seleccionador, Pawel Janas, ya había sido objeto de las críticas en los preliminares. La prensa polaca puso en duda la decisión del técnico de 53 años de no convocar a los guardametas Jerzy Dudek (FC Liverpool) y Tomasz Frankowski (Wolverhampton Wanderes). A esto se sumó el hecho de que el combinado de Janas no supo convencer y su juego careció de chispa. Se echó en falta un organizador en el mediocampo, por lo que la clave del éxito prácticamente se limitó al espíritu de lucha del equipo. Si bien fue suficiente para tener contra las cuerdas a la selección alemana durante 90 minutos, el tiempo añadido dio al traste con una gran actuación.

"Pensábamos que podíamos afrontarlo con calma"

Krzynowek cree que, además, sus tres rivales de grupo fueron más fuertes mentalmente. "Pensábamos que podíamos afrontarlo con calma. Sabía que muchos equipos se habían preparado mentalmente para el torneo. Nosotros no lo hicimos. Cada uno de nosotros tuvo que mirar por sí mismo". El mediocampista izquierdo, que este verano fichó por el VfL Wolfsburg procedente del Bayer Leverkusen, era una de las grandes esperanzas antes de la fase final, pero al final logró imprimir su sello en muy pocas ocasiones. En cambio, el delantero Ebi Smolarek, de 25 años de edad, que también juega en la Bundesliga (Borussia de Dortmund), se convirtió en el jugador más destacado de Polonia y podría ser la figura en torno a la cual se forme una nueva generación.

Ahora, el país espera que Janas se encargue de formar un nuevo equipo lo suficientemente bien preparado como para pasar a la segunda ronda de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, después de estas dos eliminaciones consecutivas de la fase final a las primeras de cambio. "Creo que todos hemos crecido con la experiencia de la Copa Mundial de la FIFA en Alemania. Aprendimos mucho y en el futuro le sacaremos provecho", según Krzynowek.

Motivos para el optimismo:

El capitán de 33 años Jacek Bak será probablemente el único del grupo que ha participado en esta Copa Mundial de la FIFA que se retirará de la selección tras el torneo. Por lo tanto, las grandes posibilidades que ha dejado entrever esta selección, unidas a la experiencia adquirida en la competición, podrán desarrollarse plenamente. Además, los jóvenes talentos presionarán para hacerse un hueco en el equipo nacional. La competencia será muy positiva para la selección polaca, que alcanzó el tercer puesto en las Copas Mundiales de la FIFA 1974 y 1982. Si a lo expuesto se añadiera en los próximos cuatro años la presencia de un buen organizador, el combinado polaco, que sin duda rebosa talento, podría competir a medio plazo en plenitud de facultades.