Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™

Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™

12 junio - 13 julio

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Espinoza: "Lo peor sería relajarse"

Roger Espinoza of Honduras kicks the ball
© Getty Images

Honduras está a las puertas de la gloria. Por primera vez en su historia, la selección catracha podría asistir a dos Copas Mundiales de la FIFA en forma consecutiva. Tras su honrosa participación en Sudáfrica 2010, los muchachos de Luis Fernando Suárez tiene el pasaje a Brasil 2014 al alcance de la mano. Actualmente son terceros en el Hexagonal Final de la CONCACAF, y un empate el ante la ya eliminada Jamaica sería suficiente para materializar la gesta.

Sin embargo, el equipo ya sabe lo que es estar a las puertas del máximo evento del planeta fútbol y ver como se le cierran en la cara al tropezar en la última valla. Así que, como cabría esperar, los hondureños afrontan con seriedad y tensión el compromiso. Por eso, desde que llegaron el domingo a Kingston, capital del país caribeño, el grupo está encerrado y enfocado en la idea de no dejar nada a la casualidad. En este ambiente de concentración absoluta, Roger Espinoza, el gran referente de la* H*, habló con FIFA.com, antes del trascendental encuentro.

El destino en sus manos
Como se dice en Centroamérica, Honduras tiene “los pelos de la burra en la mano”. Depende por completo de sí misma, y sacando un único punto en tierras caribeñas tendría asegurado su boleto directo a Brasil. Espinoza lo sabe, pero no por eso se confía. “El partido tendrá mucho que ver con lo que hagamos nosotros. Pero sin duda será complicado porque Jamaica es un equipo que no tiene nada que perder. Lo vimos con Costa Rica el viernes pasado: ellos ya estaban clasificados y nos pusieron las cosas difíciles. Ahora vamos de visita, y eso jamás es sencillo”, considera el jugador del Wigan inglés.

Si algo ha caracterizado al mediocampista de 26 años a lo largo de su carrera, es su fuerte personalidad. Luchador incansable, se ha labrado un brillante presente en Inglaterra, tras pasar por el fútbol estadounidense, a base de trabajo y determinación. Ese carácter se ha contagiado al resto de sus compañeros, y es el que les ha ayudado a superar los altibajos de un Hexagonal en el que han sacado resultados dispares como un triunfo en el Azteca ante México en septiembre (2-1) y un empate como local unos días después contra Panamá (2-2).

Estos son partidos en los que tenemos que sacar la personalidad”, afirma convencido respecto al próximo compromiso. “Es una característica que ya hemos mostrado en otros encuentros en el Hexagonal y que ha sido clave. Los partidos de visitante son siempre difíciles y más cuando está tanto en juego. Pero este equipo tiene mucho carácter, y es hora de sacarlo a relucir”, reflexiona.

Hasta el silbatazo final
Ya dejaron una muestra el viernes en el Estadio Olímpico. Ante uno de sus máximos rivales regionales, Costa Rica, la H supo sacar provecho del enfervorizado ambiente en San Pedro Sula y ganar por la mínima, con un gol de Jerry Bengston a pase de Espinoza, para quedar en una ventajosa situación en la tabla clasificatoria. Una posición que no están dispuestos a desperdiciar.

“El triunfo ante Costa Rica fue importante, pero ahora lo peor sería relajarse y pensar que ya tenemos el camino recorrido. Tenemos que ser conscientes de que no estamos en el Mundial todavía, y no lo estaremos hasta que suene el último silbatazo y tengamos los puntos necesarios para quedar entre los tres primeros. Tenemos que mantener máxima concentración”, advierte el apodado Chino.

Incluso, una derrota podría darle el pase a la H, siempre y cuando México no gane en Costa Rica. Pese a que sus vecinos ya tienen el boleto mundialista conquistado, Roger está seguro de que los ticos les pondrán las cosas tan difíciles a los Aztecas, como se las pusieron el viernes a la propia Honduras. “Las rivalidades son siempre las mismas, y no tenemos por qué dudar, en absoluto. Contra nosotros, Costa Rica jugó al máximo. Si yo fuera el que está calificado, no regalaría nada. En la cancha se juega igual, y pensar otra cosa es absurdo. Somos profesionales, y lo demostramos en cada partido”, afirma con rotundidad.

Toda Honduras espera que las matemáticas no sean necesarias la noche del martes. Las cuentas son claras. Un punto en Kingston basta. Con eso se desataría la fiesta en el país tras el silbatazo final. Para esos aficionados que disfrutan y sufren con el equipo van dirigidas las últimas palabras de Espinoza en esta conversación: “Sería un sueño. Y es algo que estamos muy cerca de cumplir. Tenemos un compromiso con la afición hondureña, y queremos quedar bien con ellos. Sería un orgullo increíble”, finaliza entusiasmado

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de la FIFA 2014™

Jiménez, el héroe del sueño mexicano

14 oct. 2013