Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™

Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018™

14 junio - 15 julio

Copa Mundial de la FIFA™

El sacrificio de un héroe trágico

Michael Ballack of Germany scores the winning goal past goalkeeper Woon Jae Lee of South Korea as Germany win 1-0 to reach the 2002 World Cup final.
© Getty Images

"Se entregó al servicio del equipo y de toda Alemania. El país entero se pondrá en pie para aplaudirlo".

Rudi Voller dedicó a Michael Ballack un homenaje cálido y totalmente merecido. Su vaticinio, además, se cumplió. Alemania se unió para aclamar al héroe de la semifinal de la Copa Mundial de la FIFA 2002™ contra la coanfritriona República de Corea.

Sin embargo, la heroicidad a la que se refiere Voller, y que otorgó a Ballack todo el protagonismo, no fue el gol decisivo que capta esta foto. El mediocampista recibió los elogios de su seleccionador, de sus compañeros y toda su nación por una actuación merecedora de sanción cuatro minutos antes.

"A pesar de que sabía que con otra tarjeta amarilla se perdería la final, cometió una falta táctica absolutamente necesaria", explicó Voller sobre la decisión de Ballack de derribar a Lee Chunsoo para cortar una prometedora contra de los coreanos. "No muchos jugadores lo hubieran hecho. Hay que sacarse el sombrero ante Michael. Esta noche se ha convertido en una figura trágica. Ha sido el primer jugador al que he visto [después del partido] y estaba muy triste. Ha llorado en el vestuario. He tenido que levantarle el ánimo. Es una gran pena que se pierda la final, porque hoy se ha destacado como uno de los mejores hombres sobre el terreno de juego".

Voller no fue el único que expresó tales sentimientos. Incluso Urs Meier, el árbitro suizo que le sacó la amarilla, mientras aseguraba que "era la única decisión posible", admitía que lo lamentaba por Ballack.

La sanción del astro del mediocampo alemán contribuyó a cambiar un apartado del reglamento de la Copa Mundial: la cuenta de tarjetas acumuladas se borra automáticamente después de cuartos de final desde la edición de 2010. Esto, no obstante, no sirvió de gran consuelo a Ballack, quien calificó de "una gran amargura" el sentimiento de perderse el partido más importante del fútbol.

Un jugador insustituible
"Se trataba de una situación tonta: nos superaban en número durante su ataque y me vi obligado a hacerlo", puntualizó después del partido. "Era mi primera falta. Sabía lo que pasaría, pero no me quedó más remedio. Ahora mi sueño de disputar la final del Mundial se ha evaporado. Es lo más amargo que le puede pasar a un futbolista. Lo mismo le pasó hace cuatro años a Laurent Blanc, y lo sentí mucho por él cuando lo vi en la tele.

Lógicamente, deseo mucho éxito a mis compañeros en la final, y mi corazón estará con el equipo sobre el terreno de juego, aunque no pueda jugar con ellos. Pocos apostaron por que llegáramos hasta aquí, y me satisface mucho haberles demostrado lo equivocados que estaban. A pesar de las críticas que nos acusaban de no tener clase, de que nos faltaba estilo, creo que el partido de hoy ha dejado claro a todo el mundo que, si estamos en el Mundial, es por algo”.

Ballack tenía razón. Sin embargo, si bien la trayectoria de los hombres de Voller hasta la final fue meritoria en sí misma, no se trataba de una generación tan deslumbrante ni tan llena de talento como las selecciones de Alemania que habían participado en el Mundial antes ni las que vendrían después. La brillantez de Ballack y del guardameta Oliver Kahn había apuntalado el avance de los alemanes, por lo que existía la sospecha, incluso antes de la final, de lo que significaría para el equipo la pérdida del mediocampista.

"Resulta casi imposible sustituir apropiadamente a Michael", confesó Voller entonces. "Cuando el equipo se encuentra en una situación complicada, él puede darle la vuelta al partido y marcar un gol o enviar el pase para conseguirlo. Va a ser casi imposible reemplazarlo".

Y así fue. El rendimiento habitual de Kahn decayó en la final por primera vez, y un Brasil espoleado por Ronaldo se impuso cómodamente por 2-0. Pero, con Ballack como mero espectador, frustrado por no haber podido disputar una final del Mundial, los alemanes todavía recuerdan su enorme calidad y el sacrificio que efectuó para ayudar al equipo a llegar hasta allí.

*¿Sabías que…? *Los guantes que lució Kahn en el Mundial de 2002, donde recibió un único gol en seis partidos de camino a la final, figura entre los extraordinarios objetos que se exponen en el Museo del Fútbol de la FIFA en Zúrich.

Explora este tema

Notas recomendadas

Ballack: "Generalmente es difícil para los europeos"

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Ballack: "Generalmente es difícil para los europeo...

07 abr. 2014

Un día como hoy... Brasil, campeón mundial 2002

Copa Mundial de la FIFA 2002™

Un día como hoy... Brasil, campeón mundial 2002

29 jun. 2014

16th June 1958: Harry Gregg, Northern Ireland's goalkeeper, fails to stop West Germany's Uwe Seeler scoring the equalising goal.

Copa Mundial de la FIFA™

Un heroico Harry planta cara a los campeones

12 ene. 2017

Korea Republic fans take to the streets of Seoul to cheer on their team in the 2002 FIFA World Cup.

Copa Mundial de la FIFA™

La marea roja de Seúl

19 may. 2016

Germany's Michael Ballack celebrates a goal against the Ukraine in the World Cup playoffs in November 2001

Copa Mundial de la FIFA™

La hora de Ballack

28 jul. 2009