Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™

Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™

21 noviembre - 18 diciembre

Catar 2022

Filipinas, el sueño del equipo multicultural

Carlie de Murga (C) of the Philippines defend Wu Lei of China
  • Videojuegos y redes sociales, claves en el crecimiento de la selección
  • Hasta 12 nacionalidades forman parte de la última convocatoria
  • Partido histórico ante Siria en la carrera por Catar 2022

No hay selección como Filipinas en todo el mundo. Tal afirmación se comprende acudiendo al origen. Un jugador anónimo de videojuegos contactó por email con la Federación Filipina de Fútbol (PFF) en 2005. Los hermanos Phil y James Younghusband, ingleses y canteranos del Chelsea, tenían madre filipina y eran seleccionables.

En una región donde baloncesto y boxeo acaparan el protagonismo, resultaba imprescindible encontrar una fórmula que impulsara el fútbol. Y es ahí donde la historia juega un papel decisivo. Los filipinos se han caracterizado por buscar oportunidades lejos de sus fronteras a lo largo del último siglo. Como consecuencia, son miles los ciudadanos filipinos y descendientes de estos que juegan en países con mayor riqueza futbolística.

El Milagro de Hanói

La idea de buscar jugadores en otras latitudes tomaba forma, pero los resultados no llegaban. La PFF rechazó formar parte de los clasificatorios mundialistas para Alemania 2006 y Sudáfrica 2010. El bajo nivel del equipo no compensaba los esfuerzos económicos y logísticos. La reconversión del fútbol filipino pasaba por mejorar la competitividad antes de acudir a escenarios mayores.

Uno de los contextos más atractivos para examinar los recientes progresos era el Campeonato ASEAN, torneo que enfrenta cada dos años a las mejores naciones del Sudeste Asiático. En 2010, Vietnam -vigente campeona en ese momento- era una de las dos anfitrionas y fue emparejada con Filipinas en fase de grupos. La sombra vietnamita era alargada: cinco derrotas y un empate en seis partidos.

Sin embargo, una sólida actuación de los Azkals obró el conocido como Milagro de Hanói. Los goles de Chris Greatwich y Phil Younghusband no solo silenciaron a los 40.000 hinchas locales. Los oriundos ingleses abanderaban la primera gran victoria de la nueva generación mestiza.

Phil Younghusband (C), Philippines' top goal scorer

De los videojuegos a las redes sociales

A raíz de aquella victoria, numerosos jugadores descendientes de filipinos expresaron su deseo de jugar con la selección.

A veces, era la federación la que daba el paso. “Mi madre es filipina y me contactaron para que formara parte del equipo”, cuenta a FIFA.com el punta Ángel Guirado, nacido en España e internacional desde 2011.

En otras ocasiones, el boca a boca y la irrupción de las plataformas sociales hacían de nexo. “Tenía un amigo que jugó con Ángel Guirado en España y conocía su historia”, relata Carlie De Murga, otro de los españoles con madre filipina que juegan en el equipo desde 2011. “Contacté con Ángel a través de Facebook y él me puso en comunicación con la federación. Les envié un vídeo y automáticamente me convocaron”.

En la actualidad, comparten vestuario 12 nacionalidades. Alemania, Inglaterra y España son los pasaportes mayoritarios. También, futbolistas procedentes de Dinamarca, Noruega, Países Bajos, Escocia, Australia, Italia, Suiza, Japón y Estados Unidos.

¿Cómo es el interior de un plantel tan multicultural? “Hay muy buen ambiente”, confiesa De Murga. “A nivel personal, me ha hecho crecer mucho compartir vestuario con tantas culturas y costumbres diferentes. Te abre mucho más la mente”. Y Guirado añade un guiño de unión: “Me gusta que todos seamos iguales, sentirme a gusto con el resto”.

Angel Guirado and Carlie De Murga of the Philippines

Siria, la llave del sueño mundialista


El entorno tan diverso y familiar en el que se ha convertido la selección de Filipinas está dando sus frutos. Si el pasado mes de enero disputaban por primera vez la Copa Asiática, ahora los Azkals llegan al ecuador de la segunda ronda de clasificación para Copa Mundial de la FIFA Catar 2022™ en una situación privilegiada.

El equipo filipino es tercero en el Grupo A con los mismos puntos que RP China. Un solo punto frente a Siria en el siguiente partido dejaría a los filipinos en posiciones de clasificación a la tercera ronda, al menos hasta marzo.

¿Cómo suena eso? “Sería increíble. ¡Un pelotazo!”, confiesa Guirado desde la concentración en Dubái. “En el fútbol no hay nada imposible. Tuvimos un resultado abultado en la ida para lo que fue”. (ndlr: Siria venció a Filipinas 2-5 el pasado mes de septiembre).

“Es ahora o nunca. Tenemos una oportunidad histórica”, agrega De Murga, que comparte alguna de las claves para conseguirlo: “Siria tiene muchísimo talento arriba y a veces descuidan las tareas defensivas. Tenemos que estar juntos, frustrarlos y hacer daño cada vez que podamos”.

Hoy, curiosamente, ha anunciado su retirada del fútbol el menor de los Younghusband, Phil. Y dice adiós como jugador con más partidos (108) y más goles (52) de la selección filipina. Quizá sea la señal que precede a una nueva gesta del equipo más multicultural.

Explora este tema

Notas recomendadas