Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™

14 junio - 15 julio

Desarrollo

Doha acoge un histórico seminario de arbitraje

Si se sigue con atención un seminario preparatorio de élite durante unos días, ya nunca se podrá ver de la misma forma a un árbitro en acción sobre el césped. Ni un partido de fútbol.

Arbitrar, por su naturaleza intrínseca, es una actividad que conlleva imperfecciones: en una fracción de segundo han de tomarse decisiones en las que apenas unos centímetros separan el acierto del error, en acciones ejecutadas por algunos de los atletas más en forma y más veloces del planeta. Es inevitable cometer equivocaciones. Los jugadores y los árbitros lo saben. Los mejores instructores de árbitros, más que nadie.

"A mí siempre me ha gustado la presión de saber que el error está siempre ahí, a la vuelta de la esquina, esperándote", explica Massimo Busacca, Jefe de Arbitraje de la FIFA, quien desempeñó su oficio en dos ediciones de la Copa Mundial de la FIFA™. "Los árbitros necesitan la presión. Es lo que nos hace mejorar. No obstante, tienes que prepararte todo lo posible, controlar todo lo que se pueda controlar. No se trata de evitar la presión, sino de no tenerle miedo, de este modo cuando estás sobre la cancha sientes como si estuvieras debajo del agua durante 90 minutos; todo lo que ves y escuchas es tu propia concentración para tomar la decisión adecuada".

Cuando Busacca habla de preparación se refiere a la repetición exhaustiva de conceptos y acciones hasta que quedan grabados a fuego para su posterior uso en el instante de tomar las decisiones. El margen para el instinto o las sensaciones debe reducirse al mínimo. Detrás de cada decisión que toma un árbitro de élite, correcta o incorrecta, desde pitar un penal a dónde colocarse sobre el césped, debe haber una razón objetiva. Una razón de la que se ha hablado previamente un millón de veces.

¿Era realmente una oportunidad de gol? ¿Está la línea de ataque de un equipo presionando a la defensa rival? ¿Dónde estaba el punto exacto de contacto cuando el jugador cometió la falta? Cuando se cometió la falta, ¿configuró la acción una situación clara del balón dirigiéndose del jugador A al jugador B? La decisión de un árbitro de élite tiene que ser así, una solución lógica e instantánea a una ecuación en la que intervienen numerosos factores. Y eso no se logra sin entrenamiento. Mucho entrenamiento.

Nada se deja al azar. Todos los aspectos que son importantes para los árbitros son mencionados y aplicados durante los entrenamientos. Busacca también concede una gran importancia al aspecto técnico del juego. Jean Paul Brigger, el director del Grupo de Estudios Técnicos (GET) de la FIFA, se ha convertido en parte integrante de los seminarios de arbitraje. "Es importante mostrar a los árbitros cuán rápidos pueden ser ciertos movimientos o acciones. De esta manera, pueden entender mejor las situaciones que se dan en un partido y pueden anticiparse a algunas cosas, algo que es enormemente importante para las decisiones que toman", asegura el propio Brigger.

*Historia en Doha *Como es lógico, todas estas preguntas resultan igualmente válidas tanto para el fútbol masculino como para el femenino. Así, no tenía sentido realizar la preparación de los árbitros de élite de manera segregada según el género. Ese fue el razonamiento de la FIFA en vísperas de su histórica decisión de combinar en una sola concentración de preparación a los árbitros para las próximas ediciones de la Copa Mundial: la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™ y la Copa Mundial Femenina de la FIFA Francia 2019™.

Del 11 al 15 de abril de 2016, Doha (Qatar) albergó el primer seminario para árbitros de cara a las citas de Rusia y Francia. Los 48 candidatos preseleccionados, procedentes de la AFC, la CAF y la OFC, pasaron cinco días viendo y analizando jugadas controvertidas, realizando pruebas físicas, simulando situaciones de partido en el campo y repasándolas en vídeo. Todo ello de manera incesante. Hombres y mujeres trabajando codo con codo. Los aspirantes de la CONCACAF y la CONMEBOL se someterán a la misma preparación en Miami del 25 al 29 de abril y los de la UEFA, en septiembre.

"Transmite un importante mensaje y es una iniciativa excelente", declaró Tatjana Haenni, Responsable de Competiciones Femeninas de la FIFA. "La Copa Mundial Femenina de la FIFA de Canadá demostró lo mucho que ha evolucionado el fútbol femenino y hasta qué punto la velocidad se ha convertido en una parte importante de esta disciplina. Y claro, obviamente, las árbitras tienen que hacer lo propio. El arbitraje masculino está tan avanzado y posee tanto nivel, desde el punto de vista profesional, debido naturalmente a su historia, que el contingente arbitral femenino no puede sino beneficiarse de un proyecto como éste".

*Géneros distintos, mismos criterios *En Doha, unir fuerzas resultó beneficioso para todos, hombres y mujeres, que trabajaron conjuntamente para poner a punto su interpretación del juego, posicionamiento y toma de decisiones. "Me alegra participar porque las mujeres pueden aportar cosas que nosotros, los hombres, no tenemos. Es una gran idea intercambiar experiencias con ellas", afirmó el colegiado qatarí Abdulrahman Al Jassim.

Para Massimo Busacca, la iniciativa también es un paso más hacia lo que ha sido su principal objetivo desde que en 2011 asumiera el cargo: la uniformidad. "Si entrenamos, vemos situaciones y las analizamos todos juntos, hombres y mujeres, daremos las mismas respuestas a cada problema y alcanzaremos la uniformidad y coherencia que necesitamos en ambas competiciones. Eso es algo muy importante: no queremos una filosofía en el ámbito masculino y otra en el femenino".

Con todo, aunque este nuevo enfoque conjunto es todo un hito, no debe considerarse como un fin el sí mismo sino como un paso más en el desarrollo del fútbol femenino. "Es el camino adecuado para progresar, pero no es suficiente. La árbitras necesitan más experiencia. Algunas de ellas solo tienen un puñado de partidos de competición de alto nivel al año en sus regiones, y de repente tienen que presentarse en la Copa Mundial Femenina de la FIFA ante 50.000 personas. Necesitan competiciones de alto nivel; necesitan ser capaces de oficiar en la máxima categoría de las ligas masculinas de sus países", añadió Haenni.

"Esto solo es un paso, un gran paso mejor dicho, dentro de un proceso muy largo", aseveró la árbitra australiana Kate Jacewicz después de una exhaustiva sesión de análisis de vídeo en la que su grupo estuvo liderado por una de las instructoras de la FIFA. "Pero lo más importante es que el paso se ha dado. Se ha abierto la puerta para que hombres y mujeres tengan la oportunidad de ir donde quieran ir". Empezando, desde luego, por Rusia y Francia.

Explora este tema

Notas recomendadas