Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

11 junio - 11 julio

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Espectáculo garantizado

Diego Maradona head coach of Argentina shakes hands with Lionel Messi
© Getty Images

Un clásico anglosajón entre Inglaterra y Alemania y otro de acento español entre Argentina y México constituyen los espectáculos de la segunda jornada de octavos de final de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010.

Los dos monumentos del fútbol europeo no habían planeado cruzarse tan pronto en el campeonato. Pero al salir segunda de su grupo, Inglaterra ha cambiado el programa previsto. Las dos formaciones no han hecho gala hasta la fecha de su autoridad habitual y han tenido que batallar a brazo partido. Joachim Loew ha apostado por la generación que se proclamó campeona sub-21 de Europa en 2009, escoltada por unos pocos veteranos. Entretanto, Fabio Capello, que se ha visto obligado a soltar algo de lastre, se ha apoyado en los pilares del equipo inglés. Ahora desembarazados del miedo de despeñarse en la primera ronda, uno de estos dos grandes de Europa deberá morir con las botas puestas si quiere marcharse de la competición con la cabeza alta.

En Argentina, Diego Maradona, después de andar un buen rato a tientas, ha logrado por fin transmitir su mensaje al grupo, enteramente entregado a su entrenador y rebosante de alegría de vivir. Aconsejado por su experiencia, el comandante argentino decidió asignar el brazalete de capitán contra Grecia a su pequeño duende, Lionel Messi, en vías de encontrar por fin su sitio en el entramado albiceleste. Pero México, que disfruta en estos momentos de la camada más talentosa de su historia, está lejos de presentarse en el papel de víctima expiatoria.

El menú del díaAlemania-Inglaterra, estadio Free State, Mangaung/Bloemfontein, 16:00 (hora local)
Argentina-México, estadio Soccer City, Johannesburgo, 20:30 (hora local)

La citaAlemania-Inglaterra

Un partido entre estas dos naciones es un espectáculo garantizado. Incluso cuando ambos grandes de Europa no se encuentren en la cima de su arte. Inglaterra, con dos goles marcados en una victoria y dos empates, quiere seguir creyendo en su rango de favorito. Para ello, tendrá que dar pruebas de un poco más de fluidez y realismo. Especialmente su gran estrella, Wayne Rooney, que no está ni mucho menos al 100% y sigue en busca de su puntería. Alemania, por su parte, ha pasado calor y frío. Imperial contra Australia (4-0) y ausente frente a Serbia (0-1), cumplió el objetivo contra Ghana (1-0). La selección teutona más joven en una Copa Mundial de la FIFA desde hace 76 años ha tomado el relevo con brío, a imagen de un Mesut Oezil que ha hecho olvidar la ausencia de Michel Ballack. Ahora le falta por demostrar que también es tan intratable como sus antecesores en los partidos a todo o nada.

El duelo claveLionel Messi (ARG) - Rafael Márquez (MEX)

Cuatro años y cuatro días después del duelo de octavos en la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006, Argentina y México se cruzarán a la misma altura de la competición. En Leipzig, la Albiceleste se impuso por 2-1 en la prórroga, con un gol espléndido de Maxi Rodríguez. Leo Messi, que aquel día cumplía 19 años, no entró en liza sino hasta el minuto 84. Pero esta vez será la principal arma del once de Diego Maradona. Ubicado como electrón libre por detrás de los dos delanteros, tendrá enfrente a su amigo y compañero en el FC Barcelona, Rafa Márquez, mediocentro defensivo de los aztecas. De su particular duelo dentro de este encuentro dependerá el desenlace.

Hemos oído…"He reencontrado a la Inglaterra que yo conocía. Ahora podemos contemplar el horizonte más serenamente. Los jugadores y el cuerpo técnico tienen la conciencia tranquila. Es el momento de encarar los octavos de final", Fabio Capello, seleccionador de Inglaterra


Una platea de altos vuelos. La tribuna presidencial de los principales estadios de la Copa Mundial de la FIFA ha sido desde el principio del certamen un entorno de alto relieve. Pero desde el comienzo de Sudáfrica 2010, estamos asistiendo a un auténtico desfile de personalidades norteamericanas que han acudido al encuentro de un deporte cada vez más popular en Estados Unidos. Así, por ejemplo, después del Vicepresidente, Joe Biden, ha sido el antiguo inquilino de la Casa Blanca, Bill Clinton, quien ha asistido a la victoria de su tropa sobre Argelia (1-0). La última noticia en este sentido es que el actual Presidente, Barack Obama, se ha comprometido a sentarse junto al Presidente de la FIFA, Joseph Blatter, si los Estados Unidos alcanzan la final.

La duda pervive. Cada vez que Inglaterra y Alemania se enfrentan, el tema vuelve a la agenda del día. El remate de cabeza de Geoff Hurst al principio de la prórroga de la final de la Copa Mundial de la FIFA 1966 disputada el 30 de julio, ¿traspasó la línea de meta? Nada menos que 44 años después, el debate sigue enardeciendo al personal. Para los ingleses, la cuestión no vale la pena, porque luego Hurst dobló la ventaja al marcar el 4-2 y conquistar para su país el único título mundial de su historia. Pero para los alemanes, siempre será un "gol de Wembley", es decir, un gol dudoso. Y de aquí al saque inicial de este encuentro de octavos de final, las batallas de los expertos volverán a girar en torno al gol más polémico.

Una historia de penales. Francia (nueve), Inglaterra (ocho), Holanda (ocho) y Portugal (seis) jamás han fallado un penal en la Copa Mundial de la FIFA. En cambio, David Villa erró contra Honduras el primero de España en 14 lanzamientos, es decir, el número más abultado pitado a favor de un equipo. Paradójicamente, son dos de las naciones más laureadas, Brasil e Italia, las que han desperdiciado el mayor número: tres de once intentos. El portugués Eusébio (1966), el holandés Rob Rensenbrink (1978) y el argentino Gabriel Batistuta (1994 y 1998) son los únicos jugadores que han transformado cuatro penas máximas.


Explora este tema