Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010™

11 junio - 11 julio

Copa Mundial de la FIFA 2010™

Friedrich agradece el pinchazo

Arne Friedrich of Germany speaks to the media
© Getty Images

La decepción se reflejaba claramente en las caras del joven combinado alemán después de estrellarse contra la cruda realidad serbia en la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010. La tarde del viernes, tras el 1-0 en el segundo partido del Grupo D, las entrañas del estadio de Puerto Elizabeth se llenaron de frustración y desencanto alemanes. Sin embargo, los pupilos del seleccionador Joachim Loew, que en su estreno en la competición barrieron a Australia por un incontestable 4-0, intentaron ver la cara positiva de la derrota.

“Quién sabe si este contratiempo nos puede venir bien. Es mejor perder ahora que en las rondas eliminatorias”, declaró Arne Friedrich en una entrevista en exclusiva para FIFA.com. Con 74 partidos internacionales a sus espaldas, el zaguero del Hertha de Berlín es uno de los jugadores más experimentados del plantel de los tricampeones del mundo y sabe de sobra lo que hay que hacer para conseguir el pase a octavos de final el próximo miércoles en el decisivo duelo frente a Ghana: “Ahora llega el momento de pisar a fondo. Tenemos que ganar este partido. Eso es quizás lo bueno de esta situación”.

Las cosas se complican
El defensa, de 31 años, se mostró menos decepcionado con la actuación del equipo de Loew que con el pésimo resultado. “Pese a todo, hay que decir que desde el principio hemos mandado, no nos hemos amilanado en la lucha por el balón y hemos luchado hasta el final. Hemos demostrado nuestra fuerza mental”, aseguró Friedrich, a quien sin duda le corresponde ahora parte de la responsabilidad de recuperar la moral de la joven generación liderada por Mesut Özil y Thomas Müller. “Es una situación complicada, pero lo bueno es que podemos arreglarlo en relativamente poco tiempo. De eso se trata ahora”.

Mesut Özil, la joya de 21 años de la media punta alemana, es uno de los jugadores que se mostró más perplejo tras la derrota contra la inteligente selección serbia. “Creo que durante todo el partido fuimos claramente superiores”, declaró ante los periodistas con parquedad de palabras. Su rapidez de ideas resultó menos útil en Puerto Elizabeth que en Durban frente a Australia, donde tuvo fases en las que brilló con su gran calidad técnica.

Su compañero Thomas Müller, un año más joven, se lo tomó con más calma: “No hemos jugado mal. Con uno menos tampoco nos han dominado. Lo que pasa es que una derrota así da mucha rabia”, declaró el ariete del Bayern de Múnich en exclusiva para FIFA.com. “Ahora toca levantar la cabeza y pensar en Ghana”.

Esta tranquilidad es lo que hace de Alemania un equipo imprevisible en esta Copa Mundial de la FIFA. En la víspera del duelo contra Serbia, Löw ya comentó en conferencia de prensa que no podía esperar de sus diamantes en bruto exhibiciones constantes y que no sabía cómo se comportarían en situaciones extremas. Ahora, el seleccionador alemán deberá esperar una reacción de sus pupilos.

“Debemos centrarnos en salir adelante”, aseguró el centrocampista Bastian Schweinsteiger en una entrevista en exclusiva para la FIFA. Tal vez la propia frescura juvenil que se estrelló contra la experimentada selección serbia resulte de gran valor a la hora de aceptar lo sucedido y asimilar la derrota. Ya se sabe que, a veces, pensar demasiado puede ser contraproducente en el fútbol. En cualquier caso, seguro que Özil y sus compañeros están ahora ansiosos por volver a saltar al campo y hacer olvidar la dolorosa derrota.

Explora este tema

Notas recomendadas