Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

11 junio - 11 julio

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Fallon se consagra

Rory Fallon of the All Whites celebrates scoring the opening goal
© Getty Images

En medio de la euforia desatada en Nueva Zelanda por la histórica y dramática clasificación de su equipo para la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, estaba el insospechado héroe del momento. Si bien figuras ya establecidas como el capitán Ryan Nelsen e Ivan Vicelich desempeñaron un papel importante en la victoria agregada sobre Bahréin, y el guardameta Mark Paston fue encomiado por su detención de la pena máxima, el nombre que se recordará durante mucho tiempo será el del hasta ahora desconocido delantero Rory Fallon.

De forma muy parecida a lo que ocurriera con el Jugador Oceánico del Siglo, Wynton Rufer, cuyo gol significó la clasificación de los All Whites para España 1982, el contundente cabezazo de Fallon al saque de esquina de Leo Bertos en el último minuto de la primera mitad perdurará durante largo tiempo en la memoria colectiva del deporte neozelandés. Como muestra de la relación entre la segunda clasificación mundialista de Nueva Zelanda y la de la escuadra de 1982, cabe señalar que el padre de Kevin fue el segundo entrenador de aquella primera tropa de pioneros que pisaron la palestra intercontinental hace 28 años.

Después de jugar para Inglaterra en las categorías juveniles, el romperredes nacido en Nueva Zelanda debutó en las filas de los Kiwis en septiembre pasado. Desde entonces ha causado un gran impacto en el primer equipo de su país, como lo demuestra el hecho de que ha desplazado al delantero Chris Wood de la alineación inicial. Asiduo titular en el primer equipo nacional luego de jugar tres temporadas en el Plymouth Argyle, el alto y atlético ariete contempla un horizonte radiante de promesa.

Viviendo el sueñoEl lema de la campaña previa al encuentro fue "un tiro a la gloria". Y así ha resultado ser: la diana de Fallon marcó la diferencia después del empate sin goles en el encuentro de ida disputado en Manama el mes pasado. Habiendo encabezado la zona de clasificación oceánica, Nueva Zelanda se enfrentaba al dilema de superar a Bahréin o perderse Sudáfrica sin remedio.

"Observé al equipo del 82 (que desfiló alrededor del campo) al inicio de los ejercicios de calentamiento y pensé: 'Necesitamos estar en este Mundial porque a esta gente la siguen recordando después de tanto tiempo'", declaró Fallon al término del partido. "Pensé: 'Ésta es nuestra gran oportunidad de lograrlo. Podemos hacer algo realmente valioso para el fútbol y cambiar las cosas en Nueva Zelanda'".

Todo podría haber sido tan diferente, sin embargo. Apenas unos minutos antes del gol, el guardameta de Bahréin, Sayed Jaffar, atajó un remate de Fallon desde casi la misma posición con una parada milagrosa. "En la primera (oportunidad), me frustré mucho, pero recé por tener otra ocasión", confesó Fallon. "Siempre me hago ilusiones cuando los muchachos meten balones. Hoy estaba teniendo buenas sensaciones, y sencillamente sabía que podía conseguirlo".

En la sangreEl padre de Rory, Kevin, es una figura famosa en el balompié neozelandés, no sólo por su rol en la legendaria campaña de clasificación para España 1982, sino también por su prolongado servicio al mando de los All Whites. Pese a su curtido entendimiento del deporte rey, Kevin fue visto derramando lágrimas justo antes de la gran cita; Rory comentó al respecto: "Eso demuestra lo mucho que significa para él".

"Tengo que darle las gracias por todas las veces que nos despertábamos a las seis de la mañana para ir a entrenar", continuó. "Y aún hay más por venir. Aún tengo muchas cosas que lograr. Simplemente quiero darle las gracias por el tiempo que me ha dedicado". Siempre muy solicitado para que dé su opinión acerca del estado del deporte rey, el padre, Kevin, sintió un gran orgullo al hablar de un tema más entrañable de lo habitual: "Tanto desde mi punto de vista como entrenador como desde mi perspectiva como padre, es algo muy, muy emotivo cuando tu hijo hace algo grande. Pero esto parece ser casi cosa del destino", afirmó.

El capitán del equipo de 1982 de los All Whites, Steve Sumner, tal vez lo cifrara mejor que nadie: "Qué gran momento de orgullo para los Fallon. Qué gran jugador es Rory. ¡Deberíamos embotellar esa sangre!". Pero la última palabra la reservamos para el protagonista, que ahora intentará escribir otro capítulo en los anales del fútbol neozelandés. Cuando le preguntamos si le gustaría que Inglaterra quedara encuadrada en el mismo grupo que Nueva Zelanda en el certamen de Sudáfrica del año que viene, nos contestó: "Ése es mi sueño… Que Inglaterra y Australia estén en el mismo grupo (que nosotros)".

Explora este tema

Notas recomendadas

New Zealand player Rory Fallon

Copa Mundial de la FIFA™

New Zealand player Rory Fallon

16 nov. 2009

16 nov. 2009