Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™

14 junio - 15 julio

Copa Mundial de la FIFA 2018™

Delaney: "Somos un país pequeño pero con grandes expectativas"

© Getty Images
  • El internacional danés recuerda la primera vez que vio a su selección directo
  • "Coleccionaba los cromos del Mundial", confiesa
  • Dinamarca jugará en el Grupo C con Francia, Australia y Perú

12 de junio de 1998. La generación de oro de Dinamarca, liderada por el arquero Peter Schmeichel y los hermanos Michael y Brian Laudrup, se mide a Arabia Saudí en la fase de grupos de la Copa Mundial de la FIFA de Francia. Los daneses ganan 0-1 ante los 38.100 hinchas que se dieron cita en el estadio Bollaert-Delelis de Lens.

Uno de esos 38.100 espectadores era Thomas Delaney, de siete años, que había viajado con su padre y sus abuelos para ver por primera vez a su selección. 20 años después, va a ser el propio Delaney quien emule a sus ídolos, y su objetivo no es otro que dejar huella en la Copa Mundial de Rusia.

"En aquel entonces, ni se me pasaba por la cabeza que algún día sería yo quien saltara al césped. Coleccionaba los cromos del Mundial y también me regalaron el balón oficial", recuerda sonriente en su charla con FIFA.com.

"Fue increíble. Para mí, uno de los mejores recuerdos es el ambiente que había en los aledaños del estadio y en la ciudad. Un Mundial es especial no solo por los partidos, sino sobre todo por el ambiente que se respira en todo el país. Es algo que, cuando eres futbolista, no siempre percibes".

Delaney, en cifras:

  • Campeón de Liga (4) y Copa (3) en Dinamarca
  • 21 partidos internacionales
  • Anotó sus cuatro goles con la selección en septiembre de 2017: una tripleta contra Armenia (1-4) y una diana contra Polonia (4-0)

En la Copa Mundial de Rusia, Dinamarca se enfrentará en el Grupo C a Francia, Australia y Perú. ¿Su objetivo? Meterse al menos en octavos de final y, a ser posible, llegar a cuartos, algo que el conjunto danés solamente ha logrado una vez en sus cuatro participaciones anteriores. Y lo hizo precisamente en Francia 1998.

"Somos muy optimistas en cuanto a la fase de grupos se refiere", afirma el futbolista de 26 años. "Si no estás en el bombo 1, es inevitable que te toque una selección puntera".

"Nuestro objetivo debe ser la segunda plaza, aunque contra Francia seguro que también tendremos nuestras opciones. No quiero jugar tres partidos y tener que hacer las maletas. Viajaremos con mucha humildad, porque somos un país pequeño, pero las expectativas son grandes".

El centrocampista había pasado toda su vida deportiva en el FC Copenhague hasta que, en enero de 2017, decidió dar el salto a la Bundesliga y fichar por el Werder Bremen. Ahora, en lugar de pelear por ganar títulos, Delaney lucha por cada punto para tratar de evitar el descenso.

"Tomé la decisión acertada, pero fue más difícil de lo que esperaba. He mejorado y he continuado con mi progresión. En Copenhague queríamos ganar cada partido. Aquí he tenido que cambiar el chip, porque en Bremen, a veces, debes darte por satisfecho si sumas un punto y, otras, asimilar incluso varias derrotas seguidas".

"Mi consagración en la selección llegó poco antes de firmar con el Werder Bremen. En Dinamarca tenemos muchos centrocampistas de gran calidad que juegan en las mejores ligas europeas. Yo quería consolidarme en el extranjero, porque es algo que los seleccionadores también tienen muy en cuenta".

Naturalmente, Delaney ya mira de reojo al próximo Mundial, "pero hay que dejarlo de lado por ahora, porque aún pueden pasar muchas cosas". Por lo pronto, debe concentrarse en mantener la categoría con el Bremen antes de mirar hacia Rusia. Allí le acompañarán su novia, su madre y multitud de amigos.

Quién sabe si también irá otro niño que, dentro de 20 años, recuerde con la misma ilusión su primera experiencia en una Copa Mundial.

Delaney sobre...
Su primer partido internacional:
"Debuté como lateral izquierdo. Era la primera vez que jugaba en esa demarcación. No estaba en mi mejor momento, porque el Copenhague tampoco andaba bien entonces. Eran tiempos difíciles, pero fue una sensación fantástica".

El astro danés Christian Eriksen:
"Es un futbolista excepcional, no es el clásico diez. Corre mucho, tanto para atacar como para defender. Además, también puede jugar de delantero. Eso es algo que muchos no ven. Tiene una derecha excelente y, por si fuera poco, también es un magnífico asistente".

El partido de vuelta de la repesca contra la República de Irlanda (1-5 en Dublín):
"Fue un carrusel de emociones. Empezamos perdiendo 1-0 y acabamos remontando a lo grande. A partir del minuto 60, la sensación era extraña, porque ya teníamos claro que no se nos iba a escapar. Nos mirábamos y sabíamos que teníamos el billete para el Mundial en el bolsillo".

Explora este tema

Notas recomendadas