Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

11 junio - 11 julio

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Esto no es como empieza

Gerard Pique and Sergio Ramos of Spain look dejected
© Getty Images

Nadie puede negar la importancia de un buen comienzo en cualquier empeño, y la Copa Mundial de la FIFA no es ninguna excepción. Sin embargo, eso no ha impedido a un buen número de equipos volar alto y llegar muy lejos en el torneo incluso después de un comienzo tembloroso en la palestra intercontinental.

Un buen ejemplo para enfilar nuestra historia es el campeón de 1954, la República Federal Alemana, que arrancó su estreno en la cita mundialista con un varapalo de 8-3 a manos de la Hungría de Ferenc Puskas, que sigue siendo su derrota más abultada en la competición de élite. Negándose a bajar los brazos, la Mannschaft demostró un temple fuera de serie al ir superando todos los siguientes obstáculos y llegar a la final, donde vencieron a los poderosos húngaros con un épico 3-2.

Análogamente, el anfitrión de 1966, Inglaterra, vio frustrado su preludio en el campeonato celebrado en su tierra por la resistencia de Uruguay, que no permitió que se moviera el marcador. A partir de ahí, sin embargo, nadie pudo parar al cuadro local en su escalada hasta el título. Los seguidores de los Tres Leones estarán ansiosos porque se repita la historia esta vez, después de haber visto a los suyos firmar un armisticio por 1-1 contra Estados Unidos en su primera contienda en Sudáfrica 2010.

Argentina a punto estuvo de igualar esas gestas después de perder por 1-0 en su encuentro inaugural en Italia 1990 contra Camerún. Diego Maradona y compañía se sacudieron el polvo después de morderlo en su estreno y se las ingeniaron para abrirse camino hasta la final, donde volvieron a caer por un solitario gol, esta vez frente a la República Federal Alemana.

Los primeros pasos del flamante campeón europeo en la Copa Mundial a lo largo de la historia han sido a menudo desastrosos. De hecho, la derrota de España en su introito del Grupo H contra Suiza el 16 de junio fue la cuarta vez que el equipo regente de Europa pierde su primer encuentro en el subsiguiente campeonato del mundo. Dicho eso, La Roja puede estar tranquila si se fija en el rendimiento de Alemania Occidental en 1982. Habiendo perdido su encuentro de entrada contra Argelia, la selección teutona enseguida recobró la lozanía, hasta el punto de que alcanzó la final contra Italia, una cumbre que los Azzurri ganaron por 3-1.

Acaso el más famoso resurgimiento de todos los tiempos sea el que protagonizó Italia en España 1982. Salvó por los pelos el escollo de la liguilla inicial, pues sólo su mejor diferencia de goles le permitió cruzar a la siguiente ronda tras empatar con Polonia (0-0), Perú (1-1) y Camerún (1-1). Pese a ese principio bamboleante, los italianos confundieron a los críticos venciendo a Brasil, Argentina, Polonia y Alemania y levantando su tercer trofeo mundial.

Una pauta similar se repitió 24 años más tarde, cuando Francia empató con la República de Corea y Suiza antes de tumbar a Togo para aferrar un puesto en la fase eliminatoria. Una vez allí, los Bleus barrieron todo le que se les puso por delante, desembarazándose de España, Brasil y Portugal, para terminar chocando con Italia en la final. La diosa Fortuna les abandonó a su suerte en ese lance, sin embargo, pues la Squadra Azzurra se llevó el gato al agua en la tanda de penales definitiva, tras el empate 1-1 que señalaba el marcador al concluir la prórroga.

Aunque no han perdido sus prolegómenos en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, Italia, Francia y Brasil han sido criticados por sus rendimientos bajo par. Pero esto no debería extrañar a nadie, porque la Nazionale y los* Bleus* a menudo parecen jugar mucho mejor cuando se enfrentan a sus rivales tradicionales en las fases posteriores del torneo. Brasil y Argentina también tienen costumbre de empezar suave y alcanzar su mejor momento en la etapa eliminatoria, si bien la Albiceleste se comportó al revés en la última edición en Alemania. Gran favorita después de humillar por 6-0 a Serbia y Montenegro en la fase de grupos, la formación de José Pekerman quedó fuera de combate contra los anfitriones en el cruce de cuartos.

Quienes hayan irrumpido con fuerza en este certamen de Sudáfrica 2010 no deberían fiarse un pelo, por tanto; de la misma forma que los que no han salido tan juncales pensarán que esto no es como empieza, sino como acaba.

Explora este tema